Cuando escribes algo en contra de la historia oficial inmediatamente te tachan de conspiranóico y otras lindezas, para invalidar tus afirmaciones, parecieran ignorar que la historia la hacen los vencedores ajustándola a la imagen que quieren dar, nunca apegándose a la verdad.¿Conspiraciones? ¿Cuándo ha habido una revolución que no haya nacido de una conspiración? En este momento en miles de reuniones hay conspiraciones, la conspiración es parte del quehacer del hombre y sus organizaciones, en juntas secretas se ha determinado el destino de la humanidad.

Cuando la historia oficial no te resulte lógica, busca la historia no oficial, en el caso de la Cristiada no había oficial, ni “no oficial”, sencillamente se borró de la historia esta guerra civil que costó más de 250,000 vidas por ahí encontré algunas historias de batallas por lo que me tuve que ir a fuentes internacionales para conocer la verdad.

Veamos el caso de los “arreglos” que dieron fin a la Guerra Cristera, piensen en un cuadro, imagínense al embajador de Estados Unidos Dwight Morrow, al delegado apostólico Pascual Diaz Barreto y el presidente Emilio Portes Gil, que bonita escena salvo que la primera pregunta que se hace es ¿Y los cristeros apá? Pues no fueron invitados ¿y los protagonistas de la Cristiada, Gorostieta y Calles? Gorostieta había sido asesinado en un embosca y Calles había dejado el poder hacía 8 meses, ¿Quién iba ganando la guerra? Ninguno, estaba en un impasse, el gobierno federal no podía con los cristeros y los cristeros no tenían municiones para acabar con el ejercito federal, gobernaban en algunas ciudades y no era posible doblegarlos.

- Publicidad - HP1

Pero hay otras preguntas interesantes ¿Qué hacía el representante del Vaticano si desde el principio descalificó a los cristeros? ¿Qué hacía Morrow? ¿Era un árbitro buena onda que sentaba a los rijosos a que hicieran la paces? NO, Morrow era el protagonista que obligó a las partes a que llegaran al arreglo que les ordenaba.

La revolución mexicana no fue una revuelta social, fue un golpe de estado de grupos oscuros americanos para tomar el control del país y sus recursos, financiados por la Estándar Oil bandidos y mercenarios iniciaron la revolución, se asesinó o se hizo huir a los dueños de minas, aserraderos, concesiones etc. y los americanos se quedaron con ellas, así de sencillo, lo demás es demagogia.

Cuando se levantan los cristeros, Estados Unidos prohibió terminantemente que le vendieran armas o cualquier ayuda a los cristeros, estaba cuidando sus “intereses”, salvo un millón de dólares que los Caballeros de Colón de USA dedicaron para informar de los hechos a los americanos.

Emilio Portes Gil cumplía un interinato en la presidencia luego que asesinaran a Álvaro Obregón, así que se sientan a negociar la paz quienes no estuvieron en la guerra.

¿Por qué el Vaticano accedió a pacificar a los cristeros? El catolicismo en Estados Unidos era mal visto por el gobierno americano, en una carta confidencial de un Obispo se encontró que el gobierno de USA presionó al Vaticano para que interviniera en la guerra de los cristeros para frenarlos, con veladas amenazas de arreciar sus acciones contra la Iglesia Católica en Estados Unidos.

¿Por qué se sentaba el gobierno de México? Estaban en períodos electorales y había un candidato de oposición muy fuerte, José Vasconcelos del Partido Nacional Antirreeleccionista que había tenido entrevistas con El General Enrique Gorostieta jefe del ejercito Cristero quien le había ofrecido todo el apoyo de su ejercito para llevarlo a la presidencia, aunque ya había muerto Gorostieta, el gobierno temía que se aliaran con Vasconcelos y perder el control de México.

Anterior a esto, en una entrevista secreta de Gorostieta y Calles, Gorostieta se negó a tener un acuerdo, el iba por el triunfo, no aceptaba menos.

No con la mediación, sino con la autoridad de Morrow se sentaron a negociar la paz a espaldas de los cristeros y llegaron a una decisión absurda a un arreglo que no aceptaron la mayor parte de los cristeros, ni los obispos que habían apoyado la Cristiada.

El acuerdo consistía en amnistía a los levantados en armas que se rindieran, aquí hubo uno de los crímenes más grandes del gobierno mexicano, porque asesinaron a muchos cristeros después de deponer sus armas, devolvieron las casas curales y episcopales, pero las causas principales que eran los artículos 3,5,27,28 y 130 se quedaban pero no se aplicaban, creando una situación irregular que iría de la hipocresía a la simulación, de la tolerancia a la represión, con la desventaja clara para los católicos que eran más del 90% en aquellos años y que nos da clara muestra que el gobierno de México no era elegido por el pueblo, sino por USA.

Vendrían rabiosos anticlericales como Cárdenas que reiniciaría la persecución y asesinato de los sacerdotes y el desconocimiento de los acuerdos y así el “estado laico” ha sido usado como se le antoja al gobernante en turno.

Los mexicanos nos hemos acostumbrado a vivir en ese absurdo, como si fuera “Normal” a esconder nuestra espiritualidad, a dejarla en casa, a darle todo el espacio público a los detractores de la religión, sacamos a Dios de las escuelas, de nuestras casas y de nuestras vidas, las consecuencias están a la vista.

Hoy en la manifestación de FRENA han aparecido personas dando muestra de su fe ante el escándalo de los vencidos y los vencedores, vencidos los que han aceptado esconder su fe y vencedores aquellos que quieren borrar de la faz de la tierra la idea de Dios porque se sienten dioses, dueños de los bienes y personas porque están a favor de los pobres, bueno en la teoría porque en la realidad solo los usan.

25 de septiembre

WhatsApp Image 2019 10 07 at 11.02.34 AM
Marcos Barraza

Ingeniero de profesión y aficionado a la ciencia y filosofía. Intelectual de nuestro tiempo que compagina conocimiento científico y humanista. Domina las ciencias exactas y armoniza con las ciencias sociales.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.