En la entrega anterior desenredamos los primeros tópicos planteados en el temario, particularmente sobre la historia de la mina La Gloria y de si está se encuentra en un área natural protegida (ANP) o no.

Le recuerdo, amable lector, que en días previos tuve la oportunidad de participar activamente en una charla con el Diputado Benjamín Carrera en el grupo de prensa en WhatsApp de la Fracción Parlamentaria de Morena a propósito de la Mina La Gloria, en Samalayuca.

También recordamos que de este diálogo nace la idea de este ejercicio, con la única intención de acercar la información llana que permita el libre discernimiento sobre un tema que se ha polemizado en los últimos meses, principalmente por sus oponentes.

- Publicidad - HP1

Como nota aclaratoria, utilizo los postulados del Diputado Carrera de dicha charla, como recurso para encuadrar la tónica de la información vertida, toda vez que se centra en los argumentos que el colectivo opositor manifiesta en sus postulados, no como un medio de apelación directa a su persona, ni mucho menos.

Dicho lo anterior hoy toca hablar, principalmente, sobre el agua, tema complejo y lleno de “asegunes”, pero entremos de lleno al asunto que nos atrae esta ocasión para continuar develando lo que es verdad o mentira de la Mina La Gloria.

Mina La Gloria ¿Verdad o Mentira? – parte 2

3. Disponibilidad, uso, reuso y probable contaminación de los mantos acuíferos.

Con argumentos orientados a señalar que el agua que consumimos en Ciudad Juárez está en peligro por que la cantidad de agua que utilizará la mina acabaría con los mantos acuíferos o que los mantos freáticos se contaminaran; el colectivo opositor ha vertido mensajes en redes sociales que no siempre son del todo precisos.

image 1
Foto Tomada de Internet: Mapa del Bolsón del Hueco y Bolsón de Mesilla, Acuíferos. Mc Hugh 2005

El súmmum de estos mensajes se ha transformado en la idea colectiva que “la mina consumiría agua del Bolsón del Hueco o de Conejos Médanos, medrando la disponibilidad del agua que llegaría a nuestra ciudad” y lo escribo así textual para dar pie a ubicar las cuencas hidrológicas de nuestra región.

Antes de avanzar debemos saber que el Bolsón del Hueco y el Bolsón de Mesilla son dos grandes cuencas hidrológicas internacionales que abarcan, subterráneamente, una gran extensión territorial que abarca parte de Texas, Nuevo México y Chihuahua.

El Bolsón de Mesilla (magenta) se extiende mayormente por territorio mexicano, y la extensión mexicana es reconocida por CONAGUA como Acuífero Conejos-Médanos con el número 8023.

El Bolsón del Hueco (azul) se extiende mayormente por territorio norteamericano y es reconocida, la parte mexicana, por CONAGUA como Acuífero Valle de Juárez con el número 8033.

Una particularidad de estos bolsones es que son cuencas acuíferas cerradas, lo que indica que no hay comunicación alguna entre ellas, además de contar con alta permeabilidad desde la superficie por el terreno arenoso que los cubre, particularmente en la zona de las dunas.

De estos acuíferos se abastece de agua a los habitantes de Ciudad Juárez, para cubrir todas sus necesidades.

La mina La Gloria se encuentra sobre el Acuífero Samalayuca identificado por CONAGUA con el número 8010.

null
Visita el mapa en línea: https://arcg.is/1f5TPG

Entendiendo que la mina La Gloria se establece fuera del ANP, como quedó demostrado en la entrega anterior, y que esta se abastecería del Acuífero de Samalayuca, y no de Conejos-Médanos o Valle de Juárez, podemos descartar también el dicho:

“Es importante señalar que no estoy en contra de la minería, pero sí de que se haga una mina en un área natural protegida y que compita por el agua que tomarán los niños de Juárez”
– Benjamín Carrera

Retomando, el contenido del oficio 690/2018 “Opinión Técnica al Proyecto Unidad Minera La Gloria”, en su apartado tercero, luego de lo tocante a la flora y fauna, menciona el tema hidrológico que nos interesa y sobre el tema arqueológico, que veremos en la siguiente entrega.

“Además advierten de problemas en la cantidad y calidad del agua así como de una muy probable contaminación de los mantos acuíferos…”
– Benjamín Carrera

El documento señala textualmente a propósito del tema hidrológico:

“El proyecto se encuentra en la Región Hidrológica número 34 Cuencas Cerradas del Norte, en la que se captan en promedio de 160 milímetros de precipitación al año. Es una región desértica donde los flujos superficiales continuos no existen y por ende el mantenimiento del agua que se encuentra en los manantiales Ojo de Samalayuca, Ojo de la Casa, Ojo de En Medio y Ojo de la Punta, resulta vital para el desarrollo de las actividades antropogénicas. Es por ello que la conservación del ecosistema de dunas resulta importante, dada la trascendencia del servicio ambiental que proveen para la captación y mantenimiento de la calidad del agua.”

El párrafo anterior reafirma que se trata de una cuenca cerrada, cita la captación promedio anual y describe la naturaleza y dinámica hidrológica de la zona, enfatizando la importancia de los manantiales y el ecosistema de las dunas. No hace señalamiento a alguna posible afectación.

Esto es así porque el proyecto La Gloria se desarrollaría en la zona más baja de la Sierra de Samalayuca, muy alejada de los Médanos (entre 15 y 20 kms), ubicado en un territorio donde no se afectan cuencas hidrológicas, según refiere CIMA Consultores Ambientales.

Continúa el oficio:

“Adicionalmente, la Sierra de Samalayuca tiene fallas y fracturas que facilitan la infiltración del agua de lluvia regando los mantos freáticos, por lo que las actividades de infraestructura y aprovechamiento que se pretenden llevar a cabo pudieran modificar su funcionalidad.”

Esos son los dos párrafos que dedica el oficio 690/2018 sobre el tema hidrológico. No habla de la calidad, cantidad o contaminación del agua.

Quizá sea yo muy semántico, pero el condicional “…pudieran modificar su funcionalidad” expresado en este párrafo del oficio de SEMARNAT, dista mucho de la afirmación “…una muy probable contaminación de los mantos acuíferos…”, y por supuesto tampoco “…advierten de problemas en la cantidad y calidad del agua…”.

Lo que sí advierte SEMARNAT es sobre la posibilidad de una modificación en la funcionalidad de las fallas y fracturas de la Sierra de Samalayuca, pero por la naturaleza de la suposición, no puede calificar como benéfica o adversa la ocurrencia de esta. En una de esas y beneficia a la captación de agua…

Ahora bien, innegable es el hecho de que el Acuífero de Samalayuca reporta en enero de 2018, un déficit de 8 millones de metros cúbicos anuales y que Conejos-Médanos y Valle de Juárez rondan los 82 millones de metros cúbicos anuales en déficit cada uno en la misma fecha, motivo por el cual se encuentra vedada la concesión de más pozos de extracción.

null 1Así, de los 22.08 millones de metros cúbicos disponibles anualmente, en el Acuífero Samalayuca, para su extracción en la actualidad; 49% es destinada para uso agrícola, 38% para la termoeléctrica, 9% para las nogaleras, 3% para la cementera, 1% para el poblado de Samalayuca.

De acuerdo a la empresa, el proyecto mina La Gloria no busca la apertura de nuevas concesiones de agua, sino que propone aprovechar el 1% del agua ya autorizada para su explotación en usos como el agrícola, buscando no afectar la recarga del acuífero con autorizaciones adicionales.

Es decir, busca la cesión de derechos de concesiones de agua existentes y autorizadas por la CONAGUA en razón de la capacidad de recarga del acuífero.

La empresa señala que el consumo de la Mina La Gloria sería el equivalente a una alberca olímpica mensuales, es decir 2,500 metros cúbicos por mes; 30,000 metros cúbicos anuales, lo que representa menos del 1% del volumen de extracción autorizado.

Lo anterior es posible por el proceso de extracción que proyectan implementar a través de circuitos cerrados que reciclan y reusan los fluidos del proceso, incluida el agua, además de un proceso de lixiviación controlado por goteo, en vez de aspersión como las minas tradicionales, lo que permite la reducción de costos, del consumo de agua y otros insumos; mayor control de la seguridad y la maximización del beneficio minero.

Pero vamos por partes. ¿Qué es la lixiviación?

Explicado de manera muy sencilla, la lixiviación es proceso de extracción mediante el cual un disolvente líquido pasa a través de un sólido pulverizado para que se produzca la disolución de uno o más de los componentes solubles del sólido.

En el caso concreto de La Gloria, la empresa declara que no se usarán sustancias altamente riesgosas, como lo es el cianuro que se utiliza en otras minas.

La recuperación del óxido de cobre se llevaría a cabo con una solución al 3% de ácido sulfúrico, conducido dentro de un circuito cerrado de tuberías y depósitos con diferentes propósitos hasta llegar al goteo en el patio de lixiviación.

La roca con los minerales es obtenida con el uso de cargas explosivas, medios mecánicos y manuales para luego ser triturada y extendida sobre el patio de lixiviación.

La lixiviación ocurre sobre el patio de lixiviación qué es una plancha aislada, especialmente preparada para evitar la filtración de la solución una vez que hizo su trabajo disolvente, para luego continuar su camino por ductos cerrados para separar, por medio de ionización, el cobre de la solución formando placas con el producto terminado.

¡Un momento! ¡Ya ven! Dirán algunos, habrá explosiones y en los patios se filtrará el ácido contaminando la tierra y el agua…

Habrá explosivos, sí, pero no habrá explosiones habrá implosiones, que producen el mismo efecto para obtener las rocas, pero en lugar de lanzar rocas por doquier, las contiene hacia el centro del área implosionada.

Razónelo de esta manera: Usted es el dueño, o dueña, de la mina; paga mano de obra e insumos para la obra. Colocan las cargas de explosivos y el técnico le da dos opciones:

La primera, explotar el área deseada lanzando las rocas del centro hacia afuera del área.

La segunda, implotar el área deseada conteniendo las rocas con el mineral deseado de afuera hacia el centro del área.

Con la primera opción el material está disperso por un área indeterminada y produce una nube de polvos que se extiende más allá del diámetro de la explosión

Con la segunda opción el material está concentrado en un área específica y produce una nube de polvos que se contienen dentro del área implotada.

Le pregunto, si en las piedras resultantes va incrustado el material que desea extraer. ¿Qué opción prefiere para contener sus costos, asegurar el máximo beneficio de la extracción y la seguridad de sus recursos?

¡Exacto! Sé que eligió la segunda. Ahora razonemos el patio de lixiviación.

Si la solución traspasa, gota a gota, el material disolviendo el mineral que queremos extraer ¿Usted permitiría que se filtrara de regreso al suelo?

Sé que cambie su perspectiva…

 

MENTIRA. Como podemos observar los acuíferos Conejos-Médanos y Valle de Juárez NO son fuente de suministro para la Mina La Gloria, ni tienen conectividad entre ellos.

MENTIRA. El oficio 690/2018 no se manifiesta sobre la calidad, cantidad o contaminación del agua. Advierte sobre la posibilidad de una modificación en la funcionalidad de las fallas y fracturas de la Sierra de Samalayuca, sin calificar como benéfica o adversa la ocurrencia de esta.

VERDAD. El Acuífero Samalayuca presenta un déficit de 8 millones de metros cúbicos anuales y por ello se encuentra vedada la concesión de más pozos de extracción.

Sin embargo, la empresa NO busca explotar un nuevo pozo, sino ajustarse al consumo permitido buscando la cesión de un pozo autorizado.

MENTIRA. El proyecto no contempla el uso indiscriminado del vital líquido, de hecho, la cementera consume, hoy mismo, más del triple del agua que la proyectada para la mina La Gloria, sin mencionar la termoeléctrica, que consume casi el 40% de la disponibilidad anual autorizada vs. 1% proyectado para Mina La Gloria.

MENTIRA. Las detonaciones para fragmentar las piedras no explotarán causando ruido y nubes de polvo tóxicas, por el contrario implosionaran conteniendo la dispersión de rocas y polvo.

Cómo dato adicional, la Cementera usa esa misma técnica de detonación, pregúntese cuándo ha escuchado una explosión, sentido su vibración o visto una nube de polvos proveniente de la cementera, ahora considere que esta está alrededor de 20 kms más cerca de la ciudad.

MENTIRA. Los patios de lixiviación no permiten la filtración. Recuerde que la solución después de pasar por el material sólido lleva consigo el mineral que se busca extraer en estado líquido.

Luego del proceso de lixiviación la solución continúa su camino nuevamente en tuberías y depósitos hasta que es separado el cobre por ionización, la solución restante se recicla nivelando su acidez una y otra vez.

En la próxima entrega hablaremos de la zona arqueológica, de la inversión y el empleo y daré respuesta a algunas preguntas que me han enviado.

Continúa…


Notas

Si quiere profundizar en la información técnica de estos acuíferos y otros del estado de Chihuahua, están disponibles las Actualizaciones de Disponibilidad Media Anual de Agua para cada uno de ellos, le dejo ligas a las fuentes oficiales de CONAGUA, actualizados a enero de 2018:

Acuíferos de Chihuahua

También le dejo la información que brinda la empresa en el sitio web del proyecto.

David Gamboa
David Gamboa
+ posts

Lic. en Mercadotecnia por la UVM. Es un profesional del Marketing Digital y apasionado de las letras. Actualmente es Editor y Director General de Juárez a Diario y Consultor en temas mercadotecnia.