Presentan hallazgos sobre disturbios de 2021 en el Capitolio estadounidense

La audiencia televisada de dos horas, la primera de una serie de siete programadas para el mes, siguió a una amplia investigación sobre el ataque de los partidarios del expresidente después de que Trump perdiera las elecciones de 2020 ante Joe Biden.

Washington, DC. (VOA) – Una comisión del Congreso de los Estados Unidos que investiga el ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio celebró su primera audiencia pública el jueves por la noche, presentando imágenes dramáticas de los disturbios violentos y extractos de entrevistas con miembros del círculo íntimo del expresidente Donald Trump.

La audiencia televisada de dos horas, la primera de una serie de siete programadas para el mes, siguió a una amplia investigación sobre el ataque de los partidarios del expresidente después de que Trump perdiera las elecciones presidenciales de 2020 ante Joe Biden.

- Publicidad - HP1

Si bien los detalles clave de los hallazgos de la comisión se filtraron en los últimos meses, los miembros del panel aprovecharon la audiencia para ofrecer lo que el presidente de la comisión, el representante Bennie Thompson, llamó «un recuento real de lo que sucedió y lo que condujo al ataque».

El ataque, dijo Thompson durante los comentarios de apertura, fue «la culminación de un intento de golpe».

La violencia fue el resultado de una «conspiración extensa y de varios pasos destinada a anular las elecciones» y Trump estaba en el centro del complot, dijo Thompson.

“Y en última instancia, Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos, incitó a una multitud de enemigos internos de la Constitución a marchar hacia el Capitolio y subvertir la democracia estadounidense”, dijo.

El ataque del 6 de enero siguió a un discurso que Trump pronunció ese mismo día en un lugar muy cercano a la Casa Blanca, donde instó a miles de sus seguidores a marchar hacia el Capitolio y «luchar como el demonio».

Mientras los miembros del Congreso se reunían dentro del Capitolio para un ritual cuatrienal de certificación de los resultados de las elecciones presidenciales, en este caso, la victoria de Biden sobre Trump, más de 2.000 partidarios de Trump irrumpieron en el edificio para detener el proceso.

El entonces vicepresidente Mike Pence, quien presidía la sesión, y los miembros del Congreso fueron evacuados a un lugar seguro y no regresaron hasta más tarde esa noche para completar la certificación de los votos electorales.

Siete personas, incluido un oficial de policía, murieron como resultado del ataque, según un informe bipartidista del Senado, y más de 150 policías resultaron heridos.

El ataque fue un evento sin precedentes en la historia de Estados Unidos.

Alentados por Trump, los manifestantes buscaron detener la transferencia pacífica del poder, «un precedente que se mantuvo durante 220 años», dijo Thompson.

El discurso de Trump y la violencia que siguió condujeron a su segundo juicio político, poco antes de dejar el cargo, lo que lo convirtió en el único presidente estadounidense en ser acusado dos veces.

Trump se salvó de la expulsión del cargo cuando la mayoría de los senadores republicanos votaron en contra de su condena.

La vicepresidenta del panel, la representante republicana Liz Cheney, dijo que Trump trató de anular la elección alegando fraude a pesar de que los asesores le dijeron que había perdido la votación.

En videoclips consecutivos transmitidos durante la audiencia, varios exasesores de Trump dijeron que no creían en las acusaciones de fraude electoral del expresidente.

El exsecretario de Justicia Bill Barr recordó haberle dicho a Trump después de las elecciones que pensaba que su acusación de fraude era una «mentira». La hija de Trump, Ivanka, dijo que aceptaba la evaluación de Barr.

Sin embargo, Trump intentó sin descanso que el Departamento de Justicia declarara un fraude electoral, contratando a un funcionario para que redactara una carta a los estados en la que afirmara que el departamento había «identificado preocupaciones importantes que podrían haber afectado el resultado de las elecciones».

Cuando los alborotadores llegaron al Capitolio, en lugar de condenar la violencia, Trump “la justificó”, dijo Cheney.

“El presidente Trump convocó a la turba, reunió a la turba y encendió la llama de este ataque”, dijo Cheney.Citando el testimonio de un exfuncionario de la administración Trump, Cheney dijo que cuando se le informó a Trump el 6 de enero que sus partidarios fuera del Capitolio estaban cantando para colgar a Mike Pence, el expresidente dijo: «Tal vez nuestros seguidores tengan la idea correcta. Mike Pence se lo merece.»

En una vista previa de las audiencias públicas restantes del comisión, Cheney dijo que la próxima sesión, programada para el lunes, se centrará en las afirmaciones de fraude electoral de Trump a pesar de saber que había perdido la reelección.

La comisión de la Cámara de nueve miembros, formado por siete demócratas y dos republicanos, fue establecido por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en julio pasado, luego de que los republicanos del Senado bloquearan una medida para crear una comisión independiente bipartidista para investigar los disturbios en el Capitolio.

Los miembros de la comisión y el personal entrevistaron a más de 1000 testigos, revisaron más de 140.000 documentos y emitieron casi 100 citaciones para testimonios y documentos.

Muchos en la órbita de Trump, incluidos el hijo Donald Trump Jr, la hija Ivanka Trump y el yerno Jared Kushner, testificaron ante la comisión.

Sin embargo, otros se negaron a responder preguntas, y al menos dos, el exasesor comercial de Trump, Peter Navarro, y el exestratega de la Casa Blanca, Stephen Bannon, han sido acusados de desacato al Congreso por negarse a cooperar con los investigadores.

Los republicanos han atacado repetidamente la investigación de la comisión como una caza de brujas partidista diseñada para socavar las perspectivas de Trump como candidato presidencial en 2024.

“Es la comisión más política y menos legítima de la historia estadounidense. Ha utilizado citaciones del Congreso para atacar a los republicanos, violar el debido proceso e infringir el discurso político de los ciudadanos”, dijo el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy.

La audiencia contó con un video cronológico de los disturbios y el testimonio de los testigos, la oficial de policía del Capitolio de EEUU Caroline Edwards, quien resultó herida durante los disturbios, y el documentalista británico Nick Quested, quien filmó a la organización de extrema derecha Proud Boys.

Los miembros de Proud Boys y Oath Keepers, una milicia antigubernamental, han sido acusados de conspiración sediciosa como parte de la extensa investigación del Departamento de Justicia sobre los disturbios en el Capitolio.

El departamento estima que entre 2.000 y 2.500 personas ingresaron al Capitolio el 6 de enero, y el fiscal general Merrick Garland prometió responsabilizar a todos los involucrados en el ataque.

Hasta la fecha, más de 840 personas han sido arrestadas en relación con el ataque del 6 de enero, de las cuales unas 305 se han declarado culpables, en su mayoría de cargos menores, dijo el miércoles el Departamento de Justicia.

En un comunicado, el Departamento de Justicia dijo que su «determinación de responsabilizar a quienes cometieron delitos el 6 de enero de 2021 no se ha desvanecido ni se desvanecerá».

Jordan Strauss, exfuncionario del Departamento de Justicia y de la Casa Blanca, calificó la audiencia del jueves por la noche como «una declaración de apertura en un caso complejo y extenso de conspiración criminal».

«En términos de escala, el tamaño y el alcance de esta investigación no tiene precedentes», dijo Strauss, miembro del Instituto Kroll. «La comisión agregó un color que no se había visto antes y una línea de tiempo que fue poderosa y solo posible con el beneficio de la retrospectiva y el estudio detallado».

Además de la investigación criminal de los alborotadores, se informa que el departamento intensificó su investigación de los esfuerzos de los agentes políticos y los legisladores estatales para anular los resultados de las elecciones de 2020.

Eso no ha impedido que los políticos de izquierda critiquen al Departamento de Justicia por «no» iniciar una investigación criminal sobre el papel de Trump en el ataque del 6 de enero.

Garland ha dicho que los fiscales «seguirán los hechos dondequiera que conduzcan».

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.