Las complicidades, el silencio y el mutis ante la inseguridad y la impunidad siempre traerán factura pendiente de pago, y se pagará tarde que temprano y más si se te ocurre navegar en contra de la impunidad porque los actores del pasado sumados a los del presente siempre estarán puestos a acallar las voces disonantes y denunciantes, los actores del pasado y del presente están enlazados en la misma cadena que provoca la inseguridad y como consecuencia la impunidad, porque sencillamente son impunes, porque pagan por ello.

El asesinato de cualquier persona es ofensivo, lastimoso, aberrante porque proviene de una actitud desenfrenada y llena de ira y odio, desprecio por la vida inclusive de la vida del mismo que ordena como del que ejecuta y, desgraciadamente, los caminos de la ley son ciegos para evitarlos porque sencillamente no hay inteligencia policíaca legal administrada y dirigida para actuar como tampoco actitud para frenarla y combatirla de frente, de raíz… Sin embargo, si hay inteligencia policíaca informal porque conocen para si mismas, y solo para si mismas las corporaciones, a los y las actividades de los criminales.

Las razones que pueden llevar a una persona ordenar el asesinato de otra son variadas y de muy diferentes connotaciones pero todas con una misma raíz siempre que es EL AGRAVIO combinado con la soberbia de saberse del poder que se tiene para hacerlo y del manto de impunidad de que goza su poder, las mentes no se leen, nadie puede predecir cuando alguien se cobrará con la vida un agravio, nadie pero si se puede prevenir acontecimientos utilizando la inteligencia policíaca para acotar las actividades ilícitas que les generan los recursos para obtener poder, la impunidad se compra, no es gratuita.

- Publicidad - HP1

Todos los hilos conductores de un asesinato llevan a un agravio pero ese agravio puede ser notorio u oculto, oculto como por ejemplo la infidelidad porque puede ser oculto para los demás pero el agraviado puede conocerlo, o las deudas confidenciales no pagadas que solo lo saben las partes activas, y así podemos enunciar muchas.

Para la Coparmex ha sido un agravio el asesinato de su líder en Parral y han exclamado justicia con fuerza y rabia señalando al gobernador como responsable ¿quizás? O incompetente por el tono de sus actitudes y declaraciones como buscando arrinconar al gobernador Corral como si fuera el que ordenó o fuera el responsable cuando definitivamente no es así porque el gobernador es el responsable de la paz y tranquilidad del Estado de Chihuahua como también es responsable de la tranquilidad y seguridad de Parral el Presidente Municipal de esa ciudad y como a los empresarios les encanta resolver las cosas vámonos por escalones de responsabilidad porque los señalamientos, las declaraciones y las actitudes van encaminadas solo al Gobernador, Chihuahua es un conjunto de un todo de partes que lo componen y cada uno con sus responsabilidades y todo tiene un origen, la ciudad de Parral…. ¿Y la policía de Parral no puede garantizar lo que reclaman los empresarios al Gobernador?… si cada quien hiciera su parte el estado sería otro, jugar ping pong con las responsabilidades es de inmaduros y cobardes, de viejos conocidos de tiempo y correrías.

Los Presidentes Municipales comandan ejércitos de Seguridad Pública y es el primer piso para mantener la responsabilidad de la seguridad a los ciudadanos, el Gobernador comanda un ejército también de policías y ministeriales.

La Coparmex está en su derecho de pedir justicia por el asesinato a mansalva de su miembro con liderazgo en Parral, pero primero debió haber reclamado y señalado al Presidente Municipal de Parral que es quien no les garantiza, ni les garantizó la justicia que reclaman, in situ.

Más de 4,000 ejecutados en el estado de Chihuahua que El Diario de Juárez le imputa al Gobernador Corral, es cierto pero, se le olvida tendenciosamente al El Diario que esos ejecutados fueron ejecutados en las ciudades del estado donde hay Policía Municipal y al mando están los Presidentes Municipales, entre ellas Ciudad Juárez.

En nuestro recorrido diario por la ciudad hoy observamos a Ministeriales parando autos chuecos PAFOS, con cartón ilegal y autos con placas americanas de modelo atrasado, observamos a los Policías Municipales parando autos sin placas, PAFOS y con cartón, o sea a la vista obviamente están aplicando el ¡1, 2, 3 y corralón! pero sin corralón, más los tránsitos haciendo su agosto a manos llenas… sin corralón.

Ahora ahí vienen los de la Fiscalía Estatal sobre los vehículos chuecos y todo aquel que circule violentando el Reglamento de Tránsito, se les esta poniendo feo a los “que menos tienen”, se han convertido, o están por convertirse, en la caja chica de toda las brigadas del “orden” municipales o estatales y que no lleguen los Federales que pidió el Gobernador porque se les pondrá peor a todos.

Son más de 35,000 unidades circulando en esas condiciones de ilegalidad sujetas al inmediato 1, 2, 3 y corralón, más los autos con placas americanas que son de ciudadanos mexicanos que pudieran alcanzar, entre ilegales y placas americanas, cerca de 50,000 vehículos… y han metido al corralón sólo 60 unidades, imagínese usted el negocio diario de los Tránsitos, claro que por eso ya se sumaron los Ministeriales y la Policía Municipal, recordemos que Tránsito y la Policía es comandada por el presidente Municipal Armando Cabada, o ya no tiene control o él fue el que dio la orden de arremeter con todo, es millonaria la perspectiva que hay en ese “negocio de chuecos”, tal vez mayor que cuando promovieron el uso de cartones rojos para circular con impunidad garantizada.

“La probabilidad de hacer mal se encuentra cien veces al día; la de hacer bien una vez al año”…. Pero parece que el bien no le llega, ni llegará, a Juárez no al menos en la expectativa.

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito
Escribidor en | [email protected] | Website | + posts

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.