Cabe hacernos en serio, todos los Juarenses, unas preguntas porque algo no checa muy bien en eso de las planillas que votamos en las elecciones…

¿De que diablos sirve que en la planilla de presidente municipal haya un ciudadano que sea votado también como suplente del titular?

Para que existe esa figura en el proceso electoral si al final de cuentas el titular y/o el Cabildo pueden escoger a quien mejor le acomode y le venga en gana, tirando por la borda el MANDATO del electorado, en el supuesto de no respetarse la decisión ciudadana para suplente en la presidencia municipal.

- Publicidad - HP1

¿Cómo pudiera excusarse de no respetar la ley y el mandato electoral de los ciudadanos?

De no suceder será un cuestionamiento de peso en la campaña, porque regresar a la ciudadanía a pedir su voto cuando no se ha respetado el mandato pegará muy duro al presidente Cabada.

Rodolfo Martínez, el “Güerito” Martínez tiene mucha culpa de que las cosas no pudieran respetarse y que se hagan a modo de la mayoría de sus propios intereses. Para él todo esta mal y “Cuchichea” al oído del preciso lo que a su interés conviene.

La sola idea de querer ocupar la SUPLENCIA demerita todo el trabajo, de muchos que no le son afines, trayendo “tirria” estratégica para restarle meritos y fuerza a Alejandro Loaeza, quien por cierto siempre ha obrado con cautela, pericia y sapiencia política para no agitar las aguas que pudieran ocasionar un desbalance al proyecto del presidente Cabada. Le ha jugado derecho al preciso Cabada y no se ha andado con cuchicheos Anti-Martínez y vaya que elementos ha tenido. A estas alturas del partido salir con dudas para no respetar el mandato ciudadano son… Vaya, es tarde…

Obvio es que el presidente Cabada tenga que andar con muchos tientos y busque un personaje que le garantice total y absoluta continuidad, respeto, disciplina y escuche la continuidad del que tiene licencia para poder mantener el control del ejercicio del poder en el Ayuntamiento. Es lógico su actuar, es entendible; pero lo que no sería correcto es violentar la ley para poner a un corrupto o a un sumiso como suplente, cuando en su momento estableció una planilla electoral que fue votada y respaldada con el voto ganador en los comicios pasados.

Si no se respeta el mandato, la ley y su propia decisión de ser acompañado en la fórmula por el suplente que escogió en su panilla pagará, Cabada Alvídrez, un precio innecesario en su reelección.

Volvemos a decirlo, sería otro asunto que lo va a meter en problemas porque se le puede objetar cualquier otro nombramiento, avisado esta una vez mas por Don Q. Chillito.

Hay que recordar que no todos los que votamos vivimos en la periferia que es donde esta la real fuerza electoral del municipe.

Repito, no se pude ir a la ciudadanía a pedir su voto cuando se ha mancillado su mandato dado en las elecciones pasadas.

Muy seguros estamos, lo volvemos a decir, que el presidente Cabada volverá a ganar la elección de presidente municipal con un marginal apretado, pero ganará y Don Q. lo dice sin conocer a los candidatos opositores, pero el Ayuntamiento de Ciudad Juárez será de nueva cuenta Independiente. Anótelo.

No hay terna de suplentes porque ya hay Presidente Municipal Suplente emanadado de una elección: César Alejandro Loaeza Canizales

Es importante que no se subestime la fuerza que puede tener una objeción ciudadana, ya lo vivió con “Juárez Iluminado”; deseamos sinceramente que no lo vaya a vivir con la suplencia del presidente, sería desastroso para su reelección y muy malo para Juárez.

El Bueno, El Malo y El Tranza… Usted mismo ubíquelos, estimado lector, dentro de la terna que indebidamente se maneja en este asunto.

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.