El trabajo de la oposición debe ser una fuente potencial de vigilancia y crítica, pueden demandar explicaciones, presionar a los gobernantes para que argumenten sus políticas y rindan cuentas. También, en la medida en que las oposiciones pueden restringir el margen de acción del gobierno y hacerle contrapeso, pueden presionarlo para que sea más incluyente y compartir la carga de sus decisiones. Vemos que, en el Gobierno de Vicente Fox, hubo mayoría priista, no hubo un equilibrio con respecto al partido que lo postuló. En los siguientes sexenios López Obrador, en aquel entonces del PRD, ellos se dedicaron a criticar y demeritar cuanta acción buena se haya dado, en pocas palabras, desperdiciaron su tiempo, escaños y debilitaron tanto a su militancia hasta el grado casi de desaparecer al PRD como Partido.

El PRI gobernó 70 años, el PAN 12, y no llenó las expectativas del votante, haciendo creer que combatía la corrupción, en lugar de eso, se disparó la violencia y la inseguridad y se mantuvo la pobreza. Vuelve Peña Nieto con una agenda reformada, haciendo creer que era diferente al viejo PRI, pero desgraciadamente, siguieron las corruptelas, la incompetencia del presidente, eso junto con los gobernadores de este partido, todos juntos reventaron la ya débil confianza existente.

López Obrador mientras tanto, avanzó lento pero muy seguro, pronto dió voz a millones de votantes que estaban decepcionados de todo lo anterior, encarnaba las luchas de los mexicanos pobres, hartos de la impunidad, excesos, privilegios, corrupción y tanta pobreza. Esto lo convirtió en el candidato mejor posicionado sobre los ya rotos representantes de los partidos tradicionales.
A tres años ya de esta avasalladora derrota, los partidos de oposición PAN, PRI Y PRD, aún siguen sin realizar críticas en su interior que pudieran en algún momento provocar una reflexión en el que se pudiera ver una mínima manifestación de cambio positivo. El PAN como el “Representante más fuerte” lanza débiles críticas al gobierno sin resultar creíbles, cuando lo hace hacia las decisiones de AMLO, éstas no tienen eco en los electores y, más allá de recibir apoyo, se convierten en un búmeran que les recuerda lo que, a juicio de los electores, fue el mal trabajo que hicieron cuando estuvieron en el poder.

- Publicidad - HP1

Por más que se diga que no, el votante tiene memoria, y hoy por hoy, los partidos políticos tradicionales siguen siendo los causantes de los males que aquejan a este país. Son los que le han dado el poder a MORENA y lo siguen posicionando al quedarse callados en todo, por lo pronto el PAN (o sus representantes mejor dicho) como lo mencionaba en el artículo anterior, no quiere soltar sus privilegios, sus pluris y lo que solo importa a un reducido grupo de personas, razón por la cual es muy difícil afiliarse, es muy difícil participar y sobre todo, tienen terror involucrar más gente que en algún momento dado puedan ocupar sus tan privilegiados puestos (y sueldos).

Partido Acción Nacional, si no involucran a más personas, si no hacen de sus filas algo más sencillo, si siguen afiliando solo a aquellos que les sirvan para votar como a ustedes les conviene, y si como todo partido conservador no se abren al pueblo, si no hacen actividades de votaciones libres invitando a todos para tener mas participación, si no lo hacen, no solo están favoreciendo a López Obrador, sino que van a terminar desapareciendo y debilitando cada vez mas al partido y pues, para que culpar a este podrido partido en el poder, si no hay contrapesos, no hay manera de culpar a este podrido partido en el poder. Si la oposición (que no lo hace gratis) no levanta la voz y no se convierte en la voz de los mexicanos. La oposición en México va a ser la culpable de que el partido en el poder se fortalezca y continúe.

Hasta el párrafo anterior, se manifiesta la inclemente crítica hacia su cochinada de partido (PAN), del o la panista incómodo(a), misma que por provenir de sus entrañas tiene mucha más validez. Deseo puntualizar nuevamente, el o la autor(a) de estas colaboraciones, quiere lo mejor para su partido por eso denuncia las anomalías. En mi caso, tengo grandes amigos panistas, no estoy en contra del partido (PAN) sino de las familias que se han apoderado de él y literalmente lo están asfixiando. «El que pueda entender, que entienda»

Jose Cruz Pérez Rucobo
José Cruz Pérez Rucobo
Periodista y Crítico Político

Lic. en Economía por la UACJ. Me dedico al comercio como medio de subsistencia y al periodismo y crítica política como ejercicio lúdico. Soy un hombre de izquierda por naturaleza, cualquier cosa que ello signifique.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.