Refuerzan escuelas de todo EE.UU. su seguridad tras tiroteo

Las escuelas estadounidenses están reforzando la seguridad tras el horrible tiroteo masivo en una escuela primaria en Uvalde, Texas. Algunos de los cambios incluyen hacer que los visitantes toquen un timbre y prohibir temporalmente las mochilas grandes.

Washington, DC. (VOA) – Tras la masacre en una escuela primaria de Uvalde, Texas, las instituciones académicas de todo Estados Unidos han contratado personal de seguridad adicional y restringido visitas en un momento en que lidian con una nueva serie de amenazas por parte de imitadores.

Para algunos familiares y educadores, todo esto se suma a la intranquilidad después del ataque escolar con mayor número de muertos en Estados Unidos desde la masacre de 2012 en la Escuela Primaria Sandy Hook.

- Publicidad - HP1

Jake Green, de 34 años y residente de Los Alamos, Nuevo México, se sobresaltó cuando vio a un policía vestido de civil la primera vez que llevó a su hija de 7 años a clases el viernes por la mañana. Green creció en Colorado, no lejos de donde dos alumnos de la Secundaria Columbine asesinaron a disparos a 12 compañeros y un maestro en 1999. Green recuerda haber asistido a homenajes y vigilias cuando cursaba el quinto grado, pero sigue indeciso sobre si tener a un policía en la escuela de su hija sea lo mejor.

“De cierta manera, en realidad no me siento más seguro con un policía en los alrededores”, declaró Green. “Ver a la policía ahí realmente hizo parecer que la peor de las posibilidades era incluso más posible hoy”.

En El Paso, Texas, donde un hombre armado asesinó a 23 personas en un ataque racista contra hispanos en un Walmart, las escuelas están en alerta. El Distrito Escolar Independiente de El Paso ya ha se ha topado con algunos reportes de amenazas que resultaron ser falsos. Se trataba de “alumnos bromeando o de padres demasiado sensibles”, dijo Gustavo Reveles Acosta, portavoz del distrito.

“Nuestra comunidad sigue dolida por ese incidente”, comentó. “Nos pegó muy fuerte”.

El distrito, que cuenta con su propio departamento de policía, también ha redoblado los patrullajes en los 85 campus. Se ha retirado a agentes de las labores de monitoreo y tránsito, entre otras. Las escuelas ya han actualizado sus sistemas de cámaras de vigilancia. Los visitantes deben tocar un timbre y presentar una identificación antes de entrar.

El distrito se ha enfocado en cuidar la salud mental de maestros y estudiantes. Un equipo de asesores ha estado visitando todas las escuelas para hablar del tiroteo en Uvalde. También se ha estado exhortando a la población a hablar en privado sobre cualquier angustia.

Mia Baucom, una estudiante de 15 años de una secundaria de Fort Worth, Texas, dijo que le parecía surrealista pensar que la masacre de Uvalde ocurrió en su estado natal. También le hizo recordar un cierre de emergencia en su escuela hace un par de meses debido a un tiroteo.

“Estoy un poco más estresada al respecto tan sólo por este temor: ¿qué tal si eso hubiera pasado en mi escuela?”, dijo Baucom, cuyo último día de clases fue el jueves. “Digamos que nos mandan más policías. Lo más probable es que eso no vaya a impedir que la gente enloquezca y simplemente empiece a disparar contra las escuelas”.

Tras el tiroteo del martes en el que 19 alumnos y dos profesoras fueron asesinados, las escuelas de varios estados han reforzado la presencia policial, entre ellos Connecticut, Michigan y Nueva York.

En Buffalo, Nueva York, donde el 14 de mayo un hombre armado de raza blanca asesinó a 10 personas en un ataque racista en un supermercado, el distrito escolar más grande anunció nuevas reglas de seguridad que entraron en vigor de inmediato. Cualquier visitante —padres, hermanos, vendedores— tiene que llamar por anticipado para recibir autorización. No se harán excepciones. Podrían estar sujetos a una inspección con detector de metales, y las puertas permanecerán cerradas con cerrojo en todo momento.

En Jacksonville, Florida, el jefe de la policía escolar de las Escuelas Públicas del condado Duval prohibió el ingreso con mochilas o bolsas de mano grandes en todas las escuelas hasta el viernes, el último día de clases. Las bolsas de mano más pequeñas pueden pasar, pero podrían ser revisadas.

Una amenaza que resultó ser falsa en contra de una escuela secundaria obligó a un distrito escolar de Texas a 320 kilómetros (200 millas) al sureste de Uvalde a poner fin al ciclo escolar una semana antes. El Distrito Escolar Independiente de Kingsville anunció el viernes que sería el último día de clases. Pero los estudiantes no serán penalizados por el hecho de que el año haya finalizado prematuramente.

“Ante la tragedia en Uvalde, ha habido una enorme cantidad de estrés y trauma. Desafortunadamente, se añade aún más estrés y trauma con ‘amenazas de imitadores’ que empiezan a circular, tales como la que le fue enviada hoy a (la Escuela Secundaria) Gillett», dijo la supervisora, doctora Cissy Reynolds Perez, en un comunicado publicado en el sitio web del distrito.

Está claro que el personal docente y los estudiantes de todo el país están nerviosos luego de que en los últimos días han surgido varios reportes de avistamientos de armas en los campus.

Dos escuelas de la zona metropolitana de Seattle ordenaron cierres de emergencia el miércoles por la mañana, y a la larga la policía recuperó una pistola de aire. Luego se levantó el cierre de esas escuelas de Everett, Washington.

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.