Enfrenta Trump importantes investigaciones mientras considera candidatura presidencial para 2024

La redada sin precedentes del FBI del lunes en la propiedad de Trump en Mar-a-Lago en Florida fue el más reciente indicio de que los investigadores siguen enfocados en el presidente número 45 del país.
Estados Unidos (VOA) –Mientras insinúa fuertemente otra campaña para la Casa Blanca en 2024, el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, enfrenta importantes investigaciones penales federales y estatales sobre sus acciones inmediatamente después de su fallida campaña de reelección en 2020.

La redada sin precedentes del FBI del lunes en la propiedad de Trump en Mar-a-Lago en Florida fue el más reciente indicio de que los investigadores siguen enfocados en el presidente número 45 del país. Los informes dicen que los investigadores estaban buscando documentos clasificados que pudo haber llevado consigo cuando salió de Washington el año pasado.

La búsqueda fue autorizada por un tribunal y probablemente fue sancionada por los niveles más altos del Departamento de Justicia. Pero aún no se conocen públicamente los detalles de la orden de allanamiento interpuesta por los investigadores y su justificación, ni el nombre del juez que la autorizó. La Casa Blanca dice que no recibió notificación previa de la redada.

Según la Ley de Registros Presidenciales de 1978, los registros oficiales de todos los presidentes y vicepresidentes siguen siendo de propiedad pública, incluso después de que dejen el cargo. La premisa del estatuto es que los documentos pertenecen al público estadounidense, no a las personas que sirvieron como líderes del país.

- Publicidad - HP1

Aproximadamente un año después de dejar el cargo, Trump entregó a los Archivos Nacionales 15 cajas de documentos de su presidencia, algunos de los cuales se decía que incluían papeles clasificados. Pero los investigadores que registraron la oficina de Trump y abrieron una caja fuerte en su propiedad junto al mar en Florida el lunes se llevaron más documentos que no fueron entregados en enero.

Trump menospreció la búsqueda, tanto como lo ha hecho con las investigaciones relacionadas con las elecciones, como un intento de evitar que vuelva a postularse en 2024.

“Estos son tiempos oscuros para nuestra nación, ya que mi hermosa casa, Mar-A-Lago en Palm Beach, Florida, se encuentra actualmente sitiada, allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI”, dijo el expresidente en un comunicado. .

«Nada como esto le había sucedido antes a un presidente de Estados Unidos», dijo, y afirmó que la búsqueda fue el resultado de «mala conducta de la fiscalía, el uso de armas del sistema de justicia y un ataque de los demócratas radicales de izquierda que desesperadamente no quiere que me postule para presidente en 2024».

Afirmó que tal evento «solo podría tener lugar en países del tercer mundo quebrados. Lamentablemente, Estados Unidos ahora se ha convertido en uno de esos países, corruptos a un nivel nunca antes visto».

Trump conserva una gran cantidad de seguidores entre una base de votantes republicanos, aunque una serie de funcionarios republicanos, incluido Mike Pence, el vicepresidente de Trump, el gobernador de Florida Ron DeSantis y otros, han insinuado ampliamente que podrían buscar la nominación presidencial republicana de 2024.

Investigaciones en curso

El Departamento de Justicia también está investigando el papel de Trump en la instigación de los disturbios en el Capitolio de EEUU el 6 de enero de 2021, cuando unos 2000 de sus partidarios irrumpieron en el edificio para impedir que los legisladores certificaran la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de 2020. En un mitin poco antes, Trump instó a sus seguidores a caminar hasta el Capitolio y «luchar como locos».

A pesar de que los asistentes de la Casa Blanca y el entonces fiscal general William Barr le dijeron repetidamente a Trump que no había evidencia de fraude generalizado en el conteo de votos suficiente para anular su derrota, Trump exigió en público y en privado que Pence detuviera la certificación del conteo de votos del Colegio Electoral a favor de Biden.

Pero Pence se negó a hacerlo por consejo de abogados que le dijeron que la Constitución no le otorgaba esa autoridad.

Los investigadores investigan el papel que desempeñó Trump en la ejecución de un plan promovido por algunos de sus asesores para nombrar listas no autorizadas de electores en los estados donde perdió y que buscarían reemplazar a los electores oficiales comprometidos con Biden.

En Estados Unidos, los presidentes se eligen efectivamente en elecciones separadas en cada uno de los 50 estados, no a través del voto popular nacional. El número de votos electorales de cada estado depende de su población, y los estados más grandes tienen la mayor influencia. Los alborotadores que irrumpieron en el Capitolio intentaron evitar que los legisladores certificaran la eventual victoria de Biden por 306-232 en el Colegio Electoral.

En una tercera investigación, un fiscal del estado sureño de Georgia investiga a Trump por posible solicitud de fraude electoral.

En una llamada telefónica grabada el 2 de enero de 2021, Trump le pidió al principal funcionario electoral de Georgia que le «encontrara» 11,780 votos, uno más de los que Biden lo derrotó, de los 5 millones de votos que se emitieron en el estado.

Durante la llamada, Trump dijo: «Solo necesito 11.000 votos. Amigos, necesito 11.000 votos. Denme un respiro».

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.