Un equipo de investigadores de las universidades de Carolina del Norte y Duke (EEUU) y la Universidad de Oxford (Reino Unido) ha descubierto que reducir la cantidad de cobre en el cuerpo puede ayudar a la ralentización en el crecimiento de algunos tipos de tumores, como el melanoma.

Para el estudio, los científicos utilizaron ratones de laboratorio modificados genéticamente con una mutación que incluía el gen BRAF, un gen que elabora la proteína B-RAF, que participa en el envío de señales en las células y en el crecimiento de éstas. El gen puede activarse y mutar en muchos tipos de cáncer, como el de pulmón. Los mismos ratones fueron modificados genéticamente también para que carecieran de una proteína que transporta el cobre en las células.

Los investigadores querían comprobar si mermar los niveles de cobre podía mejorar la supervivencia. Los resultados no pudieron ser más alentadores: reducir el nivel de cobre en los ratones modificados genéticamente provocó una disminución del crecimiento de las células cancerosas. De hecho, los ratones sobrevivieron un 15% más de tiempo que los ratones con un nivel normal de cobre en su cuerpo. De la misma forma, los ratones a los que les fue administrado un fármaco para controlar los niveles de cobre también consiguieron disminuir el crecimiento de las células cancerosas.

- Publicidad - HP1

Las conclusiones del trabajo, publicadas en la revista Nature, demuestran que los medicamentos diseñados para reducir la cantidad de cobre en el organismo (como para tratar la enfermedad de Wilson) podrían ser capaces de reducir el crecimiento de tumores que tienen una mutación en el gen BRAF. Sin embargo, este tratamiento también tendría consecuencias negativas, ya que la deficiencia de cobre provoca entre otras cosas anemia y también una mayor vulnerabilidad a las infecciones.

Alimentos que contienen gran contenido en cobre

Según los expertos los:

  • Frutos de mar. Los mariscos son una fuente de cobre. Una ostra cocida a medio punto contiene 670 mcg de cobre. Las almejas, los mejillones, longostinos y los cangrejos también son buenas fuentes de este mineral.
  • Vísceras. Consumir vísceras como hígado, sesos y corazón también aumenta la ingesta de cobre. El hígado contiene 4,049 mcg de este mineral por onza (30 g).
  • Semillas, frutos secos y legumbres. Las semillas de girasol contienen 519 mcg de cobre por onza (30 g) y las avellanas 496 mcg por onza (30 g). Las nueces, legumbres y semillas, en general, tienen una buena cantidad de este mineral.

Con Información de: Culturizando

 

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Staff

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo electrónico.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna nota?
No dude en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por usted.

Síguenos en nuestras redes sociales.