Los Laberintos de la conciencia (parte VI)

¿Vivimos dentro de una computadora?
La magia ancestral no habla de que el universo es mental, que todo sucede aquí y ahora, si esto es cierto luego nos aparece el problema de cómo explicar este universo desplegado y “material”.

En el 2003 Nick Bostrom imaginó una civilización con un inmenso poder de computación capaz de simular nuevas realidades y colocar en ellas entidades conscientes , hace una detallada explicación de cómo serían estas simulaciones sugiriendo que nosotros estamos en una simulación y que pronto podríamos estar creando simulaciones, aunque advierte que si esto se diera y pudiéramos interactuar con el programador este resetearía a la humanidad para que empezara de nuevo como ha ocurrido varias veces, el inicio de civilizaciones que puede o no ser un reseteo.

Aprendí a programar cuando las computadoras eran de bulbos y ocupaban un edificio, lo he seguido hasta la fecha por lo que esa deformación profesional me lleva a imaginarme como programar estos universos, ignoro si es la misma forma como imaginó Nick Bostrom o si su análisis llegó a ese detalle, pero creo que está dentro de lo posible y como la especulación es un terreno libre donde todos podemos entrar me aventuro a él.

- Publicidad - HP1

Lo primero que tendríamos que conseguir es una supercomputadora con una memoria inmensa donde se ubicará la simulación, simularíamos un espacio esférico para limitar su extensión, algo así como el planeta tierra, esta memoria sería el “Espacio”, requeriríamos también una señal de sincronía que rigiera todas las operaciones y sintonizara los objetos y agentes que creáramos en él, a esta señal de sincronía le llamaríamos tiempo, bien ya tenemos el “Espacio tiempo” de nuestro universo.

Iniciaríamos ubicando objetos inanimados en un conjunto de direcciones de memoria, estos objetos deberían de tener un conjunto de propiedades y procedimientos, como toda programación orientada a objetos.

Iniciemos por los objetos inanimados. Por ejemplo, una piedra, dentro de sus propiedades tendríamos que poner forma, densidad, dureza, color, elasticidad, textura etc. y dentro de sus procedimientos, algoritmos para determinar a que presión se romperían, como se dilataría con el calor, como se movería al impactarle una fuerza, como se comportaría al impactar con otros objetos etc. en el caso de que se rompiera habría que generar un objeto por cada pedazo, con esto tendríamos el mundo inanimado.

El siguiente paso sería hacer objetos animados elementales de poca movilidad pero que tuvieran sensores y actuadores con algoritmos de crecimiento y reproducción para que fueran poblando el universo de la simulación e interactuaran entre si y con otros agentes, de igual forma que los objetos tendrían su conjunto de propiedades y procedimientos más sofisticados que los objetos inanimados, incluso con las rutinas de un agente. podríamos llamarle mundo vegetal.

Luego tendríamos que hacer otros objetos animados con mayor movilidad con todas las posibilidades de los anteriores, pero con nuevas propiedades, mejores procedimientos y con multi agentes, como recordarán un agente en inteligencia artificial tiene la posibilidad de reconocer y captar los datos del medio ambiente, generar información para hacerla conocimiento y después actuar en consecuencia.

En el área de procedimientos habría que ponerle rutina de sobrevivencia para estimular su movilidad, así como necesidades de “alimentarse” de otros objetos y además la posibilidad de ser alimento de otros objetos, los lugares donde habitaran podrían estar rodeados de fluidos densos o etéreos y estaría preparados para interactuar con ellos.

Llevaría rutinas de reproducción y con el fin de que no se sature de objetos y además reciclemos recursos, se le colocarían telómeros dentro de ellos para que una vez transcurrido un tiempo desapareciera liberando recursos y espacio para otros.

El objeto superior de este mundo simulado debería de tener todas las propiedades de los anteriores pero habría que dotarlo de unos agentes especiales y únicos, el primer agente sería uno que le permitiera observar los cambios y darles sentido a los fenómenos que le rodean, podríamos llamarle conciencia, un segundo agente sería aquel que pudiera crear escenarios inexistentes y buscará como reproducirlos, a este agente le podríamos llamar creatividad, otro agente lo podríamos encargar de coordinar esfuerzos con otros agentes para construir escenarios que se le ocurrieran al agente imaginación, podríamos poner tantos agentes como se le ocurra con una misión y características definidas, trataríamos de hacerlos a imagen y semejanza nuestra.

Evidentemente no es una tarea trivial, requeriría de una cantidad de expertos en cada área de la actividad humana, físicos, matemáticos, filósofos, humanistas, psicólogos, biólogos etc.

Incluso se podría dar el caso de que hiciéramos réplicas de nosotros mismos, que todos los participantes creáramos un objeto y le pusiéramos nuestras propias características y procedimientos (carácter) y desde fuera viéramos como somos y nos comportamos.

Estamos iniciando la era de las computadoras cuánticas y sus diseñadores nos hablan de sistemas de cómputo con una gran capacidad de procesamiento inimaginable donde los circuitos electrónicos necesarios para manejar un bit serán sustituidos por partículas elementales y los bit de dos estados (1,0) serán sustituidos por Qbit con múltiples estados.

La tecnología avanza en forma exponencial se estima que cada 5 años estamos renovando gran parte de la tecnología, lo que era ciencia ficción hace unos años hoy es una realidad.

Después de analizar esta serie de posibilidades y leer como el universo se comporta como una computadora cuántica me hago de nuevo la pregunta ¿estaremos viviendo en una simulación dentro de una computadora? ¿Alguien nos observa desde fuera e interviene de vez en cuando con singularidades? ¿Estaremos creando pronto universos paralelos o seremos reseteados de nuevo?

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Staff

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo electrónico.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna nota?
No dude en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por usted.

Hacer periodismo no es gratis

Tal vez no hace falta decirlo, pero producir periodismo de calidad no es barato. En un momento en que los recursos y los ingresos de las salas de redacción en todo el mundo están disminuyendo, A Diario Network sigue fiel a su misión: crear un Chihuahua más comprometido e informado con cada historia que publicamos. Como una sala de redacción sin ataduras, dependemos de nuestros anunciantes y lectores para mantener nuestras historias gratuitas y abiertas al público.

¿Valora usted nuestro periodismo? Demuéstrelo con su apoyo.
https://www.adiario.mx/patrocinios/

InHouse