La batalla pírrica obtenida en la sesión del Consejo Universitario, celebrada este lunes 30 de julio, se desvaneció en forma inmediata con el contenido de una nota periodística en el periódico digital ‘Diario19’ que dirige el ex funcionario del gobierno de Javier Corral, el periodista Luis Cardona.

Sugestiva y puntual, la cabeza y el contenido le quitaron a Ricardo Duarte Jáquez la risa con la que salió de la sesión del Consejo Universitario pavoneándose, junto con ‘los tres chiflados’ al mostrar quién manda en la Uacj y quién tiene el control de la mayoría de los Consejeros. Una afrenta contra el gobierno del Estado.

La nota fue titulada con una enorme y anti periodística cabeza, pero eso era lo que se buscaba. No hay falta de oficio, sino mensaje telegrafiado: ‘Ricardo Duarte, rector de la UACJ, hermano del ex gobernador prófugo César Duarte, puede ser aprehendido por la Fiscalía de Chihuahua en las Próximas Horas’.

- Publicidad - HP1

El gobierno prestó los documentos de los ranchos ‘comprados’ con el nombre de Ricardo Duarte Jáquez dentro de esa enorme cadena de corrupción que tejieron los Duarte cuando uno de los suyos, César, estaba en la cúspide del poder.

Bajo la efímera circunstancia de ser rector, Duarte Jáquez demostró que la condición política actual, marcada por la ola Morenista, la debacle panista y la sepultura del PRI, le brindan la posibilidad de ignorar al gobernador Corral y dejar en el cargo a un sucesor de su equipo.

El pequeñísimo círculo de amigos, es el dream team con el que juega Duarte. Sorteando el amor de los ‘tres chiflados’, como les llaman lacónicamente a Francisco López, Juan Ignacio Camargo Nassar y, su favorito, Daniel Alberto Constandse Cortez, el rector está a punto de experimentar lo que es el poder político de un gobernador.

Hace unas horas, una simbólica reunión marcó la pauta de lo que viene. El rector, Ricardo Duarte; el secretario general de gobierno, César Jáuregui y el ex candidato a la presidencia municipal panista, Ramón Galindo que, de ahora en adelante, será el intermediario con el Estado.

La espera es para comerse las uñas. Hasta este momento el contenido del cónclave azul con el rector se mantiene en reserva.

La maratónica sesión del Consejo Universitario que se prolongo por cuatro horas, fue la prueba de fuego para un rector timorato y secuestrado por la fama de su hermano, César Duarte que sigue manejando los hilos de la política y tiene ganas, desde el agujero donde se encuentra, de fastidiar al gobernador panista.

La votación de ayer no deja dudas del poder duartista. La colación de maestros y alumnos consejeros sumó 24 votos a favor del proyecto duartista y 12 votos en contra.

Hubo el ‘quórum legal’, pero 8 consejeros, se cree alumnos, no votaron; otros tantos emitieron su sufragio presionados por la mirada ácida de los directores de carrera que intimidaron a los estudiantes obligados por el voto público, pues por mayoría se decidió que la elección no fuera secreta.

La votación por terna reduciría las posibilidades para los oponentes peligrosos para el rector y abriría la puerta para la anhelada sucesión, al imponer a uno de los candidatos ‘a modo’.

El ambiente inició tenso, un rector nervioso, desvencijado en la moral. El silencio reinaba durante la lectura de los asistentes. Se limitaron las bromas del pasado. La sala albergaba a más de 100 asistentes, 44 con posibilidad de voto.

Ricardo Duarte mantuvo un gesto serio. En ese momento se podía escuchar el zumbido de un moyote. La agenda del día estaba lista para la discusión que fue larga, tediosa y tendenciosa en ocasiones.

El rector tenía urgencia de que la votación de lo que ahora se conoce “uno-tres” (un consejero proponiendo a tres candidatos: la terna) se realizara lo más rápido posible. Era su plan de salida para demostrar que el control es de él y no de elementos externos.

Y allí estaba, la jefa del Departamento de Diseño del Instituto de Arquitectura Diseño y Arte de la Uacj, la ‘pechocha’ de Ricardo Duarte; se acabó el respeto, la institucionalidad…Guadalupe Gaytán hundió lo poco que quedaba credibilidad en una universidad que se fue al fondo por la falta de academia y por el exceso de poder.

Y luego vino la propuesta de convocatoria que se le encomendó al Abogado General de la Uacj, René Soto Cavazos; debido a su reducida capacidad profesional (no dije intelectual), el funcionario solicitó a Hernán de Monserrat, encargado de Transparencia de la universidad la autoría del mamotreto que fue recomendado al rector.

Fue entonces que un funcionario de la Uacj recordó aquel momento de confesión cuando el rector Duarte Jáquez refirió que “sabía perfectamente cuáles eran sus apellidos y que no se enfrentaría al gobierno del Estado”. El poder lo subyugó.

Y sus cercanos dicen la razón: “El hermano (César) no lo suelta, se la pasa hablando con él. Es evidente que las llamadas son continuas y la las indicaciones fluyen, peligrosamente, en contra del poder que le puede hacer daño”.

A lo largo de los años he visto el control que se ejerce desde el poder de los directores de escuelas y facultades. Las universidades operan bajo mecanismos sujeción para que nadie se salga de la línea marcada, hasta que un poder más alto los subordina.

Ayer fue así. El voto forzado por la mirada amenazante de los directores o lo que es peor, por los señores feudales de los cuatro Institutos. Los consejeros alumnos fueron marcados por la insolencia antidemocrática de quienes los hicieron miembros de ese honorable Consejo. Una vergüenza.

No hubo poder humano que hiciera cambiar la estrategia del rector. Votaron primero que los sufragios fueran a mano levantada. Nada de secretos.

Una votación dio lugar a otra. Luego vino el plebiscito de la discordia, el “uno-tres”, que amerito una discusión de casi tres horas.

Entre gritos groseros, acusaciones llenas de ponzoña, la euforia de la promesa futura y todas esas linduras, dieron pie para entender que los líderes sindicales seguirán siendo, como siempre lo han sido, la misma escoria que fecunda la política.

Y allí estaban, los dirigentes sindicales con con ‘doctorado’, uno representa a Icsa y el otro a la carrera de Ingeniería, Quiñones y Ruric, respectivamente, realizando su misión de ‘porros’, abucheando a la disidencia del rector; allí estaba, un Ricardo Duarte, no igual, pero muy parecido a su hermano.

Al coro se unió Guadalupe Gaytán, la pechocha universitaria que entre gritos y murmullos aplastaba a los que disentían de la oferta oficial. Vino entonces la confesión. Adrián Uribe, el presidente de la Comisión Electoral denunció, en el pleno del Consejo Universitario que la elaboración de la convocatoria no había estado a cargo de su comisión, de su membrete, sino que había sido plantado por un equipo de rectoría.

Alfredo Granados, el segundo en jerarquía de la Comisión ‘patito’, se adjudicó la elaboración de la convocatoria, una auténtica farsa. Diría la abuela: “tan grandote y tan mentiroso”.

Frente al auditorio, surgió un Duarte que asumía la consigna familiar. “Échale huevos, Cuate, que no te apabullen esos cabrones de izquierda…qué Corral sepa que tienes huevos, que no estamos muertos”, refiere un cercano al rector que asegura su hermano, César, habló con él esas palabras.

Con la elección del lunes, Duarte facilitó el camino a uno de los tres chiflados, pero los confrontó entre sí. El ‘Nacho’, Camargo Nassar advirtió que no se bajaría del caballo y a Pancho López le vale un soberano cacahuate si llega o no, sabe perfectamente que es de la bola, además tose y suda cuando le dan un micrófono, por eso mejor se calla.

Ricardo Duarte retó abiertamente al gobierno de de Chihuahua. Rompió un acuerdo político que solo le corresponde deshacer a quien tiene poder, no a quien se despide de él

Nada inmutó a don Ricardo. Se lo pidieron y, de alguna forma, se lo suplicaron. Los alumnos participaron poco y aquellos que lo hicieron se mostraron a favor del voto “uno por uno” y después de cada propuesta que no era del agrado de rectoría, llegaban los abucheos, que ensordecían el ambiente, que eran vulgares. Allí estaba, la Pechocha rescatando lo que le ofrecieron, colocándose al nivel de los líderes sindicales que para eso se pintan solos.

La aplanadora desechó también la posibilidad de que se transmitiera en vivo la comparecencia de los candidatos; otra vez la aplanadora. El rector señaló que una transmisión de esa naturaleza se contraponía a la ley. Hernán de Monserrat lo confirmó.

El rector Duarte tenía razón. La ley de la vida no dotó a su terna de eso que se requiere para convencer a la primera y todavía exhibirlos por televisión. Sería caótico. Y las razones son más que visibles: El Metrosexual, Daniel Alberto Constandse tiene una capacidad nula para expresarse y nadie le enseñó la concordancia entre el sujeto, verbo y complemento;

Camargo Nassar es tartamudo y Pancho López tiembla cuando alguien le pone un micrófono enfrente…y le sudan las manos.

La discusión de cuatro horas fue suficiente para descubrir que los premiados con la votación a ‘modo’, celebrada ayer, es para desechar a Manuel Loera, Ernesto Morán y al Pipis, David Ramírez Perea; en contraparte se beneficiaría a cualquiera de los tres chiflados.

Ninguno de los consentidos del rector abrió la boca. Mantuvieron la mansedumbre de su pastor. Se metieron debajo de la falda de la Pechocha y bajo la inmoralidad de los líderes sindicales.

Erik Sánchez, director de Iada, el único no subordinado de los cuatro directores de Instituto, propuso mesura y análisis, lo que debe de reinar en una universidad. El origen de la propuesta era el análisis a conciencia de la convocatoria y una votación posterior, con elementos firmes y consejeros más informados y menos manipulados.

Pero la propuesta fue ahogada por la Pechocha que cayó con sus gritos al director de Iada. En ese momento se inauguraba un periodo negro para la Uacj. Era la primera ocasión, que en una sesión de Consejo, un director era humillado en una absoluta falta de respeto a esa respetable figura administrativa.

Unas horas después de este evento. Como si fuera un telegrama urgente, los servicios periodísticos empezaron a rondar los espacios universitarios.

Vino de un ex funcionario de Corral, del periodista Luis Cardona. En su página de Internet Diario 19, publicaba la siguiente nota:

El rector de la Universidad Autónoma de Ciudad. Juárez, Ricardo Duarte Jáquez, hermano del prófugo ex gobernador de Chihuahua, César Horacio Duarte estaría a punto de ser aprehendido con una orden de un juez por la Fiscalía General de Chihuahua, tras una investigación en la que entre otras situaciones se le encontró haber escriturado en un solo día, el 14 de septiembre de 2010,  seis ranchos con un valor simulado de poco más de 4 millones de pesos, producto de operaciones aparentemente ilegales, con las que habría favorecido a su hermano. Los precios catastrales de las propiedades son inmensamente inferiores al valor real, de acuerdo a expertos evaluadores.

Las propiedades que escrituró a su nombre el 14 de septiembre de 2010 son “Arroyo de Atanasio”, “Arroyo de la Yegua y Cordón del Madroño”, “Arroyo Seco”, “El Cerrito”, “Los Altos” y “Tinaja Blanca”.

Las operaciones pudieron ser consultadas en el Registro Público de la Propiedad, copias que obran en nuestro poder y de las cuales mostramos a continuación un extracto de la captura. Con esto se demuestra la posible participación del rector de la UACJ en las actividades ilícitas de su hermano, que al estar al frente del Gobierno de Chihuahua llevó a cabo un saqueo de más de 46 mil millones de pesos involucrando directamente al menos una lista de 50 funcionarios que ha ido creciendo después de casi dos años investigaciones acuciosas en su contra, misma que han derivado en más de 15 órdenes de aprehensión del fuero común en contra de César Horacio, más una orden de aprehensión federal, en la que se ve involucrada la cúpula nacional del PRI y su ex presidente Manlio Fabio Beltrones.

Presentamos aquí las copias obtenidas por diario19.com, como parte de la investigación periodística, amén de la que puede llevar la Fiscalía de Chihuahua y que derivaría eventualmente en la detención del rector de la UACJ, una vez que el juez libere una presunta orden de aprehensión solicitada por el Ministerio Público.

Rafael Navarro
Rafael Navarro Barrón
Periodista y Analista Político | +52(656)2873400 | [email protected] | Website | + posts

Periodista y Analista Político.

Cualquier información enviada a mi correo y/o whatsapp será atendida bajo el principio de la confidencialidad absoluta.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.