Aproveché el fin de semana para acudir al informe de gobierno del Alcalde Lozoya.

Atendiendo a las recomendaciones, lo mejor era ir por la “vía larga” por la comodidad de la carretera, la famosa Ruta 45.

Enfile camino, acompañado de la auditora general de la familia, por lo que fue necesario hacer algunas escalas.

- Publicidad - HP1

La primera fue el km 80, casi llegando a Chihuahua, solo para desentumecer las piernas e hidratarnos.

Luego hasta Delicias, brincando la capital por el libramiento. El destino era el famoso Museo de Paleontología esperando ver algún espécimen de la política de antaño. pero de nuestra experiencia con los dinosaurios ya hablaremos en otra ocasión.

Más tarde a Camargo por el refill del tanque, -nada mas para no ir con el pendiente- y a cambiar una luz dañada y de ahí hasta ver la Puerta del Tiempo, que da la bienvenida al entrar a Parral y que dejó maravillada a mi domadora quien en un solo paseo a pie de medianoche por el centro histórico le valió para declarar su amor por la capital minera del mundo y estará de acuerdo, amable lector, que esto no lo podemos hacer en Ciudad Juárez ni de día… Luego a cenar.

No quiero que suene a comercial barato, pero tuve que manejar hasta Parral para comer, en el estado de Chihuahua, unos Tacos al Pastor decentes, muy cercanos a lo que es el verdadero sabor “chilango” en La Guelaguetza. Recomendados…

Venir desde tan lejos para no probar la famosa barbacoa de la región, también sería un pecado así que nos apostamos en el legendario puesto del Gera, para almorzar, luego a trabajar que a eso venimos.

La idea era fundirnos con la gente para escuchar de voz propia su sentir de la ciudad y la efectividad del alcalde Lozoya, así que emprendimos un recorrido por los museos y calles del primer cuadro de la ciudad.

Visitamos el colosal monumento al General Villa montado en su corcel de la Escultora Lourdes Trevizo, el Museo de Francisco Villa, la Casa del Elisa Griensen y el Palacio de Alvarado, donde Bernardo, Isaac y Sergio respectivamente dieron las charlas más amenas, cada uno sobre su tema.

También platicamos con gente en las plazas y tiendas, nada forzado, una plática informal, nunca una entrevista periodística para evitar sesgo o mutismo en sus respuestas.

Entre los comentarios recibidos, todos positivos, coincidieron en decir que Alfredo Lozoya es el mejor presidente municipal han tenido, algunos agregaron que en la historia de Parral, aunque hubo quien acotó el dato a las últimas cinco administraciones anteriores a él.

Hablaron de la obra pública, de la afluencia vehicular, del embellecimiento de la ciudad, salió al tema el impacto social de la Fortuna, un fraccionamiento que casualmente entregarían esa misma tarde; del transporte gratuito para los estudiantes y adultos mayores, hablaron del turismo, de la seguridad.

Hablaron de la humildad y nobleza del hombre tras el cargo de alcalde y del equipo joven y trabajador del que se rodeo.

Hablaron de la apertura a la sociedad, de la inclusión, del amor por la tierra, del Parral actual como una realidad que nunca pensaron que llegaría.

No faltó el más enterado que se atrevió calificar la administración con un 95, “para que no se la crea y siga echándole ganas”

Se me ocurrió preguntar ¿si Parral está Contento porque migran?

Las dos respuestas más representativas que recibí fueron: “Antes nos íbamos porque Parral estaba abandonado no se veía futuro…” y “No podemos mantener tanto talento oculto del mundo…”

Llegada la noche, ya en la sede del informe en el Foro Villista, este lucía lleno, incluso abarrotado.

El aforo del lugar es de 7.5 mil personas, de las cuales se calcularon presentes poco más de 7 mil con algunos claros solo en la parte trasera de la zona de invitados especiales. Por lo demás totalmente lleno.

Llamó particularmente la atención y, al momento de escribir esto, no se si fue captada en video la ovación que recibió el alcalde Lozoya en cuanto fue visto camino a tomar su lugar con el público acompañando al Gobernador, Javier Corral y otros invitados como Rodolfo “el güerito” Martínez como disfórica representación de Armando Cabada.

El alcalde fue recibido como rockstar, como alguien a quien la gente quiere.

No fue la típica porra gritando su nombre o una frase ensayada, no. Fue una exclamación simultánea, propia de los momentos en que el artista de moda sale a escena mientras las damas presentes desfallecen a gritos…

En el rostro de sus acompañantes, particularmente Corral y Martínez,se reflejaba incredulidad al recibimiento.

En el escenario esperaba un panel integrado por 130 ciudadanos, una mesa alta con agua y una silla.

El formato acartonado del clásico informe de gobierno había quedado atrás.

En su lugar, tras unas breves, pero poderosas palabras de agradecimiento a los asistentes, “El Caballo” la soltó: “Este informe lo presenta la gente, no el Alcalde, porque en Parral, los ciudadanos son los que gobiernan…”, luego otra explosión con vítores y ovaciones.

En política la forma es fondo y con esto el mensaje era claro y directo, los políticos invitados no pudieron más que escuchar.

Lo demás es lo de menos, dicen, pero en efecto el testimonio del informe lo rindieron los ciudadanos con interlocuciones del Alcalde Lozoya.

La lluvia se hizo presente, el alcalde viendo al cielo agradeció a Dios por la lluvia con una radiante sonrisa y el público asistente nuevamente respondió.

El gobernador Corral seguía con la boca abierta y no decir del Güerito que por fin podía ver el verdadero músculo del Independiente Parralense.

Pero eso no era todo, en el programa le siguieron las inauguraciones de dos obras, ampliamente esperadas, a control remoto en donde el público asistente tuvo la oportunidad de participar con la cuenta regresiva y luego la presentación de Aristóteles, un androide creado por el parralense Marcos Barraza, a quien en presencia del respetable, le fue concedida la ciudadanía parralense, convirtiéndose en ese acto en el primer androide con ciudadanía en México y el segundo en todo el mundo.

El güerito Martinez, se preguntaba seguramente porque no habían apoyado a Barraza en su tiempo, teniéndolo tan cerca…

La lluvia se convirtió en tromba y la gente no se iba, se acomodó como pudo para resguardarse del agua que arreciaba.

En el escenario, Lozoya presentaba al Gobernador, quien en uso de la palabra visiblemente energizado por la potencia y carisma del Alcalde, anunció una inversión histórica de más de 600 millones de pesos y elogió abiertamente el trabajo realizado comprometiéndose a continuar apoyando para que “El Caballo continúe relinchando…” en un tono que más que promesa se entendió como espaldarazo.

El alcalde, en su papel, bien parado con el control de la situación agradeció a los presentes y concluyó de manera anticipada el evento.

La lluvia estaba en su clímax ya con fuertes vientos que hacían peligroso continuar.

Hoy Armando Cabada, la tiene difícil, el estándar lo dejó muy alto Lozoya. Rendirá su informe desde el Hotel Real Inn para unos cuantos cientos de agraciados invitados y la prensa convocada que reportará a modo los logros inexistentes de su administración….

Lo de más es lo de menos, lo dije antes y lo digo ahora. El mensaje estaba dado y Dios parecía estar de acuerdo: Parral está Contento, y así lo manifestó desbordado tan majestuosa lluvia, sinónimo de vida y abundancia, como dando su respaldo a un hombre que rendía, de mano de los ciudadanos, un informe poderoso en sus mensajes tácitos…

Alfredo Lozoya está en la carrera.

 

David Gamboa
David Gamboa
+ posts

Lic. en Mercadotecnia por la UVM. Es un profesional del Marketing Digital y apasionado de las letras. Actualmente es Editor y Director General de Juárez a Diario y Consultor en temas mercadotecnia.