Hace unas semanas asistí a la conferencia «Gobernar sin meterle la mano al cajón» que dictó el alcalde de Parral, Alfredo Lozoya, en la UACH de Ciudad Juárez.

Lleno total de alumnos en su vasta mayoría y unos cuántos invitados especiales.

La conferencia versó sobre casos de éxito realizados en el municipio y que le han llevado al pleno de aceptación entre los parralenses.

- Publicidad - HP1

Al concluir, tras la nutrida ovación, tuve la oportunidad de platicar con el alcalde Lozoya en pleno pasillo a propósito de haber mencionado que es empresario minero.

Llanamente le pregunté sobre la mina que se habría inaugurado el día anterior en Satevó y luego su opinión sobre el proyecto de Samalayuca.

La plática fue breve y culminó con una invitación a conocer la mina de Satevó, en donde señala, hay un despliegue tecnológico importante.

De está conversación salió un vídeo que lamentablemente solo captó la última parte de la charla, lo que dio pie para que, los gatilleros de siempre, descontextualizaran las respuestas.

Sin ánimo de nada, esas voces contrarias me parecen hipócritas, pues quieren los beneficios sin arriesgar nada.

Quieren la joyería de oro y cubiertos de plata, disfrutan de electrónicos y cableado de cobre en sus casas, pero no quieren a la industria minera. Bueno si, pero aquí no, pero ojalá se haga…

Lamentablemente, para ellos, las minas se explotan donde hay productos minerales extraíbles, no al gusto de las opiniones adversas.

Luego vociferan escandalizados porque en este medio no hay una sola nota en contra del proyecto y sugieren que ya tenemos las bolsas llenas del producto del preciado mineral.

De hecho no hay notas, hay opiniones de columnistas y estás no son a favor ni en contra, exploran la razón y circunstancias de algún punto en particular y dan el beneficio de la duda razonable.

Yo me escandalizo por ver prensa cargada, no a la razón, sino con la mano en el cajón gubernamental como medio de presión.

Me escandalizo de ver cómo hay contras de todo, muchas veces, sin razón y con la mano en el cajón.

Me imagino que así hacen su modus vivendi. Cómo el caso del que ofreció establecer cooperativas gratis a ejidatarios, por un lado, pero por el otro estiraba la mano en el cajón.

O los que generan el ruido necesario para captar adeptos, para luego crear un caso demandable y meter la mano en el cajón.

Me escandalizan los gobernantes con sendos convoyes de seguridad, obviamente pagados metiendo la mano en el cajón.

O los alcaldes aferrados en promover obras e iniciativas, que a todas luces no son viables, para meterle la mano al cajón.

Diputados emanados por la elección del pueblo con 100 mil de prebendas en efectivo cada mes, entregando informes de gestión rimbombantes sin logros reales, para ocultar que le meten la mano al cajón.

O qué decir de los líderes partidistas que ahora su propio partido investiga por meter la mano al cajón.

O del propio partido que se desmorona desde sus bases por meter la mano en el cajón.

Así, el proyecto Samalayuca Cobre, S.A. de C.V. avanza poco a poco con la venia federal al otorgar, en días pasados, los permisos necesarios de su competencia para la instalación de la Mina La Gloria.

La falsa expectativa que los detractores han creado de «4 mil millones de dólares y la generación de 1,200 empleos» aparece más cercana de ser aclarada, pero no ha sido cosa fácil.

La historia recuerda que «en 1978 inversionistas privados y el gobierno federal decidieron cerrar las minas de cobre que socavaban una parte de las cordilleras que se levantan a un costado de la comunidad, por lo que los pobladores de Samalayuca y sus alrededores tuvieron que volver los ojos al campo y aprovechar los préstamos del Banco de Crédito Rural, para tratar de hacer producir sus parcelas…», según documenta en el libro Samalayuca desde una perspectiva económica situada en el año 2011 de Alfonso Cortázar y, el ahora diputado, Benjamín Carrera.

La misma publicación, párrafos más adelante, reconoce que La actividad minera en el Estado de Chihuahua se perfila como una de las más prometedoras para la economía estatal y nacional, al haber crecido la superficie de explotación en más de 50% en los últimos tres años y tener en la actualidad 57 proyectos de inversión, entre los cuales destaca la posible extracción de cobre en Samalayuca…”, citando al periodista Antonio Gómez de su publicación del 22 de agosto de 1996 en El Diario de Juárez.

En abril de 2013 se publica en Diario Oficial de la Federación el Plan de Manejo Subzona, contemplando a la actividad minera como Subzona de Aprovechamiento Especial.

Luego, en mayo de ese mismo año, el Ejido Ojo de la Casa inicia un Juicio Amparo en defensa de sus derechos de propiedad sobre la tierra al considerar que el Decreto de Área Natural Protegida era violatorio, limitando sus actividades productivas. (Expediente 291/2013 Poder Judicial de la Federación, en Ciudad Juárez)

No es sino hasta enero 2016 cuando se dicta sentencia y se concede el amparo al Ejido Ojo de la Casa, dejando insubsistente el decreto.

En 2017 Semarnat y Conanp solicitan el Recurso de Revisión de la Sentencia ante el Primer Tribunal Colegiado del Décimo séptimo de Circuito (expediente 549/17), resolviendo nuevamente, en 2018, a favor del Ejido Ojo de la Casa por el Segundo Tribunal Colegiado de Circuito del Centro Auxiliar de la 10a. Región con sede en Saltillo. (expediente 302/2018)

Quedan temas por resolver en este estira y afloja, la pelota está en manos del estado y del municipio y a menos que alguien aferrado en la contra meta la mano en el cajón, Samalayuca pronto acariciará La Gloria.

David Gamboa
David Gamboa
+ posts

Lic. en Mercadotecnia por la UVM. Es un profesional del Marketing Digital y apasionado de las letras. Actualmente es Editor y Director General de Juárez a Diario y Consultor en temas mercadotecnia.