El payaso Fifí de Brozo

Insultar al pueblo de México en sus niveles medio y bajo para nadie sensato es una buena fórmula política y de comunicación, puedes estar en contra del liderazgo que ocupa hoy Palacio Nacional pero jamás puedes menospreciar e insultar a tantísima gente solo porque las políticas de austeridad y anticorrupción te afectaron el bolsillo y menos siendo una figura importante en los medios de comunicación, es mortal una actitud de esas y el Payaso de Brozo se las aventó a pecho abierto… Mas “indejo” no pudo haber sido.

“Chamacos, ¿quieren que les cuente un cuento?”

Con esa expresión el payaso de Brozo comenzó su peregrinar por las preferencias del público, un público de la clase media, media baja y baja de la audiencia televisiva en la cual logró conquistar en el transcurso del tiempo y consolidándose cuando inicia como el Analista Político y realmente incursiona en la televisión ya con la autoridad de su rating televisivo alcanzado y con ello sube su audiencia a la clase media alta, manteniendo la preferencia en los demás estratos sociales que ya había conquistado, realmente causaba buena impresión escucharlo, gustaba oírlo.

- Publicidad - HP1

Sin embargo, siempre ha sido un payaso que genera polémica la cual provoca y genera con sus actitudes y dichos convirtiéndose en el centro de una gran polémica cuando siendo gestor de todo un escándalo nacional, trapero con el involucrado, mentiroso e hipócrita con tal de lograr su cometido que sería perfectamente bien remunerado, el Escándalo Bejarano.

Destacado payaso comunicador al haber obtenido la primicia para su noticiero del video escándalo de René Bejarano, diputado en funciones y coordinador del PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, donde presuntamente Bejarano es responsable de actos de corrupción al presentar en vivo, el 3 de marzo de 2004, un video, previamente entregado en el mismo programa por el diputado federal del PAN, Federico Doring, donde se observa a Bejarano, recibiendo fajos de billetes de manos del empresario argentino, naturalizado mexicano, Carlos Ahumada… los cinco minutos de gloria del payaso de Brozo, al servicio de Carlos Salinas y de Diego Fernández.

Cuando hubo un ataque hacia su compañera de programa Marisa Rivera, periodista y compañera de programa por medio de la red social Facebook, al aire, Brozo dijo: «Yo le digo a esta persona: ya estamos sobre ti, ya todos los instrumentos que hay en la empresa (Televisa) y en la justicia mexicana, ya estamos muy cerca de ti. Hazte a un lado, brincate, llégale como quieras, estamos muy cerca, si te metes con uno de nosotros, te metes con todos… Tremenda prepotencia.

Todo esto en alusión a que un usuario de Facebook había usurpado el nombre de la periodista y estaba haciendo comentarios que eran ajenos a la opinión y punto de vista de esta colaboradora.

Muchas anécdotas y hechos son los que hablan del payaso Brozo como un engreído, petulante y prepotente, pero que le caía bien a la gente, principalmente al populacho y a los clase medieros, era su fuerte presencia en la televisión lo que le valía tener la aprobación de ellos y esto elevaba su rating, venido a menos con el tiempo.

En los grandes escándalos donde ha participado por supuesto su beneficio económico estaba tras bambalinas, el payaso Brozo se ha prestado a los intereses que le pagan, no podemos hablar de una riqueza personal en base a su trabajo de payaso, no, es un payaso al servicio del que mejor paga y del chayote.

La actitud del payaso de Brozo es proveniente del dolor que les causa a su corriente y línea política el triunfo de López Obrador, es el resultado de la quita del Chayote, de la quita y reducción de los recursos de publicidad que en pocas palabras se reduce al máximo en que los medios tradicionales y no reciben ya los millonarios recursos que recibían con los sexenios anteriores y eso, por supuesto, pega a los bolsillos personales de todos esos personajes de la farándula de la comunicación.

Pero de ahí a mencionar el payaso de Brozo que la gente son unos proles ignorantes “come mierda” es otra cosa, es lo que le afloro del elitismo estúpido que él cree que pertenece, es el resultado de no tener los pies sobre la tierra y de sentirse un ser superior con capacidad intelectual mayor a todos los demás que lo lleva a ser ciego, torpe y estúpido que duerme en una nube al cántico de las sirenas hechiceras del infierno que en cualquier momento se le convertirán en chamucos con tremendos trinchetes que ante cualquier traspiés como, el que dio, se cae hasta el suelo como le está sucediendo, y le seguirá sucediendo, ahora en sus redes, por lo pronto.

Nadie puede expresarse así de los que mayoritariamente conformamos esta sociedad, la petulancia del payaso de Brozo lo pone en la exacta dimensión del Fifí que está enojado con la situación de libertad y de moralidad que se intenta impulsar en el país, sabe que la moralidad anticorrupción lo pone en dilema de escasez de dinero para sobrevivir y la cancelación de la publicidad lo pone en agonía financiera, es por eso que vociferó en contra de su propio auditorio, escupió para arriba el payaso de Brozo, perdió el piso.

A todos los detractores de la 4T los trae muy enojados porque verdaderamente están siendo muy afectados en sus privilegios, no tenían el alcance de hasta dónde podrían hacerlo y eso los lleva a actitudes como las del payaso Brozo.

No han alcanzado a entender que los votos suman y todos valen uno con el mismo peso seas del estrato social que seas, TODOS los votos valen lo mismo y eso los trae muy enojados, el que barre en una oficina su voto vale lo mismo que el del hombre más poderoso de México.

Pobre Brozo entre más oso más baboso.

 

sabido
Raúl Sabido

Egresado de la Facultad de Comercio y Administración por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Su desarrollo profesional ha sido en empresas privadas en posiciones directivas donde a logrado acumular 42 años de servicio.