México, la nación que demuestra su potencial al hacer a un lado mentalidades pobres y conformistas, la nación que demuestra sus orígenes al ser resiente ante la catástrofe, la nación que no necesita dirigentes autoritarios para denotar su eficacia. México, una nación que carga estigmas históricos y opresión política…a voluntad.

  • … “siempre delante, ni un paso atrás y lo que fuere menester que sea” (Luis Carlos Galán sarmiento, político y activista colombiano)
  • «Los que compran votos atropellan la libertad política y generan violencia» (Luis Carlos Galán sarmiento, político y activista colombiano)
  • “No, el poder no cambia a las personas, solo revela quienes realmente son” (José Mujica)

“En este momento sí que es claro que la patria está por encima de los partidos políticos, en estas nuevas circunstancias no podemos seguir viviendo como si fuéramos una nación a punto de perecer todos los días. Tantos problemas como los que padecemos, y tantas oportunidades como las que desperdiciamos nos obligan a cambiar”, este fragmento lo dijo el Dr. Luis Carlos galán en una entrevista, muestra las yagas de Colombia en un momento donde el miedo, la impotencia y los sueños a largo plazo se veían amenazados por la infección del narcotráfico (pablo escobar).

México tiene semejanza a Colombia en dichos aspectos: La política dedicada a usar a la mayoría para engordar a una minoría, el narcotráfico que se muestra ante la cultura como un estilo de vida más digno que el trabajo honesto; esto por consecuencia de la educación corrompida y una cultura decadente.

- Publicidad - HP1

Los sismos que han abatido la estructura de México y sus efectos en la gente, muestran un méxico dolido, que se une, apoyándose en proporción a sus capacidades pero siempre con el fin de generar estabilidad. Hemos visto en reportajes las maravillas que logran los brigadistas y los voluntarios, también la crítica al gobierno y a la incompetencia que refleja el estado cuando hay una contingencia, tal pareciera que la catarsis que vivió México generó un resiliencia tan efectiva que recordamos varias generaciones las injusticias, los descaros, los robos y las traiciones de cierta elite social o política.

Si bien es más fácil juzgar, criticar lo mal hecho y menospreciar lo correcto porque es mas sencillo identificar errores y defectos.

El México civil demuestra que la cultura que nos une es la de la filantropía, el amor a los nuestros, la devoción a la familia y un patriotismo que nació como el fénix. Si somos capaces de ayudar en esa magnitud a nuestros conciudadanos, ¿Por qué no somos capaces de unirnos ante la injusticia?, unirnos ante el cambio que requiere esta nación para que seamos solventes y se reduzca la carencia.

Quizás el miedo al fracaso, menosprecio de nosotros mismos o esa mentalidad que nos han inculcado de que mientras no tengamos dinero no somos capaz de hacer nada, pueden ser muchas cosas pero como dicen los viejos: “si quieres algo hazlo sin miedo, si tienes miedo, hazlo con miedo, con mas cuidado”.

La cultura prehispánica denotaba su carácter, su devoción a dios y su energía para obtener resultados en poco tiempo, les respetaban y les temían pues su unidad era notoria, características de una potencia tecnológica bélica y civil. Tal parece que esos genes se mantienen en nosotros; pero seguimos alimentando la vena histórica de la manipulación, la apatía y el miedo dada por la monarquía española.

Hace pocas semanas me sorprendió ver que la misma sociedad le renegaba a políticos, hacían justicia ante la incompetencia y defendían la motivación de los donares cuidando las donaciones, incluso desobedeciendo a una autoridad fascista que exigía el controlo buscaba parafernalias mediáticas.

Me emociona el hecho de que una perrita (“Frida”) hubiera motivado a la ayuda y fecundara una serie de emociones que nos sensibilizaron, a raíz de esto la sociedad demostró en medios masivos la inconformidad y la molestia ante el estado, ante una clase política por mas incompetente.

“Malditos aquellos que con sus palabras defienden al pueblo y con sus hechos lo traicionan”, Juárez menciona esto exhibiendo la importancia de ser congruente con lo que se dice y lo que hace, porque el engaño la traición o la manipulación son temporales y generan caos. Hemos escuchado de cualquier político maravillándonos con promesas de mejorar nuestra vida y aun hoy no conozco algún cumplimiento literal de lo que se ha dicho en campañas.

Los mexicanos hemos demostrado con hechos no con palabras que somos inquebrantables ante cualquier imposición, inclusive ya ante una religiosa y política, si seguimos alimentando este ideal, podremos tenernos fe e imponer una nación prospera , no marginal, ni secundaria, mucho menos conformista.

Es sencillo cambiar el rumbo del país, ya lo demostramos ante esta contingencia, donde mostramos afecto y respeto a la integridad de los demás, que amamos a los nuestros y este ejemplo histórico lo deberán de ver nuestros hijos para que ellos lo inculquen a nuestros nietos.

José Mujica: “La verdadera medida de la eficacia de un hombre o mujer es cuando vienen los tiempos de derrota” ¿Qué nos dice esto? Que ante una situación difícil es cuando mostramos quienes somos en verdad. ¿Cómo respondemos a la ofensa o al ataque?, ¿cómo nos afecta el rechazo?, ¿Qué demostramos cuando perdemos el control de alguna situación?, esas respuestas nos definen ante los demás. Analicemos como respondió México a estas preguntas y como los hizo la clase política en mayoría.

Nos hemos dañado desde dentro, nosotros mismos, mal alimentando nuestra esencia, lidiando con pesares de generaciones e incluso recibiendo golpes de un futuro incierto que tienen a nuestros hijos, producto de la negligencia propia y de la incompetencia de aquellos políticos que contradicen con hechos todo juramento.

¿Por qué?, si somos capaces de superar un golpe de la naturaleza, muy fuerte, no queremos trabajar para tener una nación productiva, donde el apoyo mutuo se vea en la familia, en la tolerancia del género y la equidad entre clases, ¿Por qué? No mantenemos esa empatía nacional que nos dio el sismo y la alimentamos en casa, alguien dijo que cada nación tiene el gobierno que merece… ¿Por qué no cambiamos el gobierno , cambiando las expectativas de nosotros mismos.

“Solo la unidad del pueblo y la solidaridad de sus dirigentes garantizan la grandeza de las naciones” (Andrés Bello)

Felipe Carrasco Profile
Carlos Felipe Carrazco Vega
+ posts

Empresario, escritor y autor compositor. Titulado en terapia física y rehabilitación. Participó en la antología de poesía "Letras mágicas" en la Asociación de Escritores del Noroeste del Estado de Chihuahua (ASENOCH).
Colaborador en Radio Net y asociaciones civiles.
Actualmente escribe artículos en el área de psicología, neurociencias y opinión político-social y es docente en secundaria en materias de matemática y física y de ciencias sociales en educación media superior.