Belleza Oculta

Hace algunos años me encresparon por decir que Juárez era feo.

Estábamos en una reunión con personalidades importantes del interior del país y mi deber era engrandecer las cualidades de nuestra ciudad.

Juro por Huitzilopochtli que quería hacerlo, pero me sentía muy poco honesta. En realidad no había y no hay mucho que defender.

- Publicidad - HP1

En aquella ocasión una empresaria millonaria juarense que vivía pocos días en la ciudad y se trasladaba del Campestre al Aeropuerto escoltada defendía con orgullo la belleza de Juárez,  – ¡Que te pasa, Juárez es Bello!, ¡no puedes decir eso de tu propia ciudad que ingratitud la tuya! Me reclamaba la mujer rosadita que quizás jamás se había paseado en rutera, le contesté que como Himno y canción de Juan Gabriel estaba hermoso, pero que saliera a las calles y me dijera que encontraba de bonito, no hablaba de ciertas áreas de desarrollo comercial y turístico, hablaba de sus plazas y parques en general, del centro Histórico, de la entrada a la ciudad, es más – le dije – ya ni los parques industriales están presentables.  

Recordé esa acalorada conversación al ver el puente eterno terminado. 

Observé alrededor y no puede evitar el sentimiento de belleza oculta. Ese sentir cuando te enamoras de algo poco sublime, lleno de defectos y oportunidades por no decir feo pero consiente de toda su majestuosidad y grandeza interior.

Así han quedado la mayoría de las obras públicas de nuestra ciudad, a mi parecer y muy particular punto de vista estético dan mucho que desear. Sin tomar en cuenta los planos arquitectónicos, la calidad de los materiales de construcción, los estudios de todo tipo que me imagino se hicieron y nos gastábamos un buen billete; los resultados se perciben mal hechos, mal terminados, insuficientes y feos.  Y lo más decepcionante que como antes estaba peor entonces nos engañamos y le decimos a nuestra amada frontera que la aceptamos así , feíta pero con arto cariño. 

Pero la belleza y el orden van más allá de una percepción superficial y vanidosa sobre las personas, las instituciones y todos los lugares que habitamos.

Aristóteles decía que la belleza dota de resplandor a la verdad, es el brillo que se derrama en nuestros sentidos, dándonos impulsos y anhelos a nuestra mortal existencia, creía que el ORDEN, LA SIMETRIA Y LA PRESICION eran las principales fuentes de la belleza. ¿Quién no se siente bien al ver algo agradable, pulcro armónico?  Un escenario con esas condiciones trae al inconsciente humano una sensación inmediata de serenidad, por el contrario, un panorama caótico, desordenado, sucio, mal hecho, mal pintado nos genera molestia, estrés desapego y por ende desamor.  

Los seres humanos nos sentimos atraídos por la belleza y no hay forma de negarlo y cada uno la describe después de mirar la cara del objeto deseado, por eso si usted fue de vacaciones a cualquier otra ciudad del país sabe bien de lo que hablo, sabe que por más que quiera verle lo bonito a Juárez nos falta mucho para lograrlo. 

En términos empresariales la belleza está orientada al orden y la limpieza, estos preceptos son básicos para la prevención de accidentes, la mejora continua y la armonía intrer-personal y se ha comprobado que la imagen y la estética de los espacios mejora la el estado emocional de los empleados y con ello la productividad de las empresas.

Por eso creo que debemos de preocuparnos y ocuparnos por la imagen estética de nuestra ciudad como una estrategia imprescindible para mejorar el bienestar emocional de los juarenses.

Recorrer la avenida de las Torres, aunque sea más rápido no es hermoso, los camellones estaban sucios, mal terminados, las calles laterales llenas de hoyos y bolas, las salidas mal calculadas , las líneas mal pintadas,  los nuevos pasos a desnivel llenos de basura, en fin lo nuevo no es bonito.

Me resisto a creer que esto merecemos, que nos hayas acostumbrado al desorden y espacios sucios, que no aspiremos a contar con grandes obras, a calles dignas donde transitar, a parques hermosos y a Centros comerciales de calidad, me resisto a creer que nunca hagamos valido nuestro derecho a la Ciudad. 

Rocio Saenz 2 sqr
Rocío Saenz
Renace Mujer | Website

Lic. En Comercio Exterior. Lic. En Educación con especialidad en Historia. Docente Educación Básica Media y Media Superior, Fundadora de Renace Mujer A.C. Directora de Renace Mujer Lencería, Consultora socio política de Mujeres.