El día de hoy queremos hablarle sobre un área del conocimiento importantísima, que a su vez nos adentrará a una reflexión sobre el papel y la tinta, un medio que nos ha servido de comunicación desde hace siglos. Frente a un avance sin precedentes en la historia de la Humanidad: la digitalización de la información. Pues bien, aquella área, se encuentra en un limbo, sobre si es una ciencia o una disciplina; nos referimos a la Archivística. La cual se encarga de ordenar, clasificar y resguardar el documento. Quizá para usted, estimado lector, la archivística le suene a cajas de metal y anaqueles con papeles y folders viejos, sin utilidad alguna.

En este tenor, la archivística es pilar para la ciencia histórica aunque en la actualidad no está completamente desarrollada, debido a que algunos la argumentan como ciencia y otros como una disciplina encaminada a otras ciencias. La archivística se apoya de la biblioteconomía y hace una ordenación y catalogación de los documentos para ponerlos al servicio de la historia. El archivero tiene una técnica para el manejo de los documentos y también para su catalogación, lo que conlleva a que esté profesionalizado.

Quienes no la consideran ciencia, argumentan que es porque no tiene una serie de leyes que expliquen algo. Pero si sistematiza el conocimiento, tiene un campo específico de investigación que son los fonos y los archivos, tiene su método, tiene el fin de saber, de conocer profunda y sistemáticamente todo lo relacionado con los fondos y archivos de manera cognoscitiva y práctica. Para Romero Tallafigo considera que la archivística es la teoría científica sobre los archivos, que consistente en una técnica para lograr que el proceso de acumulación, conservación y servicio de la memoria, asentada en determinados soportes físicos y materiales, permanentes y durables funcione con eficacia y economía. Entonces la construcción de una ciencia archivística, como cualquier otra ciencia, se lleva a cabo basándose en una problemática. Que en esencia es la naturaleza del documento y la evolución del pensamiento historiográfico y la filosofía de la ciencia.

- Publicidad - HP1

A partir de los cambios que suceden en la historia con su método y teorías, la archivística también fue teniendo cambios propios, es decir: llega un historiador a un archivo y en vez de buscar un acta de cabildo del siglo XIX, busca una correspondencia entre personajes de la misma época que están relacionados con el acta de cabildo ya mencionada. ¿Qué pasa con el archivero y el archivo? Que al observar que las preguntas del historiador han cambiado para escribir otra historia, la archivística reordena su método y pienso que es allí donde se hacen preguntas como ¿todo documento es importante o solo los que tengan que ver con el estado e instituciones?, ¿Qué certeza tenemos que los documentos que conocemos son el testimonio directo?, si no lo sabemos, entonces estudiemos los documentos para comprobar su origen y autenticidad.

null
Foja del Archivo Histórico Municipal de Ciudad Juárez.

Ahora bien, ¿qué retos tiene la archivística en la era digital?, al menos en países como España, los archivistas se han preocupado por digitalizar todo su acervo.

Continuar invirtiendo en la preservación del documento, pero hacer llegar a la mayor parte de la población, los documentos históricos. Algo que hace 10 años era impensable. Ya que, en esa lógica, si el archivo se mantiene de recursos públicos, entonces que la gente vea en que se van sus impuestos.

Algo similar merece tener Ciudad Juárez con su archivo, los testimonios de la memoria escrita son interesantísimos y su lectura transporta al investigador a un Paso del Norte tan distinto; bárbaro, apasionado, agreste, hospitalario y aventurero, que de no ser por aquellas materias llamadas papel y tinta, permaneceríamos en una amnesia permanente.

¿Cómo es posible que algo tan frágil conserve de 10 a 1000 años de información? La cual es inamovible salvo por accidentes, pero si a un ordenador le cae agua o no se actualiza ¿qué pasa con la información?

Algo tendrán que hacer los estudiosos de la historia para llamar la atención del público, porque la historia es del pueblo y si se investiga sin pensar en eso, entonces todo queda en vanidad intelectual.

Marduk Silva
Marduk Silva
+ posts

Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Profesor en Preparatoria Lobos de la Universidad de Durango Campus Juárez y en la Escuela Preparatoria Luis Urias.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.