22 cosas que tu smartphone ha sustituido para siempre

Publicidad - LB3 -

Alguna vez te has puesto a pensar porque ese dispositivo ocupa el sitio en nuestra mano, aunque en realidad es más un ordenador de bolsillo que un teléfono móvil, y una cantidad importante de usuarios es precisamente lo que menos usan de su teléfono.

Si tuviéramos que llevar todo para lo que nos sirve el móvil, tendríamos que llevar unos bolsillos que combinaran la capacidad del de Doraemon con el bolso de Mary Poppins.

Eso es lo que ha hecho que nuestro smartphone se convierta en un indispensable en nuestro día a día. No sólo es un teléfono. Es nuestra cámara, nuestra agenda, y el método más eficaz para comunicarnos con nuestros amigos y familiares.

- Publicidad - HP1

La lista de dispositivos que nuestro smartphone ha mandado al cajón de los recuerdos es enorme.

Aquí un pequeño listado de las funciones del smartphone acaparan el multimedia:

  1. Cámaras compactas: la víctima más obvia. Es cierto que a pesar de que las cámaras de nuestros teléfonos mejoran a pasos agigantados, todavía cuentan con algunas limitaciones, especialmente a la hora de hacer zoom donde el procesado digital todavía queda muy lejos del zoom óptico; pero la comodidad de llevar siempre el móvil en el bolsillo y de poder compartir las fotos al momento ha hecho que las cámaras compactas queden, para muchos, en el olvido. ¿Y el álbum de fotos? También todo en el carrete del teléfono y de la nube para los usuarios más precavidos.
  2. Reproductores de Música: Algo parecido ha pasado con los iPods, Disc-Mans y Cassettes. El almacenamiento interno de muchos teléfonos o la tarjeta microSD es más que suficiente para almacenar la música que escuchamos en nuestro día a día; pero además, los teléfonos actuales nos ofrecen un catálogo de plataformas de streaming directo como Spotify, Play Music o Apple Music y no nos olvidemos de la grabadora de sonidos y del radio fm incluido en algunos terminales.
  3. Consolas portátiles: también han sufrido un duro golpe, aunque no ha sido un “game over” como en los casos anteriores. Sin embargo, el potencial de los smartphones va mucho más allá de la serpiente de los teléfonos que llamaban y enviaban mensajes, ofreciendo una experiencia que puede asemejarse a la de una consola portátil, suficiente para quienes quieran un juego para mientras van en autobús.

  4. Televisión: Hasta nuestra forma de consumir ha cambiado -y no sólo porque nuestro teléfono pueda ejercer de mando universal- sino gracias a aplicaciones de las cadenas o plataformas como Netflix o Yomvi que nos permiten acceder desde cualquier lugar a nuestros programas favoritos; ya sea viéndolos desde el teléfono o usándolo de centro multimedia.

O que decir de las herramientas de productividad elemental como:

  1. Calendario: No hace tanto tiempo todavía íbamos con la agenda de papel apuntando lo que teníamos que hacer de aquí a una semana. El calendario del teléfono la ha sustituido añadiendo, además de un orden más sencillo, posibilidades tan útiles como las alertas. ¡Demos gracias al creador por las alertas!, me han salvado más de una vez. 
  2. Agenda de papel: Aunque hace ya tiempo que los teléfonos móviles ejercían de agenda, con los smartphones y la sincronización en nube han dado un paso de gigante.Sí, todos teníamos los números de teléfono en el móvil, pero un despiste que culminase con la pérdida del teléfono era suficiente para que todos nuestros contactos se perdiesen en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Una agenda de papel siempre era útil como recurso de emergencia. Hoy ya no es necesaria.
  3. Bloc de notas: también ha pasado a estar en nuestro bolsillo. Si antes necesitabas llevar un pequeño cuaderno para apuntar ideas antes de que se las llevara el viento, ahora Google Keep o Evernote están ahí en cualquier momento para ayudarte.
  4. Calculadora: Si eras de los que tenían un reloj calculadora o llevaba una siempre bajo el brazo, el smartphone también los ha sustituido. Si el viejo reloj Casio Data Bank, o tu teléfono Nokia 3310 te servía para hacer sumas y restas sencillas, ahora cualquier smartphone te sirve de calculadora científica.
  5. Administrador de Listas. Si eres de los que se administra su tareas con GTD, Covey o a base de listas simples. Adios al cuaderno, fichas y ficheros. Wunderlist, Google Task, Toodledo, Todoist y un largo etc. han remplazado para siempre la forma que te administras.

Mapas y GPS

  1. Mapas: Los más viejos recordarán la época en la que cuando no conocías una calle tenías que sacar el callejero, buscar en el índice y a continuación buscar la casilla para encontrar la dirección. Google Maps no solo es mucho más sencillo de usar, sino que está permanentemente a tu alcance y puedes usarlo mientras te diriges a tu destino y no te pierdes.
  2. GPS y brújula: Pero es que el smartphone también te sirve de GPS, indicándote la posición y la ruta óptima hasta tu destino. Es cierto que no tienen la precisión de un aparato dedicado exclusivamente al GPS, pero es más que suficiente para una gran mayoría del público.Sí el smartphone tiene una brújula y un nivel para comprobar la inclinación de los cuadros.

Reloj, despertador y reloj de cocina

  1. Despertador: Los smartwatches no acaban de despegar y quizá una de las razones sea precisamente porque el teléfono ya hace la función de reloj. Hay mucha gente que ha dado el paso y para mirar la hora ya no consultan su muñeca, sino que sacan el teléfono del bolsillo. Hasta el despertador de la mesilla ha dejado paso al de nuestro teléfono.
  2. Reloj de cocina: Por no hablar del cronómetro, que también ha pasado a estar integrado en nuestro smartphone, junto a la posibilidad de introducir una cuenta atrás, lo que ha borrado del mapa a los relojes de cocina.

Una biblioteca portátil

  1. Enciclopedia: Internet es el mayor conjunto de conocimiento que ha creado nunca la humanidad, y nuestro smartphone nos da permanente acceso a él. Nuestro teléfono es una masiva biblioteca portátil en el que podemos consultar desde las especificaciones del último Nexus hasta el peso atómico del salchichonio.Sí, antes en plena discusión con un amigo sobre cual era la capital de Borduría, tenías que encender el ordenador o sacar la Enciclopedia Galáctica, ahora basta con acudir a la barra de búsqueda en Google de tu móvil o solo decir «Ok Google capital de Borduria» para tener la respuesta. (La capital es Szohod, para que no se queden con la duda.)
  2. Revistero del salón también está ahora un poco más vacío. Buena parte de lo que antes consultábamos en el periódico y revistas ahora lo leemos a través del smartphone, igual que cómics o libros que ahora se pueden descargar en cualquier lugar mediante Play Books o Kindle.

Pendrive y Módem USB

  1. Pendrive y disco duro: Cuando necesitábamos llevar un documento digital con nosotros, antes lo llevábamos en un pendrive. Esa pequeña memoria, que sustituyó a los disquettes, se convirtió en un instrumento vital para muchos, y la simple posibilidad de haberlo perdido causó infartos de miocardio. Ahora, van con nosotros en el smartphone, en el almacenamiento interno o gracias a servicios en la nube como Drive o Dropbox. Y además, los puedes editar sobre la marcha gracias a distintas herramientas de ofimática.
  2. Módems: Y, hablando de USB, ¿recuerdas de aquellos módems USB que te servían para conectarte a Internet desde el bar cuando aún no habían puesto WiFi? Gracias a la posibilidad de compartir los datos de nuestro teléfono, están en el mismo lugar al que van los calcetines perdidos de la lavadora.

Sensores, cartera… ¡y las linternas!

  1. Giroscópio, acelerómetro, medidor de luz, de ruido, inclinómetro, podómetro, regla… si algo tiene nuestro teléfono son sensores y con la aplicación adecuada podemos medir prácticamente cualquier cosa. Desde la inclinación de una cuesta, nuestra velocidad, los pasos que damos o la luz.
  2. Estación barométrica: Podemos tener hasta una pequeña estación que nos permite controlar el tiempo.
  3. Espejos: Pero no sólo ha sustituido instrumentos electrónicos unificándolos, la cámara frontal de nuestro smartphone se ha convertido en un espejo improvisado para ver si nos hemos maquillado bien o si parece que hayamos usado la escopeta de Homer.
  4. Cartera y tarjetas. El teléfono ha iniciado también su camino para sustituir a nuestra cartera. Los billetes de tren o la entrada del cine ya no las llevamos físicamente, e incluso hemos empezado a sustituir la tarjeta de crédito por el NFC.
  5. Pero si hasta cuándo se va la luz en casa buscamos el teléfono. ¡La linterna ha muerto, larga vida al flash LED!

Y además ¡te sirve como teléfono!

InHouse