El título tiene una connotación sarcástica con la que pretendo acercar a mis lectores al conocimiento del enorme caudal que guarda el PRI entre sus reliquias. Y que en cualquier momento las puede sacar a orear un poco para que de pasadita le sirvan como arietes en su estrategia de golpeo a sus adversarios.

Quienes conocen del sistema político mexicano, saben que el PRI es la institución que inventa la política nacional.

Comienza con la fusión de varios segmentos de la sociedad para darle cohesión al poder.

- Publicidad - HP1

En el origen primigenio del poder en México, eran los militares quienes se disputaban las prebendas que la revolución les concedía por andar “metidos en la bola” y no podían ponerse de acuerdo porque todo lo resolvían a balazos.

El PRI, de Plutarco Elías Calles, le dio el tono “democrático”. Le da fin a la era del caudillismo.

Y desde 1929 hasta la fecha, es el PRI quien lleva la vanguardia en el ejercicio del poder en México, aunque momentáneamente les arrebaten gubernaturas, alcaldías y hasta la presidencia de la república.

Durante setenta años consecutivos nunca tuvo rival. El sistema de hecho estaba armado para conservar eternamente el poder. Pero el mundo fue cambiando y el totalitarismo mexicano fue ocultando poco a poco sus activos de manipulación, que se fueron ulcerando lentamente para convertirse en “tumores”, mientras se iban inventando otras fórmulas para obtener y conservar el poder.

En el año 2000, Acción Nacional con Fox saca al PRI de Los Pinos, y le alcanza todavía un sexenio para conservar el poder, mientras el tricolor, aprovecha la ingenuidad de Calderón quien se enfrenta abiertamente al crimen organizado con un resultado de 50 mil muertes violentas a lo largo y ancho de nuestro país, durante su sexenio.

Algunos especialistas coinciden en que el PRI, habría hecho alianza con fuerzas fácticas del crimen organizado para retornar al poder, y lo logran con Enrique Peña Nieto y el grupo Atlacomulco, bajo una engañosa campaña donde le venden al electorado la idea de UN NUEVO PRI.

Atrás quedan las grandes organizaciones partidistas CTM, CNC, CNOP y una red de nefastos sindicatos como el de PEMEX, CFE, SNTE, y otros.

La lucha por el poder sube a otro nivel con la aplicación de la tecnología de principios del milenio y estrategias de comunicación vía internet.

En esta lucha, el PRI pierde credibilidad, se evidencia como un partido en el que desde el presidente, hasta los funcionarios de último nivel pasando por gobernadores, alcaldes y legisladores, son considerados ladrones y creadores de lo que en el mundo de las percepciones se conoce como NARCO PODER.

Estamos inmersos en una guerra político-electoral sin precedente, a la que llamaremos de «tercera generación», en la que el PRI, conecta estratégicos golpes de alteración y desconcierto para provocar inestabilidad y caos. (La segunda generación fue la del uso político de las redes sociales y la «legalidad» como instrumento de defensa)

EL USO POLÍTICO DEL CAOS
Un escaño más en la evolución de la lucha por el poder.

En Chihuahua, un día amanecimos con un quirúrgico acarreo guerrillero para la perturbación y desequilibrio social.

El brazo golpeador de los sindicatos al servicio del tricolor. Los Tumores Perros, contenidos durante un tiempo, que servirán ahora para el golpeo.

Movilizaciones y consignas contra el gobierno que nunca surgieron cuando el PRI estuvo en el poder.

El bloqueo de calles y edificios para dar la sensación de ingobernabilidad.

Una novedad de lucha por el poder, que tardará un buen rato en descifrar el equipo de Javier Corral y más aún, enfrentarla, diluirla y crear una estrategia de contraataque.

Mientras el referee hace el conteo en la lona, luego de este descontón, veremos en redes sociales una andanada de «opiniones ciudadanas» que insistirán en que el gobierno priyista siempre será mejor aunque se roben todo y dejen vacías las arcas del erario.

Es muy claro que el presidente del CDE del PRI en Chihuahua, Guillermo Dowell conoce perfecto El Príncipe, Las 33 estrategias de la guerra, y obviamente, El Arte de la Guerra.

¿Y del lado de los corralistas? El desconcierto.

Si el equipo corralista se logra levantar a la cuenta de ocho, agarra aire y termina el round, recomiendo que busque «manejador» rudo en su esquina.

Voy por una soda para seguir disfrutando de la pelea.

Mientras tanto la tarjeta lama, lama, lamita, es…
10 puntos para el tricolor
8 puntos para gobierno azul.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.