Receta para un cóctel de terror

[email protected] lector, ¿tiene o siente usted miedo? Si no lo tiene o no lo siente, [email protected] felicitamos, es de [email protected] [email protected] [email protected] que no han degustado el cóctel del terror que grupos del crimen organizado tuvieron a bien recetarnos el pasado jueves 11.Pero aun si ese fuera el caso, no hay [email protected] como usted, una gran parte de [email protected] habitantes de Ciudad Juárez, y en general de México, tenemos miedo, no nos sentimos seguros en nuestro propio país, en nuestra propia casa, y eso se debe a que hemos degustado el cóctel del terror.

Este cóctel fue preparado de manera aviesa, lenta y sistemáticamente, a lo largo de los años, por quienes hoy dirigen las estructuras del crimen organizado, y se nos ha venido suministrando sin parar, desde el tiempo de Calderón, y hasta el día de hoy. Pero ¿cuál es la receta y como se prepara ese cóctel? En seguida despejaremos esas dudas.

Ingredientes:

- Publicidad - HP1

1 Capitalismo Descarnado. Tome usted un mundo bipolar, en donde, con todos los errores y omisiones propias de un sistema creado por seres humanos, el socialismo en todas sus expresiones afines y/o similares, incluyendo un cristianismo con vocación social, le sean eliminadas de manera contundente. No mas justicia social, no más igualdad, no más reparto equitativo de la riqueza, etc.

Al mundo unipolar resultante, déjesele marinar en un ambiente de hedonismo y boato, propalado por todos los medios disponibles, televisión, cine, internet, y cualquier otro que resultara en el inter, de tal manera que el resultado sea una sociedad glorificadora de la ganancia económica como fin ulterior de la vida, asegurándose que  quede bien claro que lo importante es el fin, y no la manera como el mismo pueda ser alcanzado, y de que los pocos que lleguen a la cima, sean así mismo glorificados y alabados como semidioses.

De ser posible, impúlsese la candidatura presidencial de alguno de ellos, preferentemente aquel que sea capaz de representar lo más ruin de esta forma de organización social, a manera de reforzamiento para las masas, quienes deberán comprender que solo los muy ricos muy ricos, tienen derecho a detentar el poder, y que los demás únicamente están para obedecer (a menos de que se vuelvan muy ricos).

2 Corrupción de Gobierno y Sociedad. Una vez que el mundo unipolar está preparado, en recipiente aparte, coloque a los estamentos sociales que habrán de regir los destinos de las diferentes naciones, incluyendo, desde luego a México.

Espolvoréelos por ambos lados, con sobornos, altos sueldos, cuentas secretas en las Islas Caimanes, viajes en aviones privados, y si se encuentra a la mano, un avión presidencial de super lujo. Mezcle todo muy bien, agregando al final, indiferencia social al gusto. Para el caso específico de México, se puede agregar un chile que embone bien a la mezcla.

3 Armas. Finalmente, y para darle cuerpo al coctel, añada armas de alto poder. Preferentemente, pero no limitado, a aquellas que se utilizaron en las masacres de la primaria Sandy Hook en 2012, del concierto de música country de las Vegas del 2017 o de la masacre de Walmart en El Paso del 2019.

También puede añadir bazucas, morteros, drones con explosivos y/o Barrets 0.50, de las llamadas matapolicías, y desde luego, todos los cuernos de chivo que pueda conseguir.

Mezcle todo muy bien de manera rápida y furiosa, en un ambiente globalizado, donde el dinero mal habido fluya de manera constante hacia los grandes bancos y paraísos fiscales, y de donde regresará lavado y planchado al ritmo de algún narco corrido de moda, para ser utilizado en algún negocio legal, gran corporación o campaña política según sea necesario.

Sírvase frio, y tómese de un jalón. 

Sin duda alguna, usted no solo sentirá miedo, sentirá terror, de eso se trata.

¿Pero estamos condenados a ingerir con resignación ese trago amargo?, no, no lo estamos, hay formas de evitarlo. Quizá no podamos evitar sentir miedo, es un sentimiento natural que es resultado de situaciones de peligro que nos pueden afectar a [email protected], y a nuestros seres queridos. Lo que sí podemos evitar, es el terror.

¿Cómo? Siguiendo una serie de pasos sencillos que están a nuestro alcance: moderemos nuestro morbo, no difundiendo videos de violencia, y menos si no conocemos la fuente original, si mi amigo de Facebook lo difundió o me lo mandó por whatsapp, él no es la fuente, él es un simple mensajero, corte la cadena de terror, no lo reenvíe, no lo difunda. Lo mismo aplica para mensajes de voz.

Estas personas, o lo que sean, buscan crear terror, difundir el terror, no caigamos en su juego. Comuníquese lo más pronto posible con sus familiares y allegados, de manera directa para confirmar que se encuentran bien, pero sin propalar noticias falsas.

En otras palabras, no le agregue. Si es usted creyente, inicie una oración de agradecimiento al Creador por su seguridad y la de los suyos. Una vez que el acto extremo de violencia haya pasado, reanude sus actividades de la manera más normal posible, desde luego, con las debidas precauciones. El terrorista lo que busca es que usted y los suyos se suma en la angustia.

El problema del crimen organizado, y en particular, las expresiones de terrorismo, vienen de muy atrás y tienen una raíz muy profunda. Va a tomar mucho tiempo resolver o por lo menos limitar ese problema.

Como sociedad, se va a requerir de un salto cuántico en la madurez de los actores políticos y sociales, para que se puedan poner de acuerdo en la lucha contra este flagelo.

Mientras tanto ¿Qué puedo hacer yo?

Primero, trabajar en mis valores. Educarme y educar a mis [email protected] en el respeto a las reglas de convivencia social, no dar mordidas, respetar el lugar en la fila, participar en la solución a los problemas de mi entorno, ya sea, el comité de vecinos, la sociedad de padres de familia de la escuela de mis hijos, en la iglesia, y/o donde se pueda.

En una sociedad apática es más fácil generar [email protected] proclives a la ganancia fácil y, por ende, a la violencia.

Igualmente, y para el mediano y largo plazo, hay que hacer cambios en la manera de enfrentar el problema, seguir haciendo lo mismo, solo significará, los mismos resultados.

En el pasado se han planteado ideas que por la razón que sea, se han quedado atoradas, por ejemplo, la legalización de la mariguana. ¿Por qué no se ha avanzado hasta su total legalización? ¿Alguien tiene alguna otra idea? Adelante, póngala sobre la mesa para discutirla, hay que reiniciar el debate.

Es cuanto

Jose Antonio Blanco SQR
José Antonio Blanco

Ingeniero Electromecánico. Juarense egresado del ITCJ con estudios de maestría en Ingeniería Administrativa por la misma institución y diplomado en Desarrollo Organizacional por el ITESM. Labora desde 1988 en la industria maquiladora. Militó en el PRD de 1989 al 2001.

En la actualidad, un ciudadano comprometido con las causas progresistas de nuestro tiempo, sin militancia activa.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.