El tema del agua en Chihuahua, se ha politizado más que el mismísimo coronavirus.

El tema de la pandemia ya no es motivo de reacción popular.

Si bien es cierto que no se detiene el contagio, la verdad es que el grueso de la población ya no tiene el miedo de antes. En semáforo amarillo, todos piensan que ya es verde. Y los lugares públicos se inundan con la gente que respira una libertad condicionada.

- Publicidad - HP1

Así que, para estrujar un poco a la ciudadanía, los colmilludos políticos, crean la historia de una posible sequía, y la aparente displicencia del gobierno federal para ayudar al campesinado chihuahuense. Destacan su reacia actitud de abrir las compuertas de las presas, para los agricultores que se hacen los sufridos como si en verdad se les estuviera matando de sed.

Primero los panistas, encabezados por el diputado Mario Mata. Quien logró unificar a casi todos los panistas. Y desde ese bastión, golpear al presidente Andrés Manuel López Obrador, y de pasadita al delegado federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa.

En virtud que se trata de un problema casi solucionado. Los panistas decidieron tomar otras banderas, dejando alborotados a los campesinos en su clamor.

La bandera campesina, abandonada por los pitufos, fue recogida por unos minutos solamente, por uno de los aspirantes a la gubernatura del estado, por el partido Morena.

Me refiero a Rafael Espino, quien al ver la oportunidad de ganarse al gremio de los agricultores, les ofreció acercarlos directamente con el presidente López Obrador.

El problema es, que todo fue un engaño.

Los campesinos se trasladaron a la Ciudad de México donde verían al presidente, pero se quedaron esperando al señor Espino.

La supuesta reunión del presidente con los campesinos nunca sucedió.

Una revolcada por los zarzales del rencor le habrán dado ya los campesinos engañados.

Pero… De último momento, me llega la información que detrás de este desaguisado, hay torvos personajes agazapados, que desde la oscuridad del anonimato, crean situaciones caóticas.

Todo parece indicar que habría sido José Ramírez, presidente municipal de Rosales, quien en su afán de aventarle lodo al superdelegado, y posicionar a Rafael Espino como el elegido del gran tlatoani, el que urdió el plan para jalar a los campiranos de la región a una falsa entrevista presidencial en la Ciudad de México.

No sólo eso, sino que habría filtrado el borrego ese en el que supuestamente causaría baja como superdelegado, Juan Carlos Loera, y que posiblemente quedaría en su lugar el güerito Martínez.

Todo esto, en contubernio con el ex gobernador Patricio Martínez.

¿Qué cosas, no?

En otro orden de ideas, hoy lunes 7 de septiembre, tendrá verificativo dos informes de alcaldes en Chihuahua.

Como si fueran los submarinos Marinela, que vienen dos en cada bolsita, andan de la mano en los medios de comunicación, la alcaldesa de la capital chihuahuense, Maru Campos; y el alcalde de Ciudad Juárez, Armando Cabada. Y en tratándose de los informes… También.

Y ya que hablamos de informes, espere este miércoles 9 de septiembre el de Alfredo «el Caballo» Lozoya, Alcalde de Parral, yo tengo mucha curiosidad por ver qué hará, pues el año pasado rompió todos los esquemas.

Los informes serán transmitidos por zoom. Y yo voy a traer mis palomitas porque, me han pasado el norte, que la alcaldesa, se deslindará ya por completo del gobernador Javier Corral Jurado y dedicará a partir de este momento su esfuerzo por conseguir la candidatura de su partido a pesar de las presiones que el Gobernador chihuahuense hace para evitarlo.

Mientras tanto, en Ciudad Juárez, 2 cosas relevantes.

La primera, que la ciudadanía juarense ha respondido al llamado de los promotores de la revocación del mandato de Armando Cabada Alvídrez, y en sólo cinco días se han registrado casi 11,000 firmas.

Lo que significa, que posiblemente en menos de un mes se reunirán las 55000 firmas que se necesitan, para llevar a cabo el ejercicio de revocación de mandato.

Y en segundo lugar, la insólita represión del alcalde contra mujeres reconocidas como feministas. Más de 25 personas fueron golpeadas y arrestadas.

Lo insólito es, que en esta ocasión, las manifestantes marchaban de manera pacífica. No como la vez anterior que le fueron a vandalizar las paredes de canal 44.

Tal parece que el alcalde Cabada, hace todo lo posible para buscar el voto de la ciudadanía para revocar su mandato.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.