Desde que somos pequeños tenemos en mente alguna profesión, quién de nosotros no pensó en ser maestro, bombero, policía, doctor o abogado al ser grande. Sin embargo, al ser pequeños no éramos conscientes que las necesidades del mercado laboral cambiarían y con ello las profesiones con mayor probabilidad de desarrollo.

La naturaleza del trabajo está cambiando y drásticamente, esto a medida que las empresas adopten nuevas tecnologías, muchos de los empleos de hoy dejarán de existir y aparecerán muchos nuevos.

Antes de analizar las tendencias del trabajo para los años venideros, es conveniente identificar cómo definimos el trabajo y en función de ello determinar cuáles serán los “trabajos del futuro”. Pues bien, para algunos el trabajo sólo representa una relación entre empleador – empleado, donde se recibe una remuneración por realizar una actividad y se le da una parte al gobierno mediante los impuestos, mientras que, para otros, el trabajo es una actividad cuyo fin debe ser aportar valor a la sociedad.

- Publicidad - HP1

imageUn estudio realizado a 47 países desarrollados y en desarrollo, revelo que 25% de los trabajadores está insatisfecho con su trabajo, el 8% considera que su trabajo es “socialmente inútil”, mientras que otro 17% duda acerca de la utilidad de su trabajo.

En este sentido, surge la interrogante, si un trabajo no es útil ¿Por qué se paga por hacerlo? Concluyendo así que los empleos actuales no cuentan con sueldos acordes a su aportación a la sociedad, sino que son resultado de decisiones políticas o institucionales, para muchos, el sistema burocrático es innecesario y costoso, sin embargo, son los puestos mejor pagados, especialmente si se habla del caso mexicano.

Algunos economistas consideran que, si los Gobiernos entregan una remuneración equitativa a cada ciudadano, independientemente de los ingresos existentes, que sea suficiente para satisfacer las necesidades básicas, como alimentos y vivienda, nos daría la libertad de redefinir la naturaleza del trabajo. Es decir, de contar con una renta básica universal que permita subsistir, tendríamos la oportunidad de dedicar nuestro tiempo, esfuerzo y trabajo a buscar y realizar actividades innovadoras y benéficas para la economía.

La Renta Básica Universal representa un riesgo y una oportunidad para el futuro inmediato, antes de implementar medidas de este tipo para incentivar el trabajo creativo e innovador, la sociedad requiere un cambio de mentalidad, a fin de que dicha renta no represente un costo social que frene el desempeño productivo.

yo
Nancy Carbajal
Columnista • Economista

Lic en Economía de la UACJ y Candidata al Grado de Maestra en Ingeniería Económica por la Universidad la Salle. Columna semanal sobre temas de economía, finanzas, política y sociedad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.