Tic Tac… La política debe regresar a la iglesia

No entiendo lo que pasa con algunos sacerdotes católicos cuando muestran desde su púlpito su rechazo a los niños en la casa de dios.

Me cuesta mucho trabajo entenderlos porque no hay razón alguna para rechazar a una niña que juega al inicio del altar en silencio sin incursionar al área del sacerdote ni incomodando a los feligreses, sin molestar a nadie, ella jugando en silencio con Dios en su casa. No comprendía porque su proceder al juego en total silencio y era para ella misma su risita en total paz, con alguien jugaba en la iglesia, por lo que sus padres siguieron atentos a la misa, sin perderla de vista, no había razón alguna para increpar o recoger a la niña.

La Iglesia de Satélite «Nuestra Señora del Refugio», donde se da este asunto; que la verdad el padre Guillermo Vargas demostró la muy poca tolerancia hacia los niños, obvio había muchos mas niños llorando o corriendo por la parte de atrás del templo, como cuando los sábados que se llena de niños y niñas para su preparación de buenos católicos en las aulas, la algarabía de los chiquitines contrasta con la actitud del sacerdote en el altar regañando a una criatura que su único delito era estar jugando con dios, y en su casa

- Publicidad - HP1

La educación de la religión se inculca como reflejo de lo que los padres profesan y permea en las criaturas desde muy pequeñas, entonces ¿Por qué intentar ahuyentar a las criaturas de la casa de dios? ¿Por qué causar angustia a los padres “regañando” a la niña en público?

Una niña de 4 años que no le prestaba atención al sacerdote cuando ejercía su poder sobre el altar regañándola, pero intentando ejercer la manipulación de señalamiento hacia los padres… ¿Acaso la religión no se enseña con el ejemplo de los padres? Entonces ¿porque ahuyentar a los padres de la Iglesia ante la actitud del sacerdote de intentar hacerlos sentir culpables?

Jesús y los niños (Lucas 18:15-17)

15. Y le traían aun a los niños muy pequeños para que los tocara, pero al ver esto los discípulos, los reprendían. 16. Mas Jesús, llamándolos a su lado, dijo: Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el reino de Dios. 17. En verdad os digo: el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él.

Por otro lado y también de sacerdotes católicos, el día de ayer en el sermón del sacerdote de la misa de las 12:30 de la «Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús» ubicada en Constitución y Mejía; se expresó en el sentido de que “la política debería regresar a manos de la Iglesia porque son los únicos con valores para servir al pueblo…” ¿Perdón?

Para recordarle al sacerdote la historia de este país con referencia a la separación del clero del estado:

La Guerra de Reforma de México, también conocida como la Guerra de los Tres Años, transcurrió desde el 17 de diciembre de 1857 hasta el 1 de enero de 1861, que culmina con la entrada de Juárez a la capital del país. Fue el conflicto armado que enfrentó a los dos bandos en que se encontraba dividida la sociedad mexicana: liberales y conservadores.

Las Leyes de Reforma establecieron al fin la separación de la Iglesia y el Estado: la Ley de nacionalización de los bienes eclesiásticos; la Ley del matrimonio civil; la Ley orgánica del Registro Civil y la Ley sobre el estado civil de las personas; el decreto que declaraba que cesaba toda intervención del clero en cementerios y camposantos y la prohibición de la asistencia oficial a las funciones de la Iglesia. Un año más tarde, el 4 de diciembre de 1860, se expidió la Ley sobre libertad de cultos. Este conjunto de leyes fueron el inicio de una nueva era en la política, la economía y la cultura.

En cuanto a la calidad moral no es de discutirse, pero jamás generalizarse a toda la Iglesia, no es adecuado ni verdadero, pues… ¡También tienen su historia! y bastante negra, ya que poderoso caballero Don Dinero circula por los pasillos de las sacristías y obviamente lo saben los sacerdotes pregoneros de esa filosofía de regreso que con la política vienen los beneficios, de hecho hipócritamente la ejercen.

Hablando de hipocresías, tenemos el asunto de los autos PAFOS de nueva cuenta, se comienzan a dar a conocer hechos delictivos con ese tipo de autos resultando falso de toda falsedad que por el número de esas placas ilegales de cartón se pueda dar con los responsables de los ilícitos que se cometan. Es una mentira. Han descubierto unidades con contenidos peligrosos e ilegales con esas placas y hasta hoy no han podido dar con los dueños de esos cargamentos, simplemente no los podrán localizar, no existe padrón confiable de ello… y cada día son mas y mas carros circulando en la ciudad y los bolsillos de Daniel Cereceres, el promotor de los nuevos PAFOS, llenándose como tanque de gasolina.

¿Quién esta detrás de la tolerancia oficial de estos autos…? ¿Hacia donde van los beneficios obtenidos por la expedición de esas placas ilegales de cartón? Pues no creemos que los loteros, por sus pistolas puedan hacerlo, o que “Chito” Cereceres no se sienta seguro y apoyado para promover esta conducta ilegal de promover esas placas.

Ya El Diario de Juárez dio cuenta de cómo andan los cobros y los importes acumulados de dinero por los PAFOS, mas el negocio de la introducción de esos autos que tamben deja muy buenos dividendos.

El Fideicomiso de Puentes Fronterizos de Chihuahua aun no ha dado la explicación que prometió su director, Gustavo Elizondo, con respecto a la caseta ilegal, informal, sin control que se instaló en el puente Zaragoza y hacia donde desviaban el tráfico para cobrar.

Prometió que regresando a la ciudad lo haría, es fecha de que aun no lo hace… ¿Se imagina usted, estimado lector, cuanto se cobro por esa caseta?

¿Dónde están esos recursos?

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse