En el libro de Ikram Antaki titulado El Manual del Ciudadano Contemporáneo, la escritora nos invita a conocer lo que es La Metis.

Ella escribe:
«Existe una forma de inteligencia que los griegos llamaban Metis, y que cubría todas las artes de la cacería o sea las trampas. Y de la pesca, o sea las redes.

Al mismo tiempo es la inteligencia del tejedor, del carpintero, tiene la maestría del navegante.

- Publicidad - HP1

Es el sentido político.

Tiene la malicia de Ulises, la del Zorro, la del pulpo. Es también La retórica de los sofistas.

La Metis, es una especie de inteligencia práctica, que enfrenta obstáculos que hay que dominar para ganar en los diferentes campos de la acción política.

De ella nacen todas las técnicas.

La Metis es una categoría mental, una astucia adaptada y eficiente.

Es una de las múltiples formas de la inteligencia y del pensamiento; compleja, previsora, sagaz, flexible, atenta, vigilante; tiene el sentido de la oportunidad, es hábil y se nutre de la experiencia; se aplica a las realidades fugaces, desconcertantes, ambiguas, que no tienen una medida precisa o rigurosa.»

Es una herramienta necesaria para quienes se dedican al quehacer público.

Pero… ¿La Metis es un sentido que ya trae consigo el individuo? O es una habilidad que puede adquirir.

Podría decirse que el individuo tiene la sensibilidad suficiente para desarrollar la habilidad que produce La Metis.

Antaño, los políticos griegos cultivaban el estudio y práctica de La Metis.

Hoy los políticos creen que se las saben todas.

Sobre todo, algunos morenos, quienes suponen haberlo aprendido todo, por haber gastado tres lustros en permanente antagonismo contra ese régimen pútrido que acaban de desplazar.

La contraposición y el rechazo sistemático; el odio exacerbado, la hostilidad como arma, no son herramientas inteligentes para la construcción de una carrera política de altura. La Metis, sí.

Sin embargo, aseguran que no necesitan el apoyo de asesores para cultivar este conocimiento. Y los resultados son evidentes.

En el submundo de lo fake, o como dicen los teóricos, tiempos de la posverdad, el conocimiento de La Metis es imperativo.

La Metis habita en el reino de la apariencia; su lenguaje encaja con el disimulo, el fingimiento, la duplicidad, la simulación.

Puede detectarlos y darles cauce oblicuo, sin enfrentarlos, sin desgastarse.

En mi trabajo como asesor político y de imagen pública, ejercito a mis clientes en la destreza de esta categoría de inteligencia para mejorar su trabajo en la política. Tomar decisiones certeras y deshacer conflictos.

La Metis es la astucia, es la dosis de malicia que ayuda a prever el futuro cercano.

Según los griegos, La Metis sabe más cosas que cualquier otro Dios u hombre; conoce todos los abismos; abre caminos donde aún no los hay.

¿Te gustaría cultivarla?

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.