El partido Morena en coalición con los partidos del Trabajo y Encuentro Social, denominada “Juntos Haremos Historia”, se llevó la victoria en forma arrolladora en la pasada elección. La gran sorpresa fue que Ciudad Juárez le entregó el carro completo. Lo que de alguna manera podemos entender que le causó molestia al candidato independiente, ya que el resultado no le favorece y se ha manifestado inconforme denunciando algunas inconsistencias, ha solicitado que se haga el conteo de voto por voto, casilla por casilla.

En el caso de Ciudad Juárez, el candidato de Morena a la Presidencia Municipal, el Lic. Javier González Mocken, lleva la ventaja en votos sobre el actual Presidente Municipal Armando Cabada, quien no está conforme con el PREP que es el conteo rápido de la Asamblea Municipal Electoral, no obstante que el día de la elección, -el pasado domingo-, hubo denuncias sobre actos delictivos por parte de funcionarios del municipio y hasta la intervención de la policía federal por amenazas de gente armada para “reventar” ocho casillas en Anapra, en las que ganó González Mocken.

La actitud soberbia del Presidente Municipal Armando Cabada, tuvo mucho que ver en ésta elección, en la que nada se pareció a la del 2016 donde le ganó por el doble a Teto Murguía. Pues algunos que le fueron fieles y leales para que lograra su triunfo, han denunciado públicamente su desilusión por la manera en que se desempeñó siendo la primera autoridad de la ciudad. Además recientemente solicitó el amparo de la justicia federal, porque teme ser aprehendido, pues ya existen ocho denuncias en su contra según sabemos.

- Publicidad - HP1

Tal parece que al ex comunicador le ha fallado la asesoría legal que debe tener en todos sus asuntos como presidente, o tal vez haga caso omiso. Pues al menos dentro de las denuncias presentadas en su contra se puede apreciar que los delitos son de carácter penal y si se integra la investigación debidamente procederán las autoridades. Lo cierto es que en tan solo un año y medio de su administración, se haya visto inmiscuido en escándalos desde la manera que trató al empresario de Intelliswitch, hasta las derivadas de corrupción en su administración.

Vimos en los medios, la manera en que humilló al empresario al sacarlo con sus guardaespaldas, cuando el adulto mayor se presentó a reclamar su derecho de réplica y audiencia, ante la acusación de fraude del que fue objeto sin que hasta la fecha se haya demostrado que el empresario no cumplió con lo convenido. Tampoco el departamento jurídico del municipio ha explicado en qué consiste el contrato de iluminación celebrado con la empresa de Monterrey y las cláusulas que se incumplieron. Sin embargo, también nos enteramos del proyecto millonario del alcalde de “Juárez Iluminado”, rechazado por el Congreso del Estado ante la falta de sustento legal para llevarlo a cabo.

Increíble entender que quien ha sido conductor de noticias y empleador de decenas de periodistas en su canal de televisión, tenga enfrentamientos y problemas serios con periodistas que se han “atrevido” a cuestionar su función pública”. Se supone que la libertad de expresión es lo que más se ha defendido por analistas, periodistas y comunicadores a nivel nacional, considerando al país como altamente peligroso para ejercer el periodismo. Desde que llegó a ocupar la silla presidencial, lo primero que hizo fue cambiarla para no “perder la razón”, luego se enemistó con el Gobernador del Estado y ahora se victimiza sin aceptar que perdió la elección, pues donde “compró” votos tampoco aparecieron en las urnas, pues así lo aseguró en una entrevista radiofónica.

En rueda de prensa ayer en conocido restaurante, Cabada informó que pidió otros cinco días de licencia para atender lo de la elección porque es “más importante” que todo lo demás. En la reunión se percató que había tres jóvenes estudiantes universitarios que tomaban fotos, alguien le dijo que eran espías de Mocken y sus escoltas o guardaespaldas intervinieron inmediatamente. Los esculcaron y revisaron sus celulares y objetos personales.

Luego los detuvieron por ese motivo. Uno de ellos pudo escapar y a los otros dos los sometieron con una “calentadita”. Eran espías fue la justificación de Cabada. Así actúa la primera autoridad, abusando del cargo y sin conocimiento de la ley. No existe delito alguno por tomar fotos, ni traer memes, ni utilizar tu celular para hacer llamadas. Menos cuando de personaje público se trata. Suma otro delito más por abuso de autoridad, frente a periodistas que no dijeron nada.

Molinar Apodaca
Héctor Molinar Apodaca
Abogado | [email protected] | + posts

Abogado especialista en Gestión de Conflictos y Mediación.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.