GEN Z: Rebelión en la Granja

Aprovechando la llegada de la Feria del Libro a esta frontera, viene a mi mente aquella novela de George Orwell que tanto le gustaba al entonces candidato Andrés Manuel López Obrador, -hoy Presidente de la República- mencionar sobre que eso ocurriría desde el primer día de su gobierno, o como suelen llamarle sus seguidores, la cuarta transformación.

El contexto en el cual basaba esa aseveración, era aquel en el que el pueblo “bueno y sabio” expulsaría a la clase corrupta del gobierno, y tomaría el futuro del país en sus manos. Creo que posiblemente el Presidente no concluyó la lectura de dicha novela, o planea terminarla en 14 años al igual que su licenciatura, pues olvidó mencionar que en ella, los animales que se rebelan e instauran su nueva forma de organización, terminar por crear una tiranía peor a la que expulsaron. ¿O será que ya vamos descubriendo las verdaderas intenciones de esta cuarta tranformación?

Lo que sí es un hecho es que con la renuncia de dos secretarios de Estado, y las pésimas decisiones de este gobierno federal en materia presupuestaria y de inversión, la popularidad del Presidente cae drásticamente. El tema que hoy me compete, es el de la renuncia de Germán Martínez a la Dirección General del Instituto Mexicano del Seguro Social.

- Publicidad - HP1

El otrora panista, quien se jactaba hace unos meses desde la tribuna del Senado de la República de haber apoyado a un modelo presidencial, contrario a uno gerencial como el que proponía el “prian”, hoy tiene que asumir las consecuencias de la estulticia que proviene desde Los Pinos.

Probablemente un gerente hubiera podido llevar a cabo una mejor administración de los recursos para el IMSS, pero Germán quería un Presidente. ¿O cómo era? El caso es que la carta en la cual el ex Director de este Instituto, ex panista, ex miembro de la mafia del poder, inmaculado por el manto sagrado de López Obrador, explica sus motivos para dejar el cargo, es imperdible y refleja lo que este gobierno junto con toda la ideología de izquierda busca: diseminar la pobreza y estampar en el colectivo la idea de que tener dinero es malo.

Profundicemos la carta. En los primeros párrafos, Martínez Cázares menciona su oposición a un excesivo control de los recursos en el Instituto, pues se trata de un ejercicio presupuestal sumamente volátil que puede erogar más recursos en un mes que la UNAM en todo un año. Después viene lo fuerte; acusa a Hacienda de un intromisión perniciosa en el IMSS, y por ende, un entorpecimiento en su prestación de servicios de salud.

La rebelión en la granja comienza a estallarle en las manos al Presidente de la República. La pelea entre funcionarios de gabinete, más que en el concepto ideológico, lo es en lo práctico. Según Martínez, Urzúa (secretario de Hacienda) lleva a cabo acciones neoliberales, pues entre ahorro y ahorro, recortes de personal y de presupuesto, “el cargo importa más que el encargo”.

Martínez alude y una otra vez, la necesidad de cambiar el paradigma del ejercicio del IMSS y de humanizarlo de fondo, a favor de los más necesitados, pero contrasta con el hecho de que este nuevo gobierno fija su atención en aspectos meramente burocráticos y vacíos. Entre las principales problemáticas destacan:

  • Trabajadores sin certeza laboral
  • Rezago brutal en infraestructura
  • Pagos a proveedores en retraso

Tal parece que la realidad dista mucho del discurso ofrecido en campaña. La cuarta transformación viene cargada de incongruencias, pues mientras en casi todos los estados se reporta desabasto de medicamentos, al baseball se le asignan partidas millonarias del presupuesto público.

Además, el delegado federal en Jalisco, Carlos Lomelí, impuesto desde Los Pinos, fue descubierto por Mexicanos Contra la Corrupción por montar un emporio farmacéutico, en el cual empresas de su propiedad y de familiares han ganado por medio de adjudicaciones directas, contratos con la federación para surtir medicamentos a sobreprecio. El monto de estos asciende a los 164 mdp.

La corrupción sólo es percibida si el “prian” la realiza. Si es AMLO, no existe. No bastó con esto. No bastó con aniquilar el programa de estancias infantiles, con recortar recursos a Conacyt y turismo; Andrés Manuel López Obrador también percibe al sector salud como no prioritario. Todo indica que este esquema de crear una red clientelar que reparta dinero a diestra y siniestra, que le sirva de botín político es más importante.

La carta termina con una exposición lapidante; por ello, comparto textual las palabras de Martínez Cázares: “los niños que padecen cáncer y esperan su tratamiento, quienes viven a la espera insulina, las poblaciones de la diversidad sexual que reclaman antirretrovirales, y los millones de enfermos que se atienden en nuestra clínicas y hospitales, no merecen de un minuto de rebatingas de poder”.

Finaliza manifestando su apoyo al Presidente, pero su deseo de renunciar. Claro, no podía ser de otra manera. De ser así, el hoy cargo que tiene como Senador no hubiera sido posible. Expuesto el planteamiento del manejo del recurso en el gobierno federal, hoy López Obrador está llamado a rectificar. Se acaba la luna de miel dentro del gabinete. Se cae la aprobación.

La rebelión en la granja, ha comenzado.

GEN Z | Rebelión en la Granja Vol. II

Luis Carlos Caniano
Luis Carlos Casiano

Lic en Ciencia Política. Diplomado en Políticas Públicas y Prevención del Delito. Estudiante de Maestría en Administración Pública. Funcionario público municipal.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.