¡Torre Abajooo!

Conforme pasa el tiempo, se van acumulando negativos contra el proyecto TORRE CENTINELA.

Se les está yendo, como agua entre los dedos, la oportunidad de venderle a los chihuahuenses el proyecto sin ambages.

Es un problema que no ha podido resolver Comunicación Social; ni siquiera con el uso del emergente traído desde Sonora, por cuenta del señor Serrato.

- Publicidad - HP1

Y es que hay cosas que sabemos, porque es información dura que ofrece el gobierno del estado. Pero hay cosas que no sabemos, porque se esconden en la opacidad y por alguna razón no se quieren dar a conocer. Veamos.

Primero, lo que sabemos.

Sabemos que será de 20 pisos, y costará 4200 millones de pesos.

Nos han dicho que no es solo un edificio, es también la infraestructura digital.

Pero aseguran que el costo es alto porque además se trata de toda una estrategia integral que reúne el poder de la tecnología, la coordinación interinstitucional entre los diversos órdenes de Gobierno y por supuesto, la creación de una policía estatal de primer nivel.

Dice la gobernadora María Eugenia Campos Galván, que se trata de un edificio sustentable e inteligente; una torre digna de pertenecer a una Policía de Clase Mundial.

Albergará a la SSPE, en conjunto con las cámaras PTZ y fijas, además de los Arcos y Filtros Centinela, y que con esto, posicionarán a Chihuahua como un referente de la seguridad no sólo en territorio mexicano, sino en toditita la América Latina.

Y nos vamos como el de las cobijas en las ferias.

– «A esa señora que lleva dos cobijas, ¡Ponle otras dos! Y dos más por el precio de una».

Nos dice la gobernadora: «miren, chihuahuenses, no sólo eso. De los 20 pisos, 4 serán centros de mando operativos, estos tendrán un Video Wall de 360 grados, donde se supervisarán las operaciones de los Subcentros instalados en 13 municipios estratégicamente elegidos».

Comunicación Social no ha sido capaz de socializar correctamente la idea, de modo que la gente comprenda el beneficio de una obra tan cara.

El sector empresarial tiene sus dudas sobre el proyecto, el presidente de CANACINTRA, Thor Salayandía, manifestó que: «Sólo se ha presentado una planeación arquitectónica, pero no tenemos suficientes elementos para decir si es buena o es mala».

Ahora lo que no sabíamos:

La obra, por tratarse del tema de seguridad, tenía que ser adjudicada directamente a un proveedor, sin tocar baranda.

– ¿Cuánto me cobras por un edificio de 20 pisos equipado con gadgets electrónicos, vistosas pantallas, unas cámaras de video y una docena de drones? Ah, y unas dos arpillas de aguacate.

– Por ser a usted güerita se la dejo en 4200 millones de pesos.

– Voy a decir que esto costó, pero me tienes que hacer una rebajita.

– Ah, que mi marchantita… está bien, que sean…

– shttt, espera, lo hablamos en corto luego… las paredes oyen.

(El diálogo es de mi imaginación)

Lo que no sabíamos es que la asignación a Seguritech, trae una cola muy larga.

Seguritech, una empresa ligada al poder sumergida en la opacidad, cuyo campo de acción es la seguridad y evita que sus contratos sean públicos.

No sabíamos que al frente de la compañía está Ariel Picker, quien en sólo 10 años, convirtió su pequeña empresa que vendía alarmas vecinales y botones de pánico, al emporio de una empresa de seguridad impulsada por Enrique Peña Nieto, transformándola en un
emporio nacional de telecomunicaciones, aeronáutica, defensa y construcción.

Hay mucho en el trasfondo.

Imposible contarles toda la historia. Mejor busquen la columna de Raymundo Rivapalacio ESTRICTAMENTE PERSONAL, titulada Seguritech El Querubín, escrita en 2017.

El proyecto perverso.

Según mi análisis político, la gobernadora compró la idea de la torre centinela, con el garlito de que la efigie de «solidez» en materia de seguridad, le proporcionará una divisa para entrar con cierta credibilidad a la candidatura por la presidencia de México.

La insistencia de la oposición al gobierno de la 4T, sobre el número de muertos por violencia; la crítica constante sobre el alza de crímenes en el país, y la aparente complacencia de López Obrador con los cárteles del narcoimperio, cuadran muy bien para armar una estrategia «inteligente», desde el punto más álgido de la descomposición social.

¡Ciudad Juárez!

Si con la torre se lograra contener cuando menos, la cuarta parte de los crímenes, y la violencia galopante, nos daríamos por bien servidos.

Pero para ello, se requiere el despido de cuando menos el 50% de los policías que son parte del narcoimperio, cosa que ni en sus más dorados sueños, podría ocurrir.

Pero la intención de acabar con los malandros no es lo que mueve a la construcción de este elefante blanco.

Es, como dije, la confección de un símbolo, que le serviría como el estandarte de Miguel Hidalgo, para recorrer el país y engatusar al elector, con un falso blasón.

Estas figuras de escenarios posibles, no las advierte todavía la perrada.

Sin embargo, no digieren la idea de que algo que en el mercado cuesta 20 pesos, te lo quieran enjaretar en 40. ¡Nomamespancho!

Lo que no alcanza a comprender la pelusa, es que de ese monto, podría triangularse una jugosa aportación para la campaña presidencial.

Al parecer, esa es la especialidad del señor Picker.

A mí no me haga mucho caso. Vaya por sus palomitas y vea el show.

Por lo pronto, persiste la percepción de que la torre no se construirá. Hay mucha resistencia social.

El amparo interpuesto por José Luis Ontiveros, contra la construcción de la torre centinela. Las diversas manifestaciones callejeras. La influencia de caricaturistas, columnistas, e influencers locales, se va expandiendo, mientras los encargados de hacer contención de daños, duermen el sueño de los justos.

!Más leña al fuego!

En vez de buscar la manera cordial de convencer, todo lo contrario. ¡hay que criminalizar al que se oponga!

Aquí la desafortunada declaración del Secretario de Seguridad Pública Estatal, Gilberto Loya, ante los medios:

«Los que se están oponiendo a la construcción de la Torre Centinela tienen fines perversos y la mayoría son delincuentes ya que dicho proyecto atenta contra la libertad de los criminales”.
GILBERTO LOYA CHAVEZ
Secretario de Seguridad Pública Estatal».

Nomamespancho.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse