Sin duda Martín Lutero es uno de los personajes más universales ya que su movimiento cambio naciones y estas, a la civilización occidental; por otra parte el romanticismo alemán del siglo XIX ha influido en muchas líneas de pensamiento occidental, tal como ha sucedido con F.W. Hegel en la filosofía y la historia.

Por ello en esta ocasión vamos a dilucidar la relación que hay entre estos pilares.

Bien, comencemos con Lutero, él fue muy importante para la filosofía, filología, religión y teología del siglo XVI sin embargo; en su contexto las decisiones feudales en materia de la economía y la política venían de Roma. Lo que se quería hacer era descentralizar el poder que tenía Roma en Europa, pues la Santa Sede no ponía atención a los Estados Europeos.

- Publicidad - HP1

Dentro del catolicismo lo más antiguo es griego, las raíces son helenas y no latinas, pues la Iglesia (ekklesia) significa congregación y Lutero usó de argumento a los evangelios.

La reforma al principio era de fines políticos, con el objetivo de tomar independencia para las decisiones económicas de lo que hoy es Alemania y otras partes de Europa.

Lo que sucedió y pasó en diversas zonas europeas es que la Santa Sede siguió teniendo problemas con Lutero, porque tenía razón y razones para rebelarse o hacer lo que hizo, propuso hacer una congregación guiada por el evangelio, no por Roma ni los cardenales, sólo por el evangelio. Además él se pasó su vida entendiendo y comprendiendo la Biblia, además de que la tradujo al alemán para que la gente pudiera leerla, nada más leerla, eh, porque interpretarla es otra cosa.

Ahora bien ¿Qué tiene que ver todo esto con el movimiento romántico del siglo XIX? En primer lugar, es que por lo anterior, Lutero es un emblema del pueblo alemán y por ello los románticos lo tomaron como figura. Ellos tenían dos características, la primera es el protestantismo que se daba en el seno del pueblo y lo segundo; el cristianismo medieval. Esta característica es la que vamos a revisar para entender el imaginario que nos propusieron los humanistas alemanes del siglo XIX.

El cristianismo medieval da a luz al gótico, que es una expresión artística alemana, la cual reunía los siguientes elementos: primero la estética en la escritura que los alemanes usaron hasta 1945, cuya característica es la mezcla del alfabeto con la rúnica.

Así pues, los pasajes y literatura alemana es oscura porque Alemania así es. La estética gótica tiene que ver con que la escritura y el lenguaje es bello.

El segundo elemento, el cristianismo gótico que es bélico y además, tuvo pensadores muy profundos sobre la interiorización. El tercer elemento son las reflexiones religiosas, las cuales son también muy profundas, uno de los más grandes exponentes en este tema es Meister Eckhart.

Pero hay algo más, el cristianismo gótico fue una mezcla del cristianismo griego, el pangermanismo y la demonología alemana. El mito es interpretado por el romanticismo alemán de forma muy profunda basada en que el mito es la sabiduría del pueblo.

Lo homérico es interpretado por los románticos alemanes como un folklore griego; los alemanes retoman estos mitos porque coinciden en algunas cosas con ellos, también porque satisface algunas necesidades. La literatura es una manifestación del espíritu humano y por eso, desde Lutero a los filósofos románticos del siglo XIX, el mito y la literatura son la máxima de la identidad del pueblo.

Marduk Silva
Marduk Silva

Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Profesor en Preparatoria Lobos de la Universidad de Durango Campus Juárez y en la Escuela Preparatoria Luis Urias.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.