Parece incierto futuro de la posición internacional de los talibanes

Hasta la fecha, ningún país ha reconocido oficialmente al gobierno talibán en Afganistán.


Estados Unidos (VOA) – Un año después de que sus fuerzas arrasaran Afganistán y llegaran al poder, los talibanes aún luchan por obtener el reconocimiento internacional, a pesar de que varios países se han comprometido con el grupo de una forma u otra, especialmente para responder a una crisis humanitaria que se está desarrollando allí.

Más recientemente, Afganistán apareció en los titulares con el asesinato del líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, por parte de Estados Unidos, en el distrito residencial de Kabul, lo que complicó los esfuerzos de los talibanes por su reconocimiento.

Los talibanes dijeron que no sabían que al-Zawahiri estaba en Afganistán.

- Publicidad - HP1

Dijeron que el ataque violó tanto las leyes internacionales como el acuerdo del año pasado con Estados Unidos sobre la retirada de las tropas estadounidenses. El Acuerdo de Doha firmado en Qatar en febrero de 2020 también instó a los talibanes, el entonces grupo insurgente, a evitar que los terroristas transnacionales operaran en Afganistán. Estados Unidos culpó a los talibanes por violar el acuerdo.

“Al albergar y dar refugio al líder de Al Qaeda en Kabul, los talibanes violaron gravemente el Acuerdo de Doha y reiteraron sus garantías al mundo de que no permitirían que los terroristas utilizaran el territorio afgano para amenazar la seguridad de otros países”, dijo el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, en un comunicado el 1 de agosto. “También traicionaron al pueblo afgano y su propio deseo declarado de reconocimiento y normalización con la comunidad internacional”.

Hasta la fecha, ningún país ha reconocido oficialmente al gobierno talibán en Afganistán. Hoy en día, sin embargo, los talibanes pueden contar con una recepción más cálida en China, Rusia y otros países que están en términos de confrontación con Occidente.

Después de meses de propuestas que incluyeron la entrega de la embajada afgana en Moscú a representantes talibanes en junio, Rusia insinuó la posibilidad de un reconocimiento formal.

“Existe tal posibilidad”, dijo Zamir Kabulov, enviado especial de Rusia en Afganistán, a la televisión estatal rusa Channel One Russia. “Sus condiciones fueron determinadas tanto por el presidente ruso como por el ministro de Relaciones Exteriores”. Kabulov especificó además la formación de un “gobierno etnopolítico inclusivo” como el primer paso que los talibanes debían tomar.

De manera similar, China ha permitido que los talibanes asuman el control de la embajada afgana en Beijing. Además, los chinos han mostrado interés en numerosas iniciativas económicas relacionadas con el Afganistán gobernado por los talibanes, en particular, el apoyo financiero para la construcción de un ferrocarril transnacional a través de Afganistán que conectaría Uzbekistán con los puertos marítimos de Pakistán.

“Beijing quiere estar en una posición en la que se vea como madre del régimen talibán, tanto económica como políticamente”, dijo a la VOA Kabir Taneja, miembro del programa de Estudios Estratégicos de la Observer Research Foundation en Nueva Delhi.

Las propuestas se producen cuando China lidia con las críticas por el trato que da a su minoría musulmana uigur y a otros en la provincia de Xinjiang. Estados Unidos, junto con otros gobiernos y grupos de derechos humanos occidentales, acusa a Beijing de genocidio y crímenes de lesa humanidad contra los uigures, los kazajos y otras minorías musulmanas en Xinjiang. China ha negado repetidamente las acusaciones.

Los expertos dicen que Pakistán también está tratando de establecer una relación con los talibanes debido a los crecientes desafíos de seguridad.

El año pasado, el establecimiento político y de seguridad paquistaní pareció respaldar abiertamente a los talibanes cuando el entonces primer ministro Imran Khan caracterizó el regreso al poder del grupo insurgente como una ruptura de las “cadenas de la esclavitud”. Sin embargo, la sensación inicial de júbilo se disipó con el reconocimiento de los peligros que representan los talibanes pakistaníes, Tehreek-e-Taliban Pakistan o TTP.

“Muy pronto se hizo evidente que los lazos ideológicos, organizativos, tribales y personales de los talibanes con el TTP, su compañero de viaje ideológico, superarían cualquier sentimiento de gratitud que tuviera hacia Pakistán por apoyarlo —diplomática, militar e institucionalmente— por los últimos 20 años”, dijo Claude Rakisits, analista estratégico sénior de la Universidad Nacional de Australia. Dijo que la situación de seguridad a lo largo de la frontera entre Pakistán y Afganistán es peor que antes.

Mientras tanto, Irán ha mantenido una distancia relativa de su vecino del este, mostrando una mayor ambigüedad hacia los talibanes. Las preocupaciones iniciales que surgieron de los enfrentamientos a lo largo de la frontera entre los talibanes y los guardias fronterizos iraníes han dado paso a un modus vivendi que parece estar basado en intereses mutuamente reconocidos. Dirigido por clérigos chiítas, Irán se adscribe a un tipo de ideología islámica que difiere de la adoptada por los talibanes sunitas.

Mientras tanto, Turquía, que tiene una población mayoritariamente musulmana, mantiene una embajada en Kabul, pero los talibanes no tienen presencia diplomática en Turquía. Sin embargo, Ankara sigue involucrada en proyectos económicos en Afganistán.

El embajador de Turquía, Cihad Erginay, se unió a altos representantes talibanes para asistir a la reciente finalización por parte de una empresa constructora turca de la segunda fase de la represa hidroeléctrica Kajaki en la provincia de Helmand a un costo de alrededor de $160 millones. Además, Turquía busca la estabilidad en Afganistán para detener el flujo de afganos que ingresan a Turquía a través de Irán.

En los últimos meses, funcionarios turcos dicen que más de 18.000 afganos han sido deportados de Turquía.

Las Naciones Unidas estiman que más de la mitad de los 40 millones de habitantes de Afganistán sufren hambre aguda y necesitan ayuda humanitaria con urgencia. Alrededor de 1,1 millones de niños afganos sufren desnutrición.

La ya grave crisis humanitaria en Afganistán empeoró tras el regreso de los talibanes al poder hace un año este mes a raíz de las sanciones financieras internacionales contra el grupo, lo que llevó a la economía nacional al borde del colapso.

Informe de Asgar Asgarov. Ayaz Gul en Islamabad y Akmal Dawi contribuyeron a este despacho.

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.