En esta cuarta parte de algunas reflexiones sobre la problemática de nuestra ciudad que he estado haciendo en este mismo espacio quiero abordar el tema de la violencia ya que hace días mi padre me compartió un artículo muy interesante de Mauricio Meschoulam titulado “Recuperar la Paz en México: problemas conceptuales” donde explica puntualmente y a detalle que la gran mayoría de los mexicanos, políticos o no, no entendemos que es la Paz o como se alcanza, a leerlo, lo acepto, entendí que tampoco yo entendía que es la Paz.

Lo traigo a colación pues como saben soy candidato a diputado local de morena y la coalición Juntos Haremos por el quinto distrito local de Juárez y he tenido la oportunidad de recorrer el distrito y platicar con cientos de juarenses en algunas de las colonias de la ciudad, ciudadanos a los que entre otras muchas cosas les preocupa la situación actual de violencia que a últimas fechas ha observado un repunte alarmante por mas que las autoridades federales, estatales y municipales nieguen, no se puede tapar el Sol con un dedo, digo.

Dicha situación me ha puesto a reflexionar que mientras no entendamos el concepto de Paz poco podremos avanzar al respecto. En el artículo que les comento al inicio, el autor refiere que en los textos de autores clásicos del tema como Galtung, Alger, etc, y a partir de investigación de las circunstancias políticas, económicas, sociales y culturales de decenas de países que muestran altos niveles de paz a lo largo de los últimos 65 años, esos autores nos explican los factores estructurales que sostienen a esas sociedades. Condensando esos conceptos, el Instituto para la Economía y la Paz describe ocho indicadores en los que dichas sociedades, de manera clara y constante, muestran mejor desempeño que las sociedades que carecen de paz. A saber:

- Publicidad - HP1

(1)Gobiernos que funcionan adecuadamente, (2) distribución equitativa de los recursos, (3) el flujo libre de la información, (4) un ambiente sano y propicio para negocios y empresas, (5) un alto nivel de capital humano (generado a través de educación, capacitación, investigación y desarrollo), (6) la aceptación de los derechos de otras personas, (7) bajos niveles de corrupción, y (8) buenas relaciones entre vecinos (cohesión social).

Desde luego que explica que esos pilares conforman un sistema complejo, lo que implica que se puede avanzar en un par de columnas específicas, pero si no logramos avanzar en el resto, podemos seguir estando lejos de la paz.

Así entonces es importante, como lo señala atinadamente Meschoulam, la clave central es ver de distinta forma la manera de entender el tema. Cambiar de chip. Dejar de pensar y conversar en cómo reducir las violencias, o incluso cómo “prevenirlas”, por una conversación que se enfoque en construir una paz positiva, desde la raíz, desde las estructuras del sistema, lo que incluye, sin duda, la reducción de dichas violencias, pero que no se limita a ello. En resumen, construir la Paz.

Por consiguiente, aquí en Juárez, acciones como las que indica Meschoulam como la construcción de parques, la promoción del deporte, la organización de eventos artísticos o el tener calles y plazas en buen estado, alumbradas, y que inviten a la gente a salir y convivir, no deben estudiarse solo como medidas para “reducir o prevenir el crimen”, sino como acciones que promueven, de manera positiva, el empoderamiento comunitario y la convivencia entre vecinos, en otras palabras, recuperar la ciudad para los ciudadanos, insisto, en construir la Paz, yo digo que sí se puede…

BenjaminICSA
Benjamín Carrera Chávez
Catedrático e Investigador en UACJ | + posts

Doctor en Problemas Económicos por Universidad Autónoma Chapingo.
Actualmente Diputado Local por el 5to Distrito de Chihuahua, Profesor-investigador en el Instituto de Ciencias Sociales y Administración de la UACJ y miembro del Sistema Nacional de Investigadores del CONACyT, Nivel 1.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.