Esta semana se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Acuerdo por el que se instruyen diversas acciones a las dependencias que se indican, en relación a la importación definitiva de vehículos usados.

Este es un añejo problema que se ha dado por la tolerancia del gobierno federal, estatales y municipales.

En el caso de Chihuahua y Sonora, los gobiernos estatales tienen facultades en materia de verificación de mercancías de importación, como el caso de los vehículos.

- Publicidad - HP1

En el caso de los municipios, tanto por la falta de placas como por la colaboración que se puede dar con la Autoridad Aduanera.

Se establece en el Acuerdo que se tiene una situación que afecta la seguridad, el cumplimiento jurídico y protección del patrimonio familiar y menciona lo siguiente:

“Que a pesar de los diversos esfuerzos del Gobierno Federal antes señalados, a la fecha se siguen presentando diversas problemáticas en el país, relacionadas con la internación a territorio nacional de vehículos usados de procedencia extranjera cuya legal estancia no ha sido tramitada conforme a las disposiciones legales aplicables, sobre todo en aquellos estados de la República cuyo territorio se encuentra comprendido en la región fronteriza norte y en el estado de Baja California Sur;

Que para lograr los propósitos de otorgar seguridad a todos los habitantes del país, así como continuar implementando mecanismos que coadyuven a las familias más necesitadas a obtener certeza jurídica sobre los vehículos que adquieran, resulta necesario fomentar la regularización de los vehículos usados de procedencia extranjera que no hayan tramitado su importación definitiva en los estados de la región fronteriza norte y en el estado de Baja California Sur.”

En el articulado del Acuerdo se establecen lineamientos generales sin entrar a los detalles operativos:

Se instruye a las secretarías de Hacienda y Crédito Público, de Economía y de Seguridad y Protección Ciudadana, dentro del ámbito de sus competencias, a elaborar un Programa que incentive a las personas físicas que residen en la región fronteriza norte, que comprende los estados de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, y en el estado de Baja California Sur, para llevar a cabo la regularización de los vehículos automotores usados, de procedencia extranjera, que se encuentren en dichos estados, con base en el Decreto por el que se regula la importación definitiva de vehículos usados vigente.

Los ingresos que se obtengan por las contribuciones derivadas de la importación definitiva de vehículos usados en la Región Fronteriza Norte y el Estado de Baja California Sur y por las sanciones aplicadas con motivo de las infracciones en que incurran las personas físicas por exceder el plazo de retorno de vehículos usados importados temporalmente a dicha Región y entidad federativa, serán destinados conforme a lo que establezca la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio fiscal correspondiente.

Esto ya se considera en la Ley de Ingresos de la Federación que se discute en la cámara de Diputados como un ingreso adicional que será destinado a los estados para proyectos de pavimentación.

El ingreso que se genere puede ser significativo ya que faltaría considerar el monto por revalidación en los estados.

Se especifica también la fecha limite de entrada del vehículo que es la misma que el de la publicación de este Acuerdo, se esperarían operativos para evitar la entrada de más vehículos ilegales en aduanas, pero principalmente en carreteras.

Faltan los detalles operativos como lo comentamos y determinar los procedimientos, documentos, mecanismos de importación, tipos de vehículos y acciones posteriores que en cuanto se tengan definidos los estaríamos comentando.

Carlos Monroy
Carlos Monroy

Doctor en Materia Fiscal. Consultor en Comercio Exterior y Gerente de Consultoría en Palco Consorcio de Comercio Internacional.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.