Es de entenderse que cuando uno se equivoca puede rectificar de inmediato pero una cosa es rectificar de buena fe y otra muy diferente “rectificar” perversamente en busca de un objetivo definido cuando antes de “rectificar” ya te habías beneficiado de su supuesto error o acción pretérita envuelta en una acción oculta de engaño y perversidad, cuando se oculta el verdadero conjunto de acciones diferentes a lo que declaras intentando hacer sinergia con la contraparte, aparentemente.

Hay que aclararle al señor Alcalde Suplente Rodolfo Martínez y en forma por demás contundente que cuando se construyó Las Misiones se presentó el proyecto de acuerdo al Reglamento de Construcción de Desarrollo Urbano Municipal y ahí se especifica claramente lo referente a los estacionamientos gratuitos.

En efecto, en 2015 realizó la venta de los 173,000 metros cuadrados de Las Misiones entonces es afirmativo que ya en esos tiempos él cobraba los estacionamientos públicos y como él fue, o su familia, quien pidió la autorización para construir, se debió sujetarse al Reglamento de Construcción Municipal al momento de la venta del inmueble (los permisos van anexos) y los nuevos propietarios conocen de ello.

- Publicidad - HP1

Si los vendió por separado, ahí existe mala fe o tal vez un fraude, si los vendió como un solo ente entonces no es responsabilidad de él o su familia los hechos que hoy reclama la sociedad Juarense. Es tan simple como exhibir las escrituras de venta y se acaban los señalamientos, que no le juegue al vivo ni se haga el mártir que nadie está tratando de golpearlo, se exhiben los abusos de poder, no se haga el inocente, porque bien cobraba lo que hoy dice que está de acuerdo en no cobrar.

Ahora bien, y para desgracia de los Alcaldes, titular y suplente, solitos se exhiben como perversos porque el poder de ordenar el cumplimiento de la ley y los reglamentos lo tienen y si ambos están en desacuerdo con el cobro de los estacionamientos de Las Misiones simplemente se ejerce la ley y se acaba el problema, sin tanto circo y teatro de mal gusto…

Poner a prueba a la sociedad es un mal negocio para cualquier político y más cuando las muestras las tienen ambos alcaldes en carne propia cuando perdieron la elección del Julio 2018 donde más del 50% de los Juarenses le dijeron no más a Armando Cabada y a Rodolfo Martínez y remontar esa experiencia es más que difícil, y sin ninguna posibilidad para ninguno de los dos.

Simplemente, como lo hemos dicho desde el inicio de esta situación, APLIQUEN la ley y los reglamentos y asunto concluido, pero el resistirse a aplicarlos es el sinónimo de complicidad y de intereses mezquinos y entonces, y en base a este concepto, ¿porque no lo hacen?

Rodolfo Martínez y Armando Cabada “dicen” estar en desacuerdo con el cobro, pero no hacen nada por concluir el problema aplicando la ley como desde el principio se les mencionó… hasta hoy es puro “perico” de ese que se habla, no del que se inhala, no sea mal pensado…

Entonces…. ¿Qué les falta a Armando Cabada y a Rodolfo Martínez para aplicar la ley en el asunto de Las Misiones?

Que se dejen de cuentos chinos, este par de señores se creen más listos que los ciudadanos y que nos pueden engañar. No se han percatado aun que por ello están naciendo grupos como La Resistencia, que no se hagan los importantes argumentando que se les quiere golpear porque son ellos quienes solitos se ponen y se golpean. De ese tamaño es su estatura, se auto flagelan con su inteligencia política.

La Resistencia ya puso la denuncia ciudadana para que actúen en consecuencia haciendo cumplir la ley y los reglamentos, están más que obligados hacerlo y no es lo mismo a que te obliguen hacerlo a que lo hagas de voluntad propia, es un mundo de diferencia señores Alcaldes.

¿Cómo se le puede creer a una autoridad ya señalada como corrupta como son las autoridades de Juárez? Por supuesto que de ninguna manera y mucho menos dar confianza, el asunto LAS MISIONES y EL CHAYOTE Duartista los han puesto en su exacta dimensión de lo que son.

Cada vez sale más porquería de este asunto de robo de gasolinas de los ductos, Refinerías y Depósitos de PEMEX, hablar de hasta un 80% de Huachicol en las estaciones de servicio habla de lo estructurado que estaba la red de gasolineras y los Huachicoleros.

Chihuahua no es la excepción ni son hermanitas de la caridad los gasolineros y algunas empresas transportistas, pronto sabremos la magnitud del negocio Huachicolero en Chihuahua y quienes, principalmente en el centro del estado, estaban involucrados.

Chihuahua no tiene desabasto hoy de gasolinas por la cercanía de los centros de Distribución de El Paso Tx., pero también es muy cierto de que hay gasolineros honestos y visionarios que hoy aprovechan todos los beneficios de la importación directa y los transfieren a los ciudadanos con gasolinas diferentes a las de PEMEX.

En Juárez el Grupo De la Vega y su empresa PETROL, que quieran o no quieran, es ejemplo hoy en el negocio gasolinero. Por eso las largas filas en sus gasolineras: por el precio y el producto que están vendiendo aunado a sus puntos de venta con Superette junto a Petrol, siendo sinónimo de éxito en esta frontera, se puede ser político o funcionario público y no necesariamente ratero para generar riqueza.

Ojalá aprendieran de ello los empresarios que hoy son autoridad en Juárez y que fueran empresarios y funcionarios mas no rateros y mañosos.

El dinero de los contribuyentes sustraído por los funcionarios y empresarios los marca como corruptos y esa marca, una vez señalados, difícilmente se quita y mucho menos en estos tiempos donde el combate a la corrupción es frontal.

“En México el mérito no se premiaba. Se premiaba el robar y el ser sinvergüenza. En México se premiaba todo lo malo y lo corrupto, y eso lo vamos a erradicar”.- La Resistencia.

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.