Libertad, Igualdad y Fraternidad ¿Postulados ya superados?

La Revolución Francesa es uno de los eventos históricos más populares de la Historia Universal. La causa de su fama tiene ver con las ideas que se propusieron en dicho evento y que hasta hoy se tiene la percepción de que los postulados de Libertad, Igualdad y Fraternidad, siguen vivos en nuestro contexto ¿Podemos asegurar que hombres y mujeres somos iguales? En las actuales repúblicas neoliberales ¿Podemos dar por hecho que tenemos igualdad de elegir desde el estilo de vida hasta la educación y la participación política? ¿Estamos seguros de que no estamos más condicionados hoy en día que durante la Edad Media? ¿Somos universalmente fraternales? De ser así ¿Cómo podemos explicar entonces la intolerancia que impera en nuestras vidas?

Nadie duda que lo ocurrido en Paris a partir de 1789 hasta las guerras napoleónicas, cambio las estructuras sociales y de poder. Recordemos que la Francia de finales del siglo XVIII estaba conformada por los tres estados que fueron: la aristocracia, la Iglesia y el pueblo llano. El detonante de la Revolución fue el factor económico que llevó al tercer estado, el pueblo llano a la miseria y luego a la toma de la Bastilla. Pero si recordamos el proceso revolucionario hay un nuevo ente social que fue la burguesía, la cual también va a influir en las posteriores revoluciones en Europa durante el siglo XIX.

Pero volviendo a Paris, previo a la Bastilla y la Asamblea, esta urbe era un bullicio de debates y discusiones sobre política y economía. Además de los clubes de caballeros las logias masónicas van a ser centros de secrecía donde se podía discutir abiertamente del problema político que estaba causando el reinado de Luis XVI. Lo más interesante es que la discusión no es quitar a la monarquía, es reestructurar el primer estado que es la aristocracia junto con la figura del rey y la Corte; ya que este sistema de gobierno era vertical y no había una experiencia en cuanto a una República. De hecho después con la época del terror, se va a reforzar la idea de que la monarquía era la mejor opción. Por ello Napoleón Bonaparte tuvo éxito como cónsul vitalicio y después como emperador.

- Publicidad - HP1

Entonces la victoria de la Revolución Francesa lo vamos a ver en el siglo XIX con el triunfo de la doctrina liberal, en el cual, las monarquías evolucionaron pero también nacen las repúblicas como Estados Naciones. El éxito de las repúblicas con todo lo que implica, es que al usar los postulados de Libertad, Igualdad y Fraternidad, le dieron el voto a todos como en el caso de la primera república en México en 1824 y en otros casos se usó la petición para elegir diputados y con ello, estos en el Congreso elegirían al presidente, similar a Estados Unidos. Luego se creó el estatus de ciudadano, el cual superaría la calidad de vasallo y castas. Ante la ley, todos son ciudadanos sin privilegios de nacimiento. Por último, la fraternidad entre individuos como entre las naciones, fue para imponer la diplomacia como sistema civilizador.

A más de 200 años de haberse proclamado la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad vuelvo a insistir con las cuestiones del inicio ¿Realmente somos una sociedad libre? ¿En estos días la ley nos juzga igual a todos? Y por último ¿Hemos fracasado en la fraternidad? Sin duda las dos primeras cuestiones pueden deberse a que nuestras instituciones actuales ya no funcionan; pero lo fraternal ha quedado ambigua desde la Primera Guerra Mundial hasta lo que ocurre en Siria o la Guerra contra los Cárteles en nuestro país.

Marduk Silva
Marduk Silva

Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Profesor en Preparatoria Lobos de la Universidad de Durango Campus Juárez y en la Escuela Preparatoria Luis Urias.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse