La guerra de Rusia contra Ucrania ha abierto más fisuras en las relaciones de China con la Unión Europea, aseguran los expertos.

San Francisco, EE.UU. (VOA) –
La paciencia de China con Rusia por la guerra en Ucrania ha hecho retroceder sus preciados lazos con la Unión Europea (UE), a pesar de las ganancias tentativas a fines del año pasado, dicen los analistas.

En la primera cumbre Unión Europea-China en casi dos años, el 1 de abril, la UE advirtió a China que no apoye la guerra de Rusia en Ucrania ni interfiera con las sanciones internacionales contra Moscú. Durante el evento de video de dos horas, los funcionarios de la UE le pidieron a China, como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, que presione a Rusia para que ponga fin a la guerra.

China se ha presentado como una nación neutral hacia la guerra mientras mantiene estrechos lazos económicos y estratégicos con Rusia.

“Esto contribuye a la irritación colectiva de la Unión Europea contra China por apoyar lo que parece una violación flagrante del derecho internacional”, dijo Alan Chong, profesor asociado de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam, con sede en Singapur.

- Publicidad - HP1

Rusia comenzó su invasión de Ucrania el 24 de febrero y continúa golpeando al país vecino a pesar de las conversaciones y sanciones económicas contra Moscú por parte de los gobiernos occidentales.

En octubre, el presidente chino, Xi Jinping, habló con dos funcionarios de alto nivel en Europa para tratar de mejorar las relaciones. Aunque las dos partes no llegaron a acuerdos sustantivos, hablaron cordialmente después de que la UE congelara un acuerdo de inversión con Beijing a principios de 2021 y enviara una delegación parlamentaria a Taiwán. China considera a Taiwán autónomo parte de su territorio.

China esperaba entonces construir lazos comerciales y de inversión con países europeos individuales mientras la potencia asiática lidiaba con media década de acritud con su antiguo rival de la Guerra Fría, Estados Unidos, dijeron analistas a la Voz de América el año pasado.

Los lazos chino-europeos mejoraron «marginalmente» después del evento de octubre, y China considera a la UE como la cara «más aceptable» de Occidente en comparación con Estados Unidos, dijo Chong, y agregó que ciertos líderes en el bloque de 27 naciones de la UE se habían vuelto más «pragmáticos» hacia China.

“Un nuevo día” en Europa

La guerra del presidente ruso Vladimir Putin en Ucrania ha hecho retroceder la búsqueda de amigos de China en Europa, dijo Sean King, vicepresidente senior de la consultora política con sede en Nueva York Park Strategies. “Es un nuevo día en Europa y no es bienvenido para los autoritarios Putin y Xi”, dijo.

Las restricciones comerciales de China el año pasado contra Lituania resurgieron como un tema espinoso entre China y la UE el 1 de abril, al igual que el acceso al mercado para las empresas europeas.

Lituania, miembro de la UE, ofendió a Beijing al permitir que Taiwán usara su nombre en una embajada de facto en el país europeo.

Los líderes europeos ven que la acción china contra Lituania socava su unidad como bloque y «a costa de valores» como la democracia, dijo Stephen Nagy, profesor asociado principal de política y estudios internacionales en la Universidad Cristiana Internacional en Tokio. China había tomado represalias contra la República Checa en 2020 por sus propios lazos estrechos con Taiwán.

«La coerción económica contra Lituania y República Checa son ejemplos de que China realmente intimida a los estados miembros europeos», dijo Nagy.

A espera de un acuerdo

En la cumbre, los líderes de la UE volvieron a plantear cuestiones sobre el trato de China a sus propias minorías étnicas, incluidos los uigures en la región de Xinjiang.

En el aspecto económico, los líderes de la UE hablaron con China el 1 de abril sobre hacer su relación «más justa», crear un «campo de juego nivelado» y reequilibrar las «relaciones bilaterales de comercio e inversión», dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, después de la cumbre.

Los líderes europeos resienten la participación de propiedad del gobierno chino en las principales empresas y los subsidios que se les ofrecen, dijo Jayant Menon, miembro principal visitante del Programa de Estudios Económicos Regionales del Instituto ISEAS-Yusof Ishak en Singapur. También ven a China como no lo suficientemente «abierta» con las transferencias de datos y la economía digital, agregó.

«Esas son las cosas [en las que] creo que, en general, a China se la suele etiquetar como un problema en el ámbito del comercio mundial, y creo que los europeos también lo reconocerían», dijo Menon.

China sigue siendo el socio comercial número uno de la UE y la fuente de miles de millones de dólares al año en inversión directa. Pero sus problemas se han «estancado» después de ocho años de conversaciones hacia un Acuerdo Integral de Inversión UE-China, dijo Chen Yi-fan, profesor asistente de diplomacia y relaciones internacionales en la Universidad Tamkang en Taiwán. Las conversaciones se congelaron el año pasado.

El acuerdo abordaría la apertura del mercado y cualquier transferencia forzosa de tecnología dirigida a inversores europeos.

China sonó conciliadora después de la cumbre de la semana pasada. La UE y China deben «tomar la iniciativa en la defensa del sistema internacional con la ONU en su núcleo» y respetar el derecho internacional, dijo el lunes la agencia oficial de noticias Xinhua de Beijing.

China «seguirá comprometida con la profundización de la reforma y una mayor apertura» de sus mercados, agregó Xinhua, citando a Xi.

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.