GEN Z: Defendamos Juárez sin Odiar al Migrante

«¡Estoy furiosa contigo! ¡Eres nuestro representante! ¡Victoria Caraveo Vallina, que paga tu sueldo!»

Así empezó su furioso reclamo al diputado panista Miguel La Torre, la ex candidata a la presidencia municipal de Ciudad Juárez en 2016 por el PAN, Vicky Caraveo.

El incómodo incidente, -celebrado por unos, que consideran a Vicky de una valentía admirable, y criticado por otros, al calificarla de oportunista e histriónica-, fue motivado tras la presentación en el congreso del estado de la polémica iniciativa del diputado La Torre de destinar el 2% del fideicomiso de puentes fronterizos para atender la crisis de migración que vive nuestra ciudad tras la intensa ola de latinoamericanos que han llegado a la frontera buscando cruzar a los Estados Unidos.

Ciudad Juárez ha sido azotada durante décadas por gobiernos estatales y federales que han decidido ningunear, en innumerables ocasiones, las peticiones de otorgar mayores recursos a esta frontera. Para nadie es sorpresa que Juárez aporta la mayor parte de los recursos de los que dispone el gobierno del estado (y buena parte de los que utiliza la federación) y, de ellos, apenas y 5 centavos de cada peso le son regresados a nuestra ciudad.

- Publicidad - HP1

Hombres ilustres como Antonio J. Bermúdez abrazaron la misión de vida de luchar por lo que es justo para Juárez. De ahí que diversos programas con incentivos fiscales fueran gestionados ante las máximas instancias federales, tal es el caso en su tiempo del PRONAF, que fue implementado en 1961 por el Presidente López Mateos y dirigido por el propio Antonio. Gracias a tales luchas y gestiones, es que Ciudad Juárez se ha convertido en una ciudad próspera, tierra de oportunidades para sus ciudadanos, así como para migrantes nacionales e internacionales. Sin embargo, pese a los múltiples esfuerzos a través de la historia, no ha sido posible terminar con la inequidad e injusticia con la que la federación ha golpeado a nuestra frontera.

Por todo lo anterior es que, cuando en 2016 el Presidente Peña Nieto anunció que la federación otorgaría a Ciudad Juárez los recursos del Fideicomiso de los Puentes Internacionales, miles de juarenses celebraron la noticia que finalmente materializaba, en los hechos, el reconocimiento tácito del gobierno federal a la histórica lucha de los juarenses por lo que nos corresponde.

En ese sentido es que, sin lugar a dudas, causa una profunda molestia que de buenas a primeras un desconocido para Juárez como lo es el Diputado Miguel La Torre, -quien desconoce la problemática de nuestra ciudad y que, por si fuera poco, ha crecido y hecho su carrera en la capital del estado-, llegue con la mano en la cintura a querer ofrecer el dinero de los juarenses para lo que le venga en gana. Por muy justa que sea la causa que promueva. Más que intentar disponer de lo que es de Juárez, lo que verdaderamente debería de hacer el diputado es subir a tribuna para exhortar enérgicamente al Gobernador Corral gestionar ante la federación los recursos que Juárez necesita para resolver el fenómeno migratorio. Su pretensión de utilizar lo que es nuestro como juarenses y que tantos años nos ha costado resulta oportunista, irresponsable y ofensiva.

Así pues, aunque no cabe duda de que la propuesta de La Torre es desafortunada, es necesario recordar que Ciudad Juárez ha demostrado a lo largo de su historia ser cuna de oportunidades y tierra de hospitalidad. Por ello ha extendido sus brazos a gente de todas partes del país e incluso del mundo, brindándoles todo tipo de ocasiones para buscar su desarrollo personal y su prosperidad. Los juarenses somos gente noble, trabajadora, y siempre dispuesta a servir al prójimo. Por ello es que debemos evitar a toda costa que nuestra molestia contra iniciativas tan lamentables como la comentada en este espacio, nublen el corazón humanitario que nos caracteriza.

Al mundo le ha costado mucho sufrimiento, guerras y sangre, aprender de los nacionalismos radicales que han intentado dividirnos como humanidad, construir pozos profundos a la generosidad y templos al fanatismo. Hoy resultan preocupantes las corrientes populistas de la más recalcitrante xenofobia, que se fortalecen cada día en Europa, América del Norte e incluso Latinoamérica. En ese sentido es que, pretender utilizar (o confundir) la lucha histórica de los juarenses por los recursos que nos pertenecen, para lanzar un movimiento xenófobo anti inmigrante en nuestra frontera como el que se plantea Vicky Caraveo, resulta alarmante y reprobable a toda costa.

El fenómeno migrante debe resolverse con diligencia, prudencia y desde el prisma del amor al prójimo. Juárez debe defender sus recursos de quienes atenten contra ellos, como La Torre, pero también debe subir la guardia contra los oportunistas que busquen cambiar la naturaleza de su corazón hospitalario.

¡Exigimos a las autoridades de los tres niveles de gobierno que gestionen soluciones pacíficas al fenómeno de migración en nuestra frontera y contribuyan a resarcir el crispado ambiente de nuestros conciudadanos!

Hiram Hernandez Zetina
Hiram Hernández Zetina

Economista de la UNAM. Presidente del Consejo Nacional de Tecnológicos y Universidades del Partido Revolucionario Institucional. Ex candidato a Diputado Federal por el distrito 4 de Ciudad Juárez


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.