Todo parece indicar que a partir del 15 de agosto, comenzará el proceso de revocación de mandato en contra del alcalde de Ciudad Juárez, Armando Cabada Alvídrez.

Pero esto es solamente el inicio de un largo y extenuante camino que deberá trabajar la sociedad juarense si desea cristalizar este proyecto.

En un plazo de 90 días se tendrán que recopilar 55 mil firmas para acompañar la petición.

- Publicidad - HP1

Una vez recopiladas las 55 mil firmas con la constancia de la credencial de elector, el siguiente paso será la validación de los documentos que haga el Instituto Nacional Electoral.

Aquí la ciudadanía tiene el temor de que el alcalde pudiese comprar a los miembros del instituto electoral, pues es mundialmente conocido su modus operandi.

Si el instituto electoral no se dejara corromper, deberá convocar ahora a una votación general con la participación de todos los ciudadanos quienes decidirán finalmente si votan a favor de que Armando Cabada deba abandonar su cargo, o permanecer en él.

Y para que la revocación surta efecto, se requiere de la participación de al menos el 30 por ciento de los ciudadanos inscritos en la lista nominal, equivalente en el caso de Juárez a 286 mil personas, y que la mayoría de ellos vote por la destitución de Cabada.

Fácil no es.

Se necesita hacer campaña de concientización y aquí aparecerán nuevamente las marrullerías y descalificaciones por parte de Cabada y sus lambiscones.

Ernesto Robles escribe por Facebook:

«Hoy las redes sociales nos han permitido que un sinnúmero de luchadores sociales formen un frente común contra la corrupción y el desgobierno, Revocación de Mandato, Plan Estratégico, Hablemos por Juárez, Arboles en Resistencia Yo Regidor,
Ciudadanos Vigilantes, La Pagina Familiar, Confesiones de la UACJ, Redes Ciudadanas.»

Mi pregunta es:
¿Se logrará activar este frente común para salir a campo abierto a provocar el voto para la revocación de mandato?

Mientras esto pueda funcionar, el susodicho repetirá su increíble tarabilla:

«Se los vuelvo a repetir, soy el mejor presidente municipal que ha tenido Ciudad Juárez. Por ese motivo, he decidido ir por la gubernatura de Chihuahua.

El Estado grande merece un gran gobernador. – @»

En otro orden de ideas… Insólito post de Víctor Quintana Silveyra.

Todos sabemos que está fuera de Morena, pero quiere la candidatura para gobernador bajo el padrinazgo del diputado Miguel Colunga, con quien aparece en una fotografía que colgó en su muro de Facebook.

Dice que salió a visitar una colonia donde le reportaron falta de servicios básicos como falta de agua, recolección de basura, etc.

¿En calidad de qué recibe reportes?

Luego de casi 4 años como director de Desarrollo Social, Quintana ¿acude ahora a las colonias de Chihuahua para atender a la ciudadanía?; desperdició esos 4 años en los que contaba con recursos, no como ahora que acude solo para tomarse la foto.

Da vergüenza este post. Habría que recordar que entre sus logros como funcionario Corralista estuvo el de pagar con despensas a los indígenas de la sierra chihuahuense que trabajaban haciendo caminos. Nos remontó 200 años atrás, cuando se le pagaba al indígena en la tienda de raya.

Que yo recuerde, nunca se le vio en territorio y ahora tímidamente sale a las calles de Chihuahua.

Y acompañado de un inútil como Colunga, que igualmente desaprovechó los primeros dos años como coordinador de la bancada de Morena en un papel tan lastimoso, que es la primera vez que se le ve en territorio, solo para apoyar a Quintana en su sueño guajiro por querer ser candidato a gobernador.

Ver para creer.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.