La mutación y la selección natural son fenómenos con el objetivo de adaptar al ser vivo a la naturaleza y a los cambios de esta y, así conservar, no al más fuerte que será rígido y quebradizo, pero sí al más flexible adaptable a las transformaciones inevitables; de lo contrario, los constantes cambios de la naturaleza ya hubiesen terminado con la vida en el planeta.

Originalmente publicado el 5 de septiembre de 2017

Análogamente, también las facultades inteligibles del hombre son herramientas para que ajuste su conducta y pensamiento a la inercia de la sociedad hacia el progreso: imposible adaptarse con la fuerza, es necesario el orden y la inteligencia; de lo contrario, el hombre estará sumergido en el estancamiento y el retroceso. Entendiendo como progreso precisamente la adaptación del hombre a la naturaleza y no en términos materialistas.

- Publicidad - HP1

De esta manera, el desenvolvimiento de los fenómenos naturales es impulsado fundamentalmente por la relación íntima y necesaria de causa y efecto; semejante procedimiento sucede en el desarrollo del progreso de la humanidad al generarse con la transmisión elemental de la experiencia heredada de una generación a otra: con la obligación de cada generación de mejorar la experiencia obtenida en beneficio de la generación posterior.

Es decir, las leyes naturales o científicas describen la perfección de los fenómenos que son independientes de la voluntad humana; en similitud, los valores y principios orientan la conducta del hombre hacia el progreso en sociedad, que está determinada por la imperfección de la voluntad del hombre.

Es válido y legítimo que una generación no cumpla con su obligación de mejorar en favor de la generación siguiente lo que heredó de la generación anterior, cuando el incumplimiento se originó en una causa externa inevitable o con base en la imperfección humana que es total y profundamente comprensible; lo que no es comprensible ni justificable es que una generación siembre y deposite en los pensamiento y en los sentimientos de los individuos el germen que se convertirá en un peligro y destructivo paradigma: es un crimen de lesa humanidad.

Un preocupante ejemplo es la actitud del Gobierno del Estado de Chihuahua y la sociedad adherida a él, que pretende justificar su inexperiencia e incapacidad para gobernar en el débil e infundado argumento de carecer de los medios y recursos necesarios para hacerlo, culpando a la Administración anterior y responsabilizándola de sus propias confusiones y desorientaciones.

Ante la inocencia momentánea de este argumento esgrimido sin prudencia y sin reflexión, quizá por desconocimiento, es mejor considerarlo así porque el dolo lo convertiría en inhumano, se encuentra la gestación de un muy peligroso y muy destructivo paradigma: justificar la propia e individual incapacidad y la irresponsabilidad invocando falsamente la personal capacidad y responsabilidad arrojando indiscriminadamente la incapacidad e irresponsabilidad propia a otro.

En consecuencia, la generación de hoy está plantando en los pensamientos y propagando en los sentimientos de los individuos este paradigma peligroso y destructivo que heredaremos a la generación posterior, a nuestros hijos, como una gran verdad estéril que formará parte de la dinámica social.

Se infiere de este trabajo lo siguiente: el vigente y poderoso estado de esclavitud del individuo lo obliga a considerar como verdad absoluta lo manifestado por los hombres públicos que faltos de moral y razón convierten su debilidad e incapacidad en vacías, huecas y estériles fortalezas y virtudes. También, preocupante es el argumento público que evade la propia responsabilidad justificándose en la supuesta irresponsabilidad ajena, generándose un paradigma peligroso al individuo del futuro, nuestros hijos y, destructivo de la sociedad de la generación siguiente, también de nuestros hijos.

Así como la degeneración de la naturaleza tiene su origen en un factor extraño a sus fenómenos, de igual forma la
peligrosidad y el poder destructivo de este paradigma radica en la perversión del gobernante y de la sociedad adherida generada en la falta de moral y la falta de razón en sus acciones y pensamientos, que sin remordimiento se transmitirá a la siguiente generación; para convertirse falsamente, por la costumbre, en una acción y un pensamiento moral y razonable incapaces de sostener la armonía de la futura sociedad.

Es cuánto ¡un abrazo fraterno!

Guillermo Chavez
Guillermo Chávez
Columnista en Juárez a Diario | + posts

Abogado. Filósofo. Columnista.
Buen amigo y consejero, entusiasta. Publicamos cada semana tu columna, en tu espacio en tu memoria.
Descansa en Paz.
Hasta pronto querido amigo.