La mujer incómoda

“Sería mejor para ellos que no estuvieras, sería mejor que no preguntaras, sería mejor que no exigieras , sería mejor no denunciaras, sería mejor no pidas pensión alimenticia porque eres mucha mujer y puedes sola, sé digna, sé fuerte, aguanta, resiste”.

Hace algunos días escuche una denuncia por acoso de una mujer de un cuerpo policiaco en nuestra frontera, evidentemente fue anónima, pero estoy segura que muchos de estos comentarios llegaron a sus vulnerables oídos. Una de sus compañeras me dijo- “esto siempre pasa el problema es que no quiso con el jefe”. Y vaya que no querer con el jefe se convierte en un problema. 

Una eminente catedrática me escribió lo siguiente “hace un mes un cabrón en el Soriana me agarro una bubi, fui a buscar a su jefe y nadie me dio la cara”.

- Publicidad - HP1

Una fémina más que trabaja en una institución de salud me platicaba que hace un tiempo un compañero le envío una foto de su pene erecto, no supo que hacer. 

 Pero, “El problema de las mujeres está resuelto”, me dijo un hombre en una reunión de trabajo “solo hay que alzar la voz” finalizó su aportación.

 “Alzar la voz” pensé; entonces pareciera que están sencillo como tomar tus insultos y agresiones e ir poner la denuncia, o gritar en una plaza pública que fulanito ( jefe u hombre empoderado ) quiso contigo y tú no, convirtiéndote en un problema que la mayoría prefiere evitar.

Nadie piensa en que te quedaras sin empleo un tiempo, que muchos dudaran de tu palabra, que exhibirán tu muy particular forma de ser y que ocultamente denigrarán tu nombre así como lo hicieron cuando te violentaron.

Es muy probable que todos te expresen cuanto lo lamentan o que están contigo, pero nadie vendrá a pagar las cuentas de tu casa o los alimentos de tus hijos, ni les importa tu seguridad frente a un agresor oculto detrás de un disfraz de funcionario honesto u hombre de negocios mientras eres “valiente” y defiendes tus derechos. Así de fácil es alzar la voz en este país. 

En un país que dice promover los derechos de las mujeres cuando son los agresores del otro bando, porque si es nuestro macho habrá que disculparlo, cuidarlo, entender su naturaleza; y frente a esa secta proteccionista una mujer que decide, que defiende, que no quiere resistir ni esperar se convierte naturalmente en una mujer incómoda, entonces hay que neutralizar su participación, minimizar sus logros y por supuesto no volver a confiar en ella, pues no aguanta nada. 

En el 2018, 3 de cada 10 mujeres dijeron en la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones de los Hogares haber sufrido violencia por razones de género en el trabajo, reportó que de 399 casos solo el 1 % de estos casos se impuso una sanciona al agresor. Un 99 % de impunidad nos apunta que esta sigue siendo una práctica generalizada y que no hemos encontrado los mecanismos que puedan ofrecer reparaciones transformadoras de las relaciones de género que nos siguen afectando. 

Pero un dato más reciente y aterrador indica que en el 2020 el 98.6 % de los casos de violencia sexual no se denunciaron según la encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana y que además se estima que casi 5, 000,000 de mujeres fueron víctimas de delitos sexuales y acoso callejero.

La contrariedad nos abraza, nos dice lo fácil que es alzar la voz cuando vemos que cada vez menos mujeres lo hacen.

Pues el conjunto de mujeres que presenta el 98.6 % violentadas el 2020 saben una mujer se vuelve incómoda cuando se convierte en parte de un problema que sería mejor ocultar o minimizar, incomoda los espacios masculinizados cuando pregunta el rumbo que se tiene en los proyectos laborales de los que es parte, cuando tiene claro los cargos y posiciones que le corresponden y lucha por ellos, cuando denuncia, pide pensión, no es “digna”, y no es “fuerte”, y no “aguanta”, es incómoda porque por que no atiende a los intereses personales de alguien con más cargo y poder que ella. 

Rocio Saenz 2 sqr
Rocío Saenz
Renace Mujer | Website

Lic. En Comercio Exterior. Lic. En Educación con especialidad en Historia. Docente Educación Básica Media y Media Superior, Fundadora de Renace Mujer A.C. Directora de Renace Mujer Lencería, Consultora socio política de Mujeres.

InHouse