El «Papas fritas» de las marchas

Publicidad - LB3 -

Desde un punto de vista que considero objetivo, la marcha del pasado domingo 27 de noviembre, tuvo la pueril (infantil) intención de demostrar quién es quién en lo que a tomar la calle se refiere.

Fue evidente que la marcha del pasado 13 de noviembre en apoyo al INE, lastimó profundamente el maltrecho ego del presidente y este organizó una marcha el mismo, para apoyarse a si mismo ¡gulp! Había yo anticipado que esta si tendría ambiente de carnaval y… así fue, hubo: saltimbanquis, personas en zancos, grupos musicales, Epigmenio se desmayó para darle dramatismo, por Juárez asistieron los grupos antagónicos de Cruz y de Loera, había danzantes autóctonos, 1750 camiones de «Transportados«, no digo acarreados porque esa práctica ya desapareció con el Priian, además, se ponen como locos, los actores Alcázar y Ochoa de barberos… y en medio de la multitud el presidente, resplandeciente como deidad. Toda una romería de pueblo, algo bonito, emotivo, patriótico. Nada que ver con la anterior que careció de mexicanidad y folclor. El error de los organizadores consistió en haberles pagado la gratificación pecuniaria y haber repartido los panes, pescado y vino, perdón eso es bíblico, decía, las tortas y frutsis antes del emotivo discurso (divino) presidencial y… la gente ingrata, ya pagada y comida, empezó a huir a discreción, dejando con visibles huecos la plancha del zócalo capitalino. Por cierto, que expliquen como cupieron 1,200,000,000 personas en ese espacio, ¿metieron diez personas por metro cuadrado? ¡MILAGRO!

¿Humanismo o humorismo mexicano? No me quedó claro. ¿Como puede ser humanista un gobierno que deja sin el vital tratamiento a niños con cáncer, sin albergue a mujeres maltratadas y con un desabasto brutal de medicamentos? Amén de otras barbaridades, como dijera el clásico (Derbez), por cierto, también proscrito de este sexenio, «Que alguien me explique«. Luego entonces, si no es humanismo, entonces es humorismo mexicano, involuntario para acabarla de amolar, mismo que es el más cómico de los humorismos porque es espontáneo, genial, naturalito. Muestra de lo anterior, es la mañanera de hoy (jueves 01 de diciembre), por elemental buen gusto no las veo, sin embargo vi un resumen en un programa de noticias. El presidente traía ganas de camorra y la emprendió contra la FIL (Feria Internacional del Libro) en Guadalajara Jal. porque según él, están confabulados con la derecha para hablar mal de su sublime gobierno. Remató con su receta casera para resolver de una vez por todas con la mediocridad existente en el fútbol mexicano, lo arregló de tres patadas, como acostumbra. El Tata Martino entendió que nada tiene que hacer ya en México, ojalá el tata de Palacio Nacional hiciera lo mismo.

- Publicidad - HP1

¿Es Ricardo Monreal el caballo de Troya de Morena? Mucho me temo que si lo es. Las señales están claras, se sobre valora su importancia, se repite con insistencia su nombre como el posible candidato de Va Por México, su indefinición es permanente entre azul y buenas noches. Desde mi punto de vista, ese personaje es una especie de misil para acabar de dividir a la oposición, es tan evidente que es como un rehilete que engaña la vista al girar. Es como cuando se quiere ocultar algo y se pone casi en la nariz de los buscadores, quienes buscan en lugares recónditos, porque no conciben que el objeto se exhiba a plena vista. Además, se necesita un o una candidata entrona (Lilly Téllez, dixit), que ofrezca meter a la cárcel a su antecesor, no a un Ricardo o a un Marchelo (Ebrard) que se muestran respetuosos y timoratos en extremo ante López de Santa Anna (reloaded). Me emociona que Lilly levante la mano y diga sin ambages, «Aquí estoy yo«. Tal como lo hizo Vicente Fox en su tiempo. Él se impuso, el siempre cobardón PAN no lo iba a postular. Es tan inspiradora la posibilidad de que sea Lilly Téllez, que por segunda vez en toda mi vida votaría por el PAN, la primer vez fue por la gobernadora de Chihuahua (error garrafal). En ese caso, votaría por la candidata, no por ese cochino partido de persignados.

«No es una protesta efectiva si no molesta a la gente»
John Scalzi

«No es una protesta efectiva si no molesta a la gente»

Alfredo Garzón

«Un espía que se parece a la imagen que todos tienen de él, es un fracaso»

Og Mandino

Jose Cruz Pérez Rucobo
José Cruz Pérez Rucobo

Lic. en Economía por la UACJ. Me dedico al comercio como medio de subsistencia y al periodismo y crítica política como ejercicio lúdico. Soy un hombre de izquierda por naturaleza, cualquier cosa que ello signifique.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse