¡Hay con que…!

Ha sido inevitable qué a una semana de los comicios electorales, aun sigamos hablando de temas que se han derivado de estos.

Particularmente por la, hoy famosa, frase de Marko Cortés: ¡Hay tiro en 2024, hay con que…! 

Cientos de líneas, artículos, columnas y comentarios en medios tradicionales y digitales se han vertido la semana pasada a propósito de esta desorientada expresión, todos en mayor medida en el sentido de la falta visión de su realidad en tiempo presente. 

- Publicidad - HP1

Justo así, caricaturistas, inclusive, han esbozado la imagen de un Marko Cortés y un Alito Moreno en el momento justo en que se habla sin razón, desorientado, tras un knock out

De lo que no se ha hablado es que el verdadero triunfador es el desánimo. El desinterés manifestado en el brutal abstencionismo del electorado que decidió no salir a votar el domingo pasado ronda el 55% del padrón electoral.

Se asume que ese 55% del padrón electoral corresponde mayormente a las zonas de clase media y superior que dejaron solos a sus candidatos, presumiblemente los de Va x México, porque si se tratara de simpatizantes de Morena, la oposición ya no tienen nada que hacer.

Otro dato pasado por alto es que los objetivos a partir de ya son distintos para los amigos de Claudio X. González

El PRD, por ejemplo, está en cuidados intensivos, intubado y con vida artificial. Su único objetivo es sobrevivir y hará lo que le diga el PAN para que le ayude a pagar la cuenta del hospital y tal vez del funeral.

El PRI es el único que está pensando en el 23, no el 24. En el corto plazo todavía tiene que perder y es menester conservar el Estado de México si quiere tener algún valor para la alianza. 

Mientras tanto su dirigente nacional, Alito Moreno, ya pone las barbas a remojar, pues habrá de enfrentarse al Consejo de Sion PRIista esta semana.

Muchos apuestan a que salen convocando elecciones internas extraordinarias o proponiendo un sucesor interino con los tamaños para rescatar lo perdido.

MC, con Jalisco y Nuevo León en su «bolsa», apacible y valiente, considera qué ya tiene gallo ganador y se reserva sin hacer aspavientos, pero llegará al 24 buscando retener «Jalisco» y conquistar la presidencia. Demasiada carga para un solo momento electoral.

El PES y el PVEM acompañan al PRI en cuidados intensivos y su pronóstico es reservado. Solo el Verde saldrá airoso en el 24, pero sólo porque San Luis Potosí no estará en juego. 

Dejé, a propósito, al PAN al último. 

Ya tiene los ojos puestos en el 24 y ha abierto al crisol de las expectativas públicas a algunos «pretendientes y pretendientas» a la silla del águila, entre los cuales figura nuestra recién electa gobernadora, María Eugenia Campos Galván.

Corrupción es corrupción, el verdadero cáncer de nuestro país y de nuestro Estado. No lo perdamos de vista.

Tener privilegios es corrupción, desde los privilegios menores como no hacer fila para esperar el turno para realizar un trámite hasta el recibir negocios o terrenos del gobierno a base de triquiñuelas.

Se lo dije hace un año y lo repito ahora, la gobernadora en realidad nunca quiso gobernar Chihuahua, siempre ha sido un escalón para su verdadera ambición personal.

Hoy por hoy, nos queda a deber, en Ciudad Juárez, desde la conclusión del tramo del puente de las Torres y Zaragoza, la definición del BRT, eso sí tirándole con todo a Corral, pero adjudicándose la obra al renombrarla, maquillarla y darse el raid, con bombo y platillos, en un camión que aún no está disponible para la ciudadanía.

Nos debe seguridad, que pretende acallar con una Torre Centinela que salió de la manga a la luz pública ante los cuestionamientos de Gregg Abbott, el gobernador de Texas.

En este tema, mis cuestionamientos siempre habían sido ¿Por que ahi? ¿Con qué dinero? ¿Con qué confianza en los elementos los operarán?, pero ya no es tema. 

La gobernadora ha cedido a las presiones de los comerciantes de la zona y ahora tiene el proyecto de un edificio inteligente sin un terreno donde construir. 

En realidad para controlar la seguridad no se necesita unidad de inteligencia en un edificio inteligente, sino voluntad política, véalo usted con claridad con los tres niveles de gobierno aventándose la papa caliente uno a otro, parafraseando la vieja máxima del caudillo mexiquense Enrique Peña Nieto: ¿Y yo por qué? 

La respuesta es fácil, conocían el problema, se aventaron el ruedo con la vajilla rota prometiendo repararla y ahora les toca poner la nueva. 

Además, si hay con qué, queremos verlo, los ciudadanos, en el rubro de la seguridad particularmente y no me refiero a ver a la gobernadora paseando con un convoy para resguardarla, sino a la seguridad que cada ciudadano debe sentir para caminar por sus calles con confianza, a la seguridad que debe sentir cada mujer al salir de su casa, a la seguridad qué cada padre y cada madre deben sentir cuando sus hijos salen de casa. 

Hay mucho qué decir y que esperar del Juicio al Ex Gobernador, del replaqueo, las foto multas, el aumento a las casetas y al agua, la disponibilidad del agua misma, de la generación de empleo y desarrollo integral de las vialidades y un largo etcétera qué deben ser resueltos antes de pensar siquiera en otra candidatura. 

Pero esa es otra historia… 

David Gamboa
David Gamboa

Lic. en Mercadotecnia por la UVM. Es un profesional del Marketing Digital y apasionado de las letras. Actualmente es Editor y Director General de Juárez a Diario y Consultor en temas mercadotecnia.