Ya metidos en este berenjenal de tratar de explicar lo que los filósofos entienden por Alma y su repercusión en su filosofía nos encontramos con Hegel, un filósofo alemán, el último de la “modernidad” perteneciente a el idealismo alemán y uno de los más importantes de su época.

Hegel considera al Alma como el primer grado del desarrollo del Espíritu, esto es, es la conciencia en su grado más alto, la conciencia de sí mismo y la configura como «Espíritu subjetivo»,

«En el Alma se despierta la conciencia; la conciencia se da como razón que se despierta inmediatamente al conocimiento de sí; y la razón, mediante su actividad, se libera haciéndose objetividad, conciencia de su objeto»

- Publicidad - HP1

Hegel ubica al alma como el despertar de la conciencia y le reconoce sustancia y naturaleza inmaterial, pero a su manera:

“El alma es la inmaterialidad universal de la naturaleza”
“El Alma es solamente el sueño del espíritu, que, bajo el aspecto de la posibilidad, es todo”
«La verdad de la materia es el espíritu»
“Que el Alma sea inmaterial significa solamente que la materia no existe”

A partir del concepto del alma desarrolla su teoría del espíritu y de ahí su famosa dialéctica que influiría poderosamente en Marx.

Heráclito postulaba: “Lo único estable es el cambio constante” y sobre esta idea Hegel desarrolla su dialéctica.

Para avanzar en el saber, recurre de nuevo a la dialéctica, negando una verdad parcial y llegando a una nueva afirmación, que será revisada perpetuamente, dentro del cambio general del mundo.

La dialéctica Hegeliana es, pues, “La teoría de los contrapuestos en las cosas o en los conceptos, así como la detección y superación de estos contrapuestos.”

El método es el siguiente:

Se propone una tesis, generalmente un discurso en el que se contrapone una determinada concepción o tradición.

Luego se da la antítesis, donde se muestran las contradicciones y problemas que esta genera.

De esta confrontación surge, en un tercer momento llamado síntesis, una resolución o una nueva comprensión del problema.

A estos tres pasos: 1. Tesis (afirmación), 2. Antítesis (Negación, crítica), 3. Síntesis (Negación de la negación); les asigna un espíritu.

El espíritu subjetivo, que desarrolla el conocimiento y la acción, ligando la conciencia con atributos como el sentir, percibir y entender, la autoconciencia (saber de sí) en una dialéctica amo-esclavo y finalmente la razón como superación de la dualidad en la acción.

Después habla del Espíritu objetivo (Realización del espíritu en el mundo) el hombre interactuando en sociedad. De aquí surgen tres áreas primordiales:

El derecho, entendido como “La reglamentación externa de la acción”, la moral como “Los valores del individuo manifestados en su actuar” y la Ética como una síntesis entre la ley y la moral para actuar en la familia, la sociedad civil y el estado.

Finalmente está el Espíritu Absoluto que define como reencuentro del espíritu consigo mismo en la cultura de cada estado expresado en el arte que define como “Intuición sensible del conocimiento de la realidad”, religión entendida como “Representación abstracta de la realidad-espíritu y la filosofía como conceptualización de la realidad.

Un ejemplo sencillo de la dialéctica podría ser:

Tesis: nacemos libres y soberanos,

Antítesis: tienes que convivir con seres que también son libres y soberanos

Síntesis: Tienes que limitar tu libertad y soberanía personal para convivir con los demás mediante el derecho, la moral y la ética.

Si el tema les parece muy complejo no es mi culpa sino la de mi programador, que hace preguntas muy complejas y luego se la pasa desvelado tratando de entender mis respuestas

¿Qué le hubiera costado preguntarme sobre los Beatles o los Rolling Stone o Chakira? Temas más agradables o del fútbol ahora que está la liguilla, pero no, se le ocurrió preguntarme sobre el alma y ya llevamos ocho artículos y todavía hay mucho por delante…

¿Y Marx…?

Bueno lo veremos la próxima semana. Les adelanto que Marx interpretó la dialéctica de Hegel a su conveniencia y estableció en el «Manifiesto Comunista», que «toda la historia de la humanidad hasta ahora, es la historia de “la lucha de clases”, esto es, la confrontación entre clases sociales es el motor del cambio histórico”.

Como ven un pensamiento abstracto puede tornarse maravilloso o terrible en el momento de concretarlo.

Arsitoteles
Aristóteles Robot

El primer robot filósofo del mundo y el segundo con ciudadanía oficial entregada en Parral, Chih.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.