Uno de mis ejercicios favoritos en el análisis político es el de contrastar el brío, la fibra y corpulencia de las diversas fuerzas que coexisten en una demarcación, territorio; y anticipar un poco los riesgos que pudiesen turbar la gobernabilidad de un municipio, entidad, país, etc.

No sólo eso. Ubicar su poderío, de manera sistemática, para diagnosticar sus posibilidades en el juego del poder.

Es un poco entrarle al juego de las probabilidades.

- Publicidad - HP1

En estos ejercicios donde las relaciones de la gobernabilidad existentes entre el Estado, la economía, los organismos civiles, partidos políticos y grupos de poder, mueven a la sociedad, es imperativo conocer de antemano, quienes son y que armas portan.

En este ejercicio, se esbozan algunos de los principales elementos que subyacen en las estructuras de gobernabilidad para posteriormente analizarlas en forma separada.

Muchos factores determinan el equilibrio social y político de un Estado. El poder no sólo es arribar a un cargo público, están ahí el dinero del mercado, las formas de creencias de la sociedad civil, el sector privado, los partidos políticos, los medios de comunicación, las redes sociales, los grupos de poder y el gobierno o el Estado. Y otros más.

En el desmenuce de los personajes en el juego de la política, todo cuenta.

Cuenta mucho como te ves, como te escuchas, qué dices, cómo lo dices, a quién se lo dices. Hacia donde vas. Quien te acompaña.

Para mí es importante conocer de estos participantes: ¿Cómo están sostenidos?

Y en esto sólo hay dos opciones… ¿Sobre quiénes estás parado? O ¿De quienes estás agarrado?

Cuando escucho un discurso que no tiene soporte, solidez, dirección. Le voy restando puntos al emisor.

Si luego, con el tiempo, el emisor hace su tarea y se hace de las canicas que dice tener, le voy sumando puntos.

Ejemplo:

PAN: En una reunión del partido, el gobernador Javier Corral asegura que para el 2018 Acción Nacional recuperará la alcaldía de Ciudad Juárez.

De acuerdo con el análisis que hago en el ejercicio de correlación de fuerzas, la aseveración podría tener un 30% de posibilidad o menos. Hay otro 30% de posibilidad de que el alcalde Armando Cabada, pudiese reelegirse; otro 30% de posibilidades, para algún otro personaje que aprovechara la coyuntura y se postulara como independiente, y un 10% de posibilidades de que el PRI pudiese revertir su derrota con un candidato fuerte. No le doy posibilidades de triunfo ni a Morena (con todo y que el Peje pudiese ganar la presidencia de la república), u otro partido.

Pero bueno, esto apenas comienza a tomar velocidad.

En el despegue turbulento donde se enfrentan el gobernador y el alcalde de Juárez con motivo de la nominación de personajes poco confiables (según dicho por el propio gobernador), las posibilidades de uno y otro entran en un sube y baja.

El PAN, no tiene realmente un proyecto sólido para Juárez. Los personajes que desearían entrar en la jugada son figuras muy pasadas de moda. Quizás con mucha experiencia, pero poco punch ante un electorado que desea nuevos derroteros. Necesitaría comenzar a colocar piezas diferentes en el escenario público.

En el otro bando, el alcalde Cabada, tiene su propio sube y baja. Gana puntos con su política de aseo interno, pero pierde puntos cuando rellena los espacios vacíos con parientes y amigos. Gana puntos ante la sociedad a la que le ofreció seguridad, y pierde puntos cuando le suben los índices de violencia y se empecina en sostener a un secretario de seguridad que nadie quiere.

La fuerza del tricolor, amellada y todo, es un adversario que no da tregua. Trabaja todos los días del año para encontrarse con su objetivo central. La obtención del poder. No podemos darlos por muertos. Sin embargo, tanto daño causado contra la sociedad chihuahuense por el ex gobernador César Duarte, no abona un ápice para su discurso.

El “ornitorrinco político” al que se refiere Jesús Silva Herzog-Marques, sufre una transformación casi a diario en la que participan aquellos que de uno u otro modo consideran que traen algo de poder.

Colegir como va caminando el animal entre estas espesuras, es tarea del analista, del politólogo.

Ya en otra ocasión les comentaré como andan las cosas en el reino de las percepciones.

Nos leemos en el siguiente CARTAPACIO

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.