CARTAPACIO | Primera Decantación

Coincido con varios analistas serios como Armando Bartra, en que para el año que entra, muy probablemente Morena arrebate al PRI sus dos últimos bastiones que le quedan… Coahulia y Edomex.

Coincido también en que para las elecciones presidenciales del 24, la alianza VA POR MEXICO, quizás ya no exista.

Alito acaba de firmar su sentencia fatal.

- Publicidad - HP1

¡No me voy y no me voy! Les dijo a los expresidentes del PRI, que le pidieron su renuncia.

Ni mucho menos tendrán la figura confederada que buscaban ahora con Movimiento Ciudadano.

Esto se diluyó por completo.

Hacer un último esfuerzo para postular un candidato opositor al de Morena, terminará por desquebrajar su estructura de naipes.

La esperanza sería darle una manita de gato a Maru Campos, con un discurso medianamente creíble y con esto, ¡A la campaña!

A perder, por supuesto.

Dante Delgado ha dicho que para el 24 su partido va solo. Porque entrar en alianza con PRI, PAN y PRD, es ir directo al precipicio.

Quizás Movimiento Ciudadano postularía a Luis Donaldito Colosio, o quizás arrojaría a los leones al mismísimo Ricardo Monreal, encaprichado por no ser el candidato de Morena, y en su arrebato, abandone el barco y le pida chichi a Delgado Rannauro.

Es lo que hay. Y con los dos… pierde.

Construir una posibilidad ganadora ya no es posible.

Se les pasó el tiempo en estar golpeando al presidente y descuidar el terreno electoral.

Claudio X González los llevó al despeñadero, porque no es político, ni estratega político.

Sólo es un hombre de dinero que quiso jugarle al liderazgo nacional, que luego se infectó de hybris y mató su propio sueño.

Pobres de aquellos que vieron en él, la posibilidad de rescatar sus canonjías perdidas en el 18.

La noticia no es de cual partido será el próximo presidente de México, será de Morena. Dice Bartra.

La noticia sería, cual de los cuatro presidenciables será el presidente.

Yo digo que será Ebrard.

Mire usted. De las cuatro corcholatas, la más endeble es Claudia Sheinbaum. Al presidente le queda claro que ella debe aguantar los shingadazos sin chistar.

Sería un útil pararrayos que detendría las embestidas más duras en la cdmx. Los últimos petardos de Claudio X González.

Tan es así, que no ha salido a placearse por el país. No tiene cuadros que la impulsen en ninguna de las entidades y tampoco ha entrado en los altos círculos de la política internacional.

No será Ricardo Monreal, porque es un bato retobón, que no le agrada trabajar en equipo.

Es sectario. Arma su equipo y los otros, ashingarsumare.

Por si fuera poco. Es bravucón, arrogante, sobrado. Retador.

«Yo no soy corcholata de nadie, aspiro a la presidencia y estaré en la boleta con Morena o sin Morena. Creo que soy el mejor preparado de los cuatro. (Asume que los cuatro son, Sheinbaum, Ebrard, Adán Augusto López y él)

También soy el más cercano al presidente. Tengo 25 años de trabajar con él.»

De entrada, pretende no saber que Marcelo Ebrard y andrejmanuel se conocen de toda la vida, y que han hecho política juntos desde que el Peje tomaba por asalto los pozos petroleros, treinta años atrás.

Desconoce también que Adán Augusto era, con ellos, el tercer mosquetero, y que su chamba ha sido, abrir brecha. Por eso siempre declara: yo no trabajo por una candidatura. Yo trabajo para el presidente.

Monreal ya no existe. Sencillamente ya no lo invitan a rodearse con el presidente. La NOMENKLATURA lo ha relegado.

No cabe más entre los cuatrotetos. Porque el pase de abordar es CONTINUIDAD DEL PROYECTO OBRADORISTA DE NACIÓN.

El candidato de Morena forzosamente deberá ser el que le dé continuidad al proyecto 4T, pues es un proyecto a 18 años mínimo.

Y Monreal recién declara que él ya trae su propio proyecto nacional y que pronto lo dará a conocer.

Cosita.

Adán Augusto López ha entrado un poco forzado al gabinete. Pienso que vino a echarle a perder la oportunidad a Ricardo Monreal, y dejar libre el camino a Marcelo Ebrard.

Sus giras por el país traen un tufo más de picaporte para el Delfín, que una intención por ser el candidato.

¿Porque Ebrard?

Como antes dije, una candidatura presidencial no se construye en 15 minutos.

Hay muchos resquicios por restañar, mucho trabajo de esmerilado, Marcelo trae equipos haciendo este jale.

Hay que hacer presencia pública con vestuario presidencial. No de overol.

Armonizar con el mayor número de sectores.

Son momentos en que la diplomacia es el mejor instrumento de conciliación.

Evitar la confrontación con las fuerzas adversarias.

Ebrard es un chairo con piel de fifí, mimetiza bien con los odiados neoliberales de andrejmanuel.

Habla buen inglés, es reconocido mundialmente, y conecta desde ahora con la ralea de alto pedorraje internacional.

Pero sobre todo, tiene claro que la transformación comienza con la lucha a la corrupción.

Tiene claro que los primeros cambios no son eficaces. Los funcionarios corruptos se embozan, hacen caso omiso de la instrucción presidencial. Y suponen que hacen tarugo al presidente. Luego vendrá un segundo apretón para dejarle ya blandito el terreno al candidato.

Y cuando se siente en la silla, habrá de darle el tercer apretón.

Pero antes, vendrán las reuniones conciliatorias con los empresarios. Los compromisos más decantados con los machuchones de la economía mundial, los acuerdos para el control del narcopoder, y finalmente la bendición de los gringos.

Muy importante esta bendición para sostener el proyecto.

Posiblemente al terminar su mandato, Andrés Manuel se transforme en el adalid de las Américas, está trabajando para eso.

Los gringos necesitan un interlocutor de ‘confianza’ para seguir dominando a los hispanos, y la mancuerna Peje/Ebrard, suena bien.

Mientras esto ocurre, bebamos.

Moderadamente, pero bebamos.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.