Se acercan a su fin carreras de galgos en EE.UU.

La Sociedad Protectora de Animales y otros grupos han argumentado durante mucho tiempo que las carreras de galgos son crueles.


Dubuque, Iowa (VOA) – 
Vera Rasnake se reía mientras conducía a un trío de perros que ladraban y se empujaban al parque de galgos de Iowa, pero su sonrisa se desvaneció cuando reconoció que después de 41 años de estar rodeada de elegantes animales, su deporte estaba al borde de la extinción.

Después del final de una temporada trunca en Dubuque en mayo, la pista aquí se cerrará. Para fin de año solo quedarán dos pistas en el país.

“Es muy difícil para mí ver esto”, dijo Rasnake.

- Publicidad - HP1

Ha sido un largo descenso para las carreras de galgos, que alcanzaron su punto máximo en la década de 1980 cuando había más de 50 pistas en 19 estados. Desde entonces, ha aumentado la preocupación sobre cómo se trata a los perros. junto con una explosión de opciones de juego casi acaba con un deporte que obtuvo un gran atractivo hace aproximadamente un siglo.

Una asociación de carreras descubrió que las apuestas a los galgos se desplomaron de 3.500 millones de dólares en 1991 a unos 500 millones de dólares en 2014. Desde entonces, se han cerrado muchas pistas.

En algunos estados, como Florida, la meca de las carreras de perros en 2021, fueron las iniciativas de los votantes las que acabaron con el deporte.

En otros como Iowa, los funcionarios estatales permitieron que los casinos terminaran con los subsidios que habían mantenido vivas las carreras de galgos a medida que disminuía el interés.

“¿Creo que la industria se está muriendo? Sí”, dijo Gwyneth Anne Thayer, quien ha escrito una historia de las carreras de galgos. Pero «está sucediendo mucho más rápido de lo que pensé».

El cierre de la pista de Dubuque y el final de las carreras en West Memphis, Arkansas, este diciembre dejará las carreras solo en West Virginia, donde las pistas en Wheeling y cerca de Charleston operan con subsidios de los ingresos de los casinos.

Para algunos grupos de bienestar animal, el colapso de la industria es la culminación de décadas de trabajo para hacer públicas las denuncias de maltrato de galgos. El grupo GREY2K se formó en 2001 y Carey Theil, director ejecutivo de la organización, dijo que siente una sensación de logro ahora que el fin del deporte parece estar cerca.

“Este se ha convertido en uno de los debates emblemáticos sobre el bienestar animal de nuestro tiempo”, agregó Theil.

GREY2K, la Sociedad Protectora de Animales y otros grupos han argumentado durante mucho tiempo que las carreras de galgos eran crueles, incluida su práctica de larga data de matar perros que no se consideraban los mejores corredores, usar drogas para mejorar su rendimiento, confinarlos durante períodos prolongados y someter a los animales al riesgo de lesiones en la pista de carreras.

Los partidarios de la industria señalan que ahora hay una gran demanda para adoptar corredores retirados y niegan que los otros problemas estén generalizados. También afirman que algunos no entienden el amor que sienten los galgos por correr.

El día de la inauguración en el Iowa Greyhound Park en Dubuque, los espectadores llenaron una espaciosa sala con vista a la pista, bebieron cervezas y tragos mientras estudiaban minuciosamente las estadísticas de las carreras antes de hacer apuestas en los quioscos o con los asistentes. Expresaron su decepción por el cierre de la pista y lamentaron la pérdida de una opción de entretenimiento en Dubuque, una ciudad de unos 60.000 habitantes conocida por sus majestuosos edificios de ladrillo y campanarios de iglesias construidos en colinas con vista al río Mississippi.

Peggy Janiszewski y su amiga Robin Hannan llevan años conduciendo unas tres horas desde el área de Chicago hasta Dubuque para ver las carreras. Por lo general, apuestan solo unos pocos dólares en cada carrera, pero están más interesados en observar a los perros que en contar sus ganancias.

«Son hermosos. Como obras de arte”, dijo Janiszewski.

Bruce Krueger afirmó que ha estado haciendo el viaje de 274 kilómetros (170 millas) desde Milwaukee hasta Dubuque. Él no cree que los perros sean maltratados.

“Conozco a algunos entrenadores y los tratan como reyes y reinas”, dijo Krueger.

El Gerente General Brian Carpenter tenía 16 años cuando comenzó a trabajar en la pista en su segundo año y ha permanecido 36 temporadas hasta este, su último año.

Recuerda la emoción cuando se inauguró la pista en 1985, una época en la que Iowa estaba sumida en la quiebra de granjas y gran parte de Dubuque estaba pasando por dificultades. En ese entonces, miles de personas asistían a las carreras, con autobuses de jugadores que llegaban todos los fines de semana desde Chicago y Milwaukee.

“Fue un momento emocionante y la pista ofreció buenos trabajos”, dijo.

El día de la inauguración de este año atrajo al menos a 1.000 personas, pero las multitudes más pequeñas son típicas, especialmente entre semana.

La pista de Dubuque contó con la ayuda de fondos estatales y de la ciudad, y después de que Iowa y otros estados comenzaron a permitir los casinos, la operación de Dubuque se amplió para incluir su propio casino.

El libro de Thayer, “Going to the Dogs”, describe un deporte con una historia colorida ya menudo tumultuosa. Desde sus comienzos en la década de 1920, luego del desarrollo del señuelo mecánico, la industria presionó continuamente para permitir la legalización de las apuestas estado por estado y atraer la atención, con la ayuda de celebridades de Hollywood, atletas y competidores de concursos de belleza.

A veces, el deporte atrajo a más espectadores que sus rivales más destacados, las carreras de caballos. Si bien algunos lo consideraron sórdido, fue un entretenimiento convencional durante décadas, dijo Thayer.

“La gente no se da cuenta de lo normalizado que estuvo en la cultura estadounidense durante mucho tiempo”, dijo.

Las carreras de galgos también se llevan a cabo en otros países, incluidos Australia, Gran Bretaña, Irlanda, México y Vietnam, pero enfrentan algunos de los mismos problemas que se observan en EEUU.

Aunque las carreras de galgos en EE. UU. se limitarán solo a West Virginia, ese estado parece tener la intención de retener el deporte, narró Steve Sarras, presidente de la Asociación de Propietarios de Perreras de Virginia Occidental. Las dos pistas del estado realizan carreras cinco días a la semana durante todo el año.

Sarras apuntó que los legisladores de West Virginia hicieron visitas repetidas a su perrera y a otras para inspeccionar las condiciones y, en última instancia, confiaban en que los perros fueran bien tratados.

“Cuando lo ves de primera mano, no puedes fingir lo feliz que es un perro”, sentenió.

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Especiales

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo electrónico.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna nota?
No dude en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por usted.

Síguenos en nuestras redes sociales.