Rusos sufren rechazo en EE. UU. por la invasión a Ucrania

Publicidad - LB3 -

Muchos de ellos han optado por borrar todo rastro de su origen en sus negocios, algunos incluso apoyan la causa ucraniana; sin embargo, las hostilidades hacia la comunidad rusa van en aumento.


Washington, DC. (VOA) – 
La invasión de Rusia a Ucrania está causando problemas a algunos rusos que viven en Estados Unidos, quienes -afirman- viven un ambiente cargado de hostilidad y sospecha.

En entrevista con la Voz de América, ciudadanos de Rusia que viven en distintas partes de EE. UU. explicaron que son objeto de la cultura de la cancelación, la conocida como cancel culture.

Sin importar que algunos estén en contra de la invasión, la hostilidad hacía ellos ha aumentado en los últimos días en el país, así lo explicó a VOA la inmigrante rusa Sasha Nazintseva.

- Publicidad - HP1

Nazintseva dice que se unió a las protestas en apoyo de Ucrania acaecidas en la ciudad de Nueva York desde el comienzo de la invasión rusa, y aunque al principio se sintió bienvenida, después fue objeto de ataques verbales.

“Escuché a algunos estadounidenses detrás de mí decir cosas negativas sobre los rusos. Después se pusieron un poco agresivos, me dijeron cosas desagradables. Y escuché a dos ucranianos decir: regresa a Rusia”.

El caso de Nazintseva no es inusual, ya que la oposición y descontento contra las acciones de Moscú se ha manifestado contra otros ciudadanos rusos.

En Washington DC, el restaurante Russia House, por ejemplo, fue objeto de vandalismo en los últimos días.

“Es la cultura de la cancelación la que golpea a las empresas rusas”, dice Mikhail Podolski, quien nació y se crio en Moscú, pero vive en Virginia.

Podolski, afirma haber visto cómo “las tiendas intentan deshacerse del vodka ruso. Cómo las comunidades online intentan cambiar el grupo ruso a ‘grupo de habla rusa’. Las tiendas rusas quitan los letreros que son rusos para, supongo, mantenerse a salvo”, aseguró.

Por su parte Yulia Lushnikova, quien vive en Colorado, dijo a VOA que espera que la animosidad no empeore.

“Es muy triste que esto esté pasando. Las personas son personas, y no creo que debamos generalizar simplemente que porque alguien tiene un apellido ruso se convierte en un enemigo”, lamentó Lushnikova.

Diáspora contra la desinformación

La presidenta de la Fundación Rusia Libre, Natalia Arno, explicó a VOA que “la diáspora rusa está trabajando para crear conciencia y presionar a Moscú para que ponga fin a la guerra”.

El organismo, que aboga por una Rusia libre y democrática, está trabajando en crear una campaña que informe a los ciudadanos rusos tanto dentro como fuera del país de lo que realmente está sucediendo.

La titular de Rusia Libre, al igual que los rusos fuera de ese país, son consienten que dentro de Rusia la población prácticamente solo tiene acceso a los medios oficiales controladas por el Gobierno.

Y la versión de los medios oficiales busca que los ciudadanos rusos crean que la operación es en pequeña escala o puramente defensiva.

“Estamos organizando una gran campaña, una campaña de información para decir la verdad. Para que estos rusos exiliados puedan advertir a los que están en el país y enviarles la verdad. Enviarles fotos y videos de lo que está pasando”.

Aunque el mensaje parece estar llegando poco a poco, prueba de ello es que manifestantes han tomado las calles en Rusia a pesar de ser arrestados.

Sin embargo, el control del Kremlin sigue aumentando sobre los medios o cualquier otra vía de comunicación. El presidente Vladimir Putin firmó el pasado 4 de marzo una ley que castiga hasta con 15 años de cárcel a quien difunda «información falsa» sobre las fuerzas rusas en el conflicto con Ucrania.

Medios como BBC anunciaron que habían dejado de informar desde Rusia hasta entender las posibles consecuencias de la nueva norma para los periodistas en el terreno.

Temor a sanciones

A Peter Lidsky, nacido en Moscú y residente en San Francisco, le preocupa que las duras sanciones estadounidenses y europeas socaven el cambio en Rusia.

“Si la gente se vuelve aún más pobre, se concentran en su supervivencia. Probablemente no tendrán tiempo para cambiar el sistema político”, afirmó.

Desde Los Ángeles, Marina Dyu, que tiene parientes tanto en Rusia como en Ucrania, dijo a VOA que espera que el odio no provoque divisiones.

Ella comprende las percepciones negativas que algunos tienen de los rusos en estos días, pero dice que no debe haber espacio para el odio y que es tiempo de “unirnos y poner fin al sufrimiento sin sentido de la guerra, para ambos lados”.

“Solo espero que la gente no intensifique este odio […] sino que simplemente haya unión, de modo que podamos hacer todo lo posible para apoyar a las personas en Ucrania y Rusia”, concluyó Dyu.

* Adaptación de Lenny Castro, periodista de VOA, en San Francisco, EE. UU.

LOGO ADN Negro
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.

InHouse