Es difícil comprender el desplazamiento, oscilación o meneo de la política, pero no tanto como lo es el comprender a una mujer.

Y si podemos convivir con las mujeres, podemos también coexistir y a veces hasta entender algo de política.

De hecho lo hacemos de manera muy silvestre, pocos son los que le ponen seso al quehacer político y hacen de la política un verdadero arte.

- Publicidad - HP1

Más lejos todavía, nadie imaginaría que para incursionar un poco más allá del contoneo natural de las revelaciones políticas, el uso de la ciencia es mucho más que un instrumento de apoyo.

Me refiero a lo que los mortales llamamos ciencias duras, como la matemática, la física cuántica, la química o la mecánica clásica; que por cierto, es la ciencia que estudia las leyes del comportamiento de cuerpos físicos macroscópicos en reposo y a velocidades pequeñas comparadas con la velocidad de la luz.

El tema de hoy. ESTÁTICA EN FUGA. Tiene que ver con los más recientes acontecimientos políticos en la órbita nacional y su analogía con la mecánica clásica.

Todo iba muy bien en el equipo de MORENA, hasta que se les trastocó el proyecto.

De manera sorprendente, se desplaza a Ricardo Monreal en la posibilidad de arribo a la gubernatura de la CDMX. En el tablero de las oportunidades, queda en su lugar Claudia Sheinbaum, y se arroja al vacío al exgobernador de Zacatecas, ex senador y actual delegado de la Cuauhtémoc en la ciudad de México.

Se dislocó la estática morena. Hubo una fuga.

La estática es una de las ramas de la mecánica clásica que analiza las cargas (fuerza, par / momento) y estudia el equilibrio de fuerzas en los sistemas físicos en equilibrio estático, es decir, en un estado en el que las posiciones relativas de los subsistemas no varían con el tiempo.

Hasta la semana pasada, todo iba bien, MORENA se encontraba armónica con la primera ley de Newton que establece… “un objeto permanecerá en reposo o con movimiento uniforme rectilíneo, al menos que sobre él, actúe una fuerza externa”.

¡Y bolas! Una sacudida insólita.

Andrés Manuel, parece que domina la física y la ciencia de la mecánica clásica, pues el espasmo que se produjo con la posible salida de Monreal hacia las filas de un mazacote denominado Frente Amplio Opositor y el amarre con el partido Movimiento Ciudadano, no le ha quitado el sueño.

No sabemos aún como va a resultar este desaguisado.

Lo que podemos decir es que la fuga, derrame político, o como se le quiera llamar, causó una oscilación, o un trastorno, que se puede estudiar con el empleo de la “mecánica del sólido rígido”.

Trataré de explicarlo.

No usaré ecuaciones del álgebra vectorial, porque sería una pedantería, pero además todos saben que no las domino; pero si las dominara, el lector aventaría el periódico a la basura, o cambiaría de lectura inmediatamente.

Lo que sí sé, es que a través de la comprensión de la estática, podemos entender fenómenos que son tan ordinarios y frecuentes que damos por hecho que son naturales como el respirar.

Un ejemplo de ello.

Usted se sienta en un mullido sillón y el material con el que está construido, al sentarse, absorbe el peso de su cuerpo y cambia. Cambia de sólido rígido, a sólido elástico.

Los científicos calculan las variables de carga-presión usando una lógica de resolución de problemas denominados hiperestáticos a través de ecuaciones.

Y nos dicen: “Para la resolución de problemas hiperestáticos (aquellos en los que el equilibrio se puede alcanzar con distintas combinaciones de esfuerzos) es necesario considerar ecuaciones de compatibilidad”.

No me voy a meter en hoyancos que desconozco, pero sí puedo decir que en la política se pueden conjugar también los razonamientos de las ciencias duras, para conseguir que los resquebrajamientos sean contenidos y de nuevo retorne la solidez que tuvo antes de la “deformación” causada.

Los ingenieros mecánicos, estructurales y otros, comprenden bien este concepto pues la estática resulta ser una materia indispensable en sus carreras y trabajos.

La estática abarca el estudio del equilibrio tanto del conjunto como de sus partes constituyentes, incluyendo las porciones elementales de material.

Es cosa de trazar los diagramas precisos con la información obtenida de sus ecuaciones. Y usar los mejores materiales para su construcción.

Y traducido a la política. Es cosa de hacer los planteamientos de acuerdo a los cálculos obtenidos del estudio de sus posibilidades y usar a los cuadros políticos mejor formados y mejor posicionados, para construir su posibilidad de éxito electoral.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.