Entre informar, interpretar y opinar… el linchamiento mediático

Un tema delicado, escabroso, de difícil cumplimiento y de muy amplio radio de opinión y análisis dependiendo del cristal con que se mire y el interés que se persigue y sobre todo como se utilice para el objetivo final al investigar, informar, opinar, linchar.

En los medios podemos diferenciar tres tipos de géneros de comunicación: género informativo, género de opinión y género interpretativo, este último surge como género híbrido entre la información y la opinión y adopta distintas formas de comunicar de los comunicadores de los medios.

La información, la interpretación y la opinión que encontramos en los medios buscan enriquecer nuestra visión de la actualidad o vendernos una opinión como verídica, son actitudes y géneros que se complementan pues cada uno desempeña sus propias funciones, pero el problema surge si el lector confunde una opinión personal (o busca se provocar la confusión) de un colaborador del medio con un dato informático que se supone objetivo y veraz, como también con la información e investigación nula o suficiente el colaborador busca que su opinión intencionalmente quede como información verídica, todo se logrará dependiendo de la LINEA DEL EDITOR y del rating del comunicador.

- Publicidad - HP1

Y nos enfocamos a la opinión, que para el filósofo Parménides de Elea, opinión es la idea subjetiva y confusa acerca de la realidad que se opone al conocimiento teniendo este como verdadero, es un Juicio formado a través de la percepción por medio de los sentidos, o sentimientos, pero conjeturas al final.

Las conjeturas que fluyen hacia puntos de vista, o de opinión, regularmente siempre no tienen la verdad absoluta sobre algún tema, es decir se puede cuestionar y del mismo modo cabe la posibilidad de encontrar desaciertos e inexactitudes, puesto que no poseen una evidencia exacta. Las opiniones son individuales y pueden generar polémicas, porque generan argumentos a favor o en contra del tema que se esté hablando. Las opiniones pueden tener argumentos o no, pero mayormente las opiniones bien argumentadas suelen tener mayor credibilidad aun siendo mal intencionadas, dependeran de la habilidad de mentir y argumentación del comunicador.

Por lo tanto en los medios mas importantes del paísregularmente siempre predomina opinión personalísima que no es otra cosa más que  un criterio individual de un tema determinado, la cual puede que no tenga un argumento específico.

Por supuesto al final, y antes de su publicación, está la opinión editorial que es la evaluación de un tema por parte del medio de comunicación tal como se transmitirá en su página editorial por hablar de un ejemplo.

La información verificada y la argumentación (aportar razones para defender una opinión) en consecuencia forman parte sustantiva de la veracidad que se requiere para ser transmitida en una opinión para que tenga sustento y credibilidad, la carencia de ello, o tergiversada intencionalmente cae en la manipulación, en el linchamiento, en el engaño, en la mentira.

Es por ello que se está buscando que las comunicaciones en los medios forzosamente lleven la declaratoria de información u opinión para que con ello el lector pueda identificar y formar su criterio en la aceptación de la lectura, o escucha, y asumirla como veraz bajo su riesgo y voluntad.

En un linchamiento no hay información y, si la hubiere, proviene de fuente de altísima duda y veracidad por lo tanto no es sustentable por carecer de la información fuente que asume la responsabilidad de transmitirla y como consecuencia la argumentación será manipulable al cristal con que se mira la opinión, es desechable, es de corto alcance, insostenible pero causa daño.

Ya el 20 de Enero en este mismo espacio escribía una columna titulada “El Linchamiento Mediático, un recurso político perverso” (https://www.adiario.mx/plumas/linchamiento-mediatico-un-recurso-politico-perverso/) donde enmarcaba lo dañino y profundo que es el linchamiento mediático en nuestra sociedad.

Existe un gran dilema entre todos los que ejercen su profesión en los medios de comunicación que es entre aceptar o no la propuesta de que las comunicaciones en los medios indiquen claramente si es información o es una opinión.

Los medios, en su gran mayoría y los más poderosos, promueven el engaño y la manipulación a través de OPINIONES como si fuesen resultado de investigaciones sustentadas que arrojaron información para otorgar una OPINION, utilizando la fuerza y penetración del que firma la opinión en el medio de comunicación por supuesto con la finalidad de hacer daño, de linchar, de manipular y cambiar opinión publica, engañar con cifras inexistentes o a media verdad pero aprovechando los ratings de los que la firman, nunca exhibiendo argumentos ni resultados de investigaciones o, en el mejor de los casos seria declarar la fuente, que es un derecho del comunicador el no hacerlo, es secreto profesional del que se abusa.

Por lo tanto el consumidor de los medios de comunicación al saber que es una OPINIÓN PERSONALISIMA estaría en la posición de aceptar o rechazar y esto es, precisamente esto, lo que tratan de evitar algunos periodistas de alto rating y medios de comunicación, no estan de acuerdo con ACEPTAR y si en rechazar la declaratoria en las publicaciones en los medios de como INFORMACIÓN O OPINION.

Declarar es información para el consumidor de medios y declarar que es opinión personalísima del comunicador le dará la oportunidad, de inicio, de poder justificar su aceptación del mensaje.

Tarde que temprano se tendrá que regular los medios para acotar las mentiras, los linchamientos, es sano señalar que esta es mi opinión, seguro estoy que no será en este sexenio.

Una comunicación puede ser dada a confundir como verdad absoluta la opinión del comunicador, pero si se declara que es OPINION,  la cosa cambia.

Es incuestionable la habilidad de algunos de los medios modernos y tradicionales de comunicación muy importantes en el país para manipular la información dependiendo de sus muy particulares intereses (Línea Editorial) y muchas veces totalmente alejados de la verdad, o con diferentes interpretaciones a las realidades persiguiendo hacer daño cuando lo hacen.

Con la OPINION manejada como información y empatada con los intereses de los medios de comunicación han construido y vendido como verdaderas candidaturas presidenciales y gubernaturas, y las han hecho triunfadoras.

Más ejemplos de lo aquí expresado, UN MEDIO MUY IMPORTANTE del norte señaló en sus páginas más importantes de su tiraje diario que si se lograba la REFORMA ELECTRICA del presidente y si no se le RENOVABA un contrato a la empresa IBERDROLA habría apagones, nunca dijo que era su OPINION y la manipuló como una realidad inevitable, CFE de inmediato los desmintió con argumentaciones y sustentos, demostró que era un MENTIRA, una opinión sin sustento.

Otro dato, el Gobierno de Nuevo León culpó a PEMEX de la altísima contaminación de la zona conurbada de Monterrey, los medios de comunicación muy importantes del norte del pais le dieron vuelo a la noticia.- Días después sale un estudio medioambiental en donde señala como el principal CONTAMINADOR a IBERDROLA, esta noticia no fue difundida con la misma fuerza que cuando acusaban a PEMEX.

A IBERDROLA los medios de comunicación opositores al presidente la venden como generadora de ENERGIAS LIMPIAS, un engaño.

La libertad de expresión debe prevalecer indiscutiblemente pero con responsabilidad… es mi opinión.

sabido
Raúl Sabido

Egresado de la Facultad de Comercio y Administración por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Su desarrollo profesional ha sido en empresas privadas en posiciones directivas donde a logrado acumular 42 años de servicio.

InHouse