Salvan a los arrecifes de coral con sonido del tocino frito

En un intento de salvar sus arrecifes de corales, unos científicos australianos han decidido utilizar altavoces con sonidos similares a la fritura del tocino para atraer a los peces.


Moscú (Sputnik) –
El Instituto Australiano de Ciencias Marinas —AIMS— ha desarrollado un proyecto de ámbito nacional para descubrir maneras de hacer que los arrecifes, importante parte de su ecosistema marino, sean más resistentes a los daños.

Para ello, se realizan experimentos en la Gran Barrera, el mayor arrecife de coral del mundo, y en la costa de Ningaloo, una franja de arrecife de coral considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En este último, los científicos han decidido emplear una estrategia innovadora: utilizar altavoces para reproducir bajo el agua los sonidos de un arrecife «saludable», detalla ABC News.

«De hecho, suena un poco a fritura de tocino en una sartén», compartió Mark Meekan, biólogo de AIMS.

- Publicidad - HP1

El científico explicó que los corales, aunque nosotros no lo escuchemos, producen diversos sonidos distintos.

«Si nuestros oídos pudieran oír bajo el agua, nos daríamos cuenta de que los arrecifes son en realidad lugares bastante ruidosos: muchos estallidos y crujidos de camarones y todo tipo de cosas», apuntó el especialista.

Los científicos esperan que la estrategia ayude a atraer a los peces bebés a los arrecifes, lo que podría ayudar en el crecimiento de los corales.

En el futuro próximo, los altavoces se emplearán también en las islas Keppel, en cuyas playas se encuentran una parte de la Gran Barrera de Coral.

«Vamos a desplegar algunos micrófonos submarinos y comenzar a medir y grabar los arrecifes saludables en un futuro muy cercano», dijo Line Bay, investigadora principal del proyecto.

Más allá de las cuestiones medioambientales, la conservación de los corales en Australia tiene también grandes impactos culturales. Para los woppaburra, un grupo de aborígenes australianos nativo de las islas Keppel, los arrecifes están profundamente conectados con su existencia, por ejemplo.

«Cuando se trata de los pueblos tradicionales y los woppaburra, no podemos simplemente mudarnos de casa e ir a otro lugar. Si nuestra tierra y nuestro arrecife se destruyen, ese es el fin de nuestra patria», compartió Bob Muir, representante de esos aborígenes.

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.