¡Un espíritu inquebrantable!

Un domingo más sin abordar la nefasta política, como los AA, «Sólo por hoy«.

La voluntad humana en algunos casos es como el acero, «Se dobla pero no se quiebra«. Tengo el placer de conocer a grandes personalidades, hoy me quiero referir a una de ellas, anticipo, no es famoso, no es millonario, no es gran empresario, ni político, ni académico o deportista consumado… es solo un espléndido ser humano de nombre César Aguirre, le anticipé que no es conocido o popular como la Adelita.

Este hombre es el tipo de personas que invariablemente está dispuesto a ayudar a los amigos y a desconocidos que precisen de su ayuda, un filántropo pues, su bonhomía es en estos tiempos inusual y hasta peligrosa para él mismo y se presta para que gente abusona (que por desgracia abunda), se aproveche de su inmensa disponibilidad a ayudar al necesitado. Desde muy joven ha formado asociaciones de auxilio a personas que han sucumbido a las drogas o bien a la delincuencia, actualmente dirige un albergue de perros sin dueño (callejeros), además de atender sus locales de venta, compra, reparación e instalación de equipos de cómputo, celulares, equipos de seguridad y pantallas de televisión.

- Publicidad - HP1

Para ello cuenta con colaboradores mas que empleados, a quienes paga al límite de su capacidad económica por sus servicios. El título de esta colaboración, se desprende del hecho que en días pasados, (olvidé mencionarlo, Cesar radica en la pujante aunque insegura Cd. Juárez). Decía que, su local principal (son 3) fue robado durante la noche, el robo fue cuantioso. Aclaremos la palabra cuantioso, lo que para algunos millonarios pueden ser desde algunos millones hasta miles de millones, para gente muy humilde $1,000 es una fortuna. A nuestro amigo le robaron alrededor de $100,000.

El robo de que fue víctima nuestro personaje fue desastroso, además no es la primer vez que le pasa, como a muchos juarenses que están en manos de la delincuencia. Su espíritu inquebrantable, le permitió tomar las cosas con calma y aunque los primeros días estaba anímicamente abatido, hoy está con el entusiasmo de siempre. Me sorprende su fuerza interna, su capacidad de perdón, su amor por sus semejantes, su fraternidad. Sin lugar a dudas, nuestro país (México) sería otro, con más personas como César Aguirre… que el Gran Arquitecto Del Universo lo siga llevando de su mano.

«El alma más fuerte y mejor constituida es la que no se enorgullece ni se enerva con los éxitos y a la que no abaten los reveses»
Plutarco

«Las grandes almas son como las nubes: recogen para repartir»

Kalidasa

Jose Cruz Pérez Rucobo
José Cruz Pérez Rucobo

Lic. en Economía por la UACJ. Me dedico al comercio como medio de subsistencia y al periodismo y crítica política como ejercicio lúdico. Soy un hombre de izquierda por naturaleza, cualquier cosa que ello signifique.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse