¿Podría una reforma de las redes sociales salvar la democracia estadounidense?

El fenómeno de las redes sociales ha favorecido una mayor polarización política, con posturas más enfrentadas y actitudes más hostiles.


Washington, DC. (VOA) – 
Cuando las redes sociales explotaron a mediados de la década de 2000, retuitear, compartir y dar me gusta a las publicaciones parecía dar a los ciudadanos el poder de compartir sus opiniones con todo el mundo. El problema, según el psicólogo social Jonathan Haidt, es que las redes sociales en línea realmente no terminaron dando a todos la voz que muchos pensaban que tendrían.

“Empoderó a cuatro grupos que aprovechan la dinámica viral de las redes sociales. Esa es la extrema derecha, la extrema izquierda, los trolls y la inteligencia rusa”, sostiene Haidt, profesor de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York.

“Entonces, estos cuatro grupos se lo han pasado muy bien desde 2009, utilizando las nuevas dinámicas virales de Twitter, Facebook y otras plataformas. Al mismo tiempo, el 80% del país se siente intimidado y atacado y desanimado y disgustado. Y así, hablan menos”, asegura en entrevista con la Voz de América.

- Publicidad - HP1

Las democracias exitosas generalmente están unidas por instituciones sólidas e historias compartidas, con “altos niveles de confianza”, pero las redes sociales digitales debilitan ambos, según Haidt. “Pasas de tener una democracia meramente polarizada, que teníamos a principios de la década de 2010, a una en la que las normas cambian para ser una guerra total en todas partes, todo el tiempo”.

“No se puede tener una democracia deliberativa cuando no hay espacio para la deliberación. Y no se puede tener una democracia liberal cuando la izquierda antiliberal y la derecha antiliberal dominan sus respectivas facciones”, agrega.

Samuel Abrams, profesor de política y ciencias sociales en el Sarah Lawrence College de Nueva York y miembro principal del American Enterprise Institute, está de acuerdo en que las redes sociales han sido malas para la democracia.

“Esto ha sido tan peligroso como puede ser. Ha sido increíblemente malo para el país, e increíblemente malo para la libertad de expresión y la difusión de ideas y el discurso real y las normas democráticas y la civilidad. Ha sido un desastre”, dice Abrams. “Está contribuyendo absolutamente a nuestra polarización porque no obtienes múltiples vistas. No obtienes diversidad de puntos de vista. Es muy difícil escuchar al otro lado”.

Haciendo el cambio

Si tuviera que aventurarse a adivinar, Haidt imagina una América futura que se parece mucho a una democracia latinoamericana, es decir, “una democracia inestable construida con instituciones defectuosas que inspiran poco respeto popular”.

“Creo que tendremos muchas más crisis constitucionales, disminución de la confianza y aumento de la violencia política y la ineficacia política -dice- a menos que hagamos estos cambios importantes”.

Los cambios que le gustaría ver incluyen reemplazar las primarias partidistas tradicionales, que tienden a recompensar a los políticos que atienden a los extremistas de su partido, con contiendas únicas que estén abiertas a todos los candidatos, independientemente de su afiliación política. Los cuatro primeros clasificados avanzan a las elecciones generales. Ya está sucediendo en Alaska, donde los residentes votaron en noviembre de 2020 para adoptar elecciones primarias abiertas y clasificatorias.

El segundo paso es hacer que las redes sociales sean menos tóxicas para la democracia, dice, al exigir la verificación de identidad. Las personas aún podrían publicar de forma anónima o con un nombre falso, pero tendrían que demostrar que son una persona real en un país en particular.

“En este momento, cualquier persona en el mundo, incluida Rusia, podría crear cientos de miles de cuentas todos los días, y muchas de ellas no serán eliminadas y pueden hacer lo que quieran. Eso es una locura”, dice Haidt. “Es una locura que permitamos que nuestra plaza pública esté tan llena de gente falsa con malos motivos”.

Twitter dice que está trabajando para combatir las cuentas falsas y la desinformación.

El mes pasado, el CEO Parag Agrawal, publicó que la plataforma de redes sociales suspende diariamente medio millón de cuentas de spam y bloquea millones de cuentas sospechosas de ser falsas cada semana. Aseguró que Twitter actualiza constantemente sus sistemas y reglas para eliminar la mayor cantidad de spam posible y que las cuentas falsas representan menos del 5% de sus usuarios.

Mientras tanto, el jefe de seguridad e integridad de la compañía anunció la nueva política de desinformación de crisis de Twitter destinada a elevar la información creíble y frenar la propagación de contenido engañoso durante las crisis.

Facebook eliminó 1.600 millones de cuentas falsas en los primeros tres meses de 2022, según el informe de transparencia trimestral que la empresa publicó en mayo. La compañía ha dicho que su objetivo es eliminar tantas cuentas falsas como sea posible, dando prioridad a aquellas que buscan causar daño a través de spam o motivaciones financieras. En su informe trimestral, Facebook dijo que continúa perfeccionando sus procesos de supervisión.

Nueva generación

Mientras tanto, Abrams tiene alguna esperanza para el futuro. Hace quince años, solía ver mucha polarización política entre sus alumnos en las discusiones en el aula, dice, pero notó que comenzó a desvanecerse hace unos años.

“No les gustan estas narrativas en competencia. Reconocen que están ahí. Reconocen que son peligrosos o no están contentos con ellos. Los datos muestran que esto es cierto tanto para la izquierda como para la derecha”, dice Abrams, refiriéndose a los miembros de la Generación Z, personas nacidas entre 1997 y 2012, la mayor de las cuales tiene 25 años en 2022.

“También son los menos partidistas políticamente de cualquier cohorte que tenemos en este momento en la nación. Son abrumadoramente centristas. Son abrumadoramente pragmáticos y no están tan interesados en la política de identidad. Entonces, lo que están tratando de hacer es encontrar puntos en común. Creo que este grupo alcanzó la mayoría de edad y se despertó durante [la era] [de Donald] Trump y dicen: ‘Esto es una locura’. No les gusta eso.»

Haidt tiene una visión diferente de la Generación Z, caracterizándolos como «deprimidos, ansiosos y frágiles». De cualquier manera, dice que mientras el sistema siga siendo el mismo, no importa si los jóvenes están cada vez más interesados en generar consenso.

“Mientras un pequeño número de personas pueda intimidar a la mayoría, mientras un pequeño número de personas pueda intimidar a los moderados de su lado, las cosas no se moderarán, incluso si la persona promedio se vuelve más moderada”, dice Haidt. “Mientras las redes sociales sean como son, nuestro país va a fracasar”.

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.